Martes 20, Octubre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“El país que excluye a Dios no tiene futuro”

Monseñor José Rafael Quirós, arzobispo de San José:

Monseñor José Rafael Quirós, arzobispo de San José, emplazó a las autoridades del Poder Ejecutivo y exige claridad

El papel de la Iglesia Católica se ha visto fuertemente minimizado en los últimos años. Temas como la ideología de género, el aborto terapéutico y el abandono de las clases más vulnerables hierven la sangre a las autoridades eclesiales. 

Monseñor José Rafael Quirós, arzobispo de San José, manifestó que aquel país que se encargue de excluir a Dios y las creencias de fe no tendrá un futuro prometedor. 

El representante de la Iglesia conversó con DIARIO EXTRA sobre las amenazas latentes producto de estas acciones, así como las implicaciones económicas y financieras en relación con la pandemia por el Covid-19. 

A continuación, un extracto de la entrevista.

 

¿Qué implica en una sociedad como la costarricense el análisis de un tema como la ideología de género?

-La oleada ideológica va en contra de la fe, en nuestro país creo que esto debemos verlo todos los ciudadanos y percatarnos que el país que excluye a Dios no tiene futuro. Nosotros tenemos que darnos cuenta que la fe forma parte del ser humano y por respeto no hay nadie que tenga derecho a prohibirle que viva y exprese su fe.

¿Qué le parece que el gobierno impulse estas iniciativas con mayor fuerza? 

-Hay programas que perfectamente sí podría dedicar a otra cosa. Precisamente todo lo que son los programas de ideologización en cuanto a la ideología de género. Todos los talleres y cuestiones por el estilo que se realizan, sean en educación o en las distintas instituciones del Estado, todo ese dinero qué importante sería si lo invertimos en algo más productivo. 

¿Existe amenaza a la libertad religiosa en Costa Rica?

-Hay quienes quieren ir por ese lado de querer lo que denominan una sociedad laica, cuando en realidad lo que se pretende imponer es una sociedad laicista y esa sociedad laicista es aquella que no tolera el hecho religioso, sino que más bien lo persigue. Creo que, en relación con esto, nuestro pueblo tiene que percatarse de esta realidad. 

¿Qué le parece el proyecto impulsado por la diputada socialcristiana María Vita Monge?

-El planteamiento en general lo que indicaba casi que era en relación a que no hubiera ninguna religión privilegiada, cuando nos damos cuenta que en el país todas las iglesias tienen el derecho de manifestarse, de tener su propia vida religiosa y de fe. No hay necesidad de un proyecto como tal porque el artículo 75 ha funcionado perfectamente e incluso usted tiene conocimiento que la Alianza Evangélica y otros líderes religiosos no están de acuerdo con que se modifique o se quite el artículo 75. 

La reapertura de las iglesias se presenta en una tercera fase, al regreso de la nueva normalidad. ¿Consideran que el gobierno los debió incluir antes? 

-Lo que se nos ha dicho es que todo el proceso de reapertura de lugares comerciales incluyendo los templos responde a estudios científicos en torno a lo que es el contagio y que supuestamente entre esos ambientes posibles al alto contagio están los templos. Creo que hemos dado prueba en la Iglesia de que somos respetuosos de lo que se ha dispuesto, pero expresamos la necesidad de nuestro pueblo ya de una participación por su fervor religioso. 

¿Cree que el Ejecutivo les minimiza su rol? 

-Ha llegado el cuestionamiento, no se crea del porqué si estamos observando todos los protocolos y tenemos la capacidad a través de quien nos colabora en el templo de ofrecer la máxima seguridad de prueba. Hemos llevado un proceso de educación de nuestra gente en la observancia sanitaria. Así como que interpretar o creer que se trata de algún tipo de persecución, hasta el momento no lo hemos sentido así, pero hace falta mayor flexibilización, incluso en el aforo, que podríamos estar hablando de un porcentaje. 

Hubo un cordón policial en la Basílica para impedir aglomeraciones de romeros al mismo tiempo en que las playas estaban abarrotadas y ahí nadie se acercó. ¿Se contradice Zapote en el manejo de la pandemia para perjudicarlos? 

-Sí. Son detalles que llaman la atención. Ciertamente también lo que sucedió en Heredia (Fuerza Pública y Policía Municipal detuvieron un funeral), es extralimitación. Ahí se estaba celebrando un funeral, las personas estaban guardando todo el protocolo requerido y es un momento difícil para quienes habían perdido un ser querido. Ahora sí es importante que los errores que se hayan cometido se vayan corrigiendo y también creo que aquí es otro aspecto de cómo el pueblo formado, educado y consciente de las responsabilidades que tiene sabe que cuando una situación como esta se presenta y se exige el distanciamiento físico, pues en una actividad tan masiva como la Romería sí había peligro y por eso nosotros como Iglesia tomamos la decisión de no hacerla. 

¿Cree que la fe se acrecienta cuando hay momentos convulsos? 

-Diría que es cuando se manifiesta el acervo religioso de un pueblo. Esto no solamente se da aquí en el país, sino a nivel internacional, cómo de parte de las personas se busca una respuesta de fe es algo natural, como si dijéramos se manifiesta. Por otro lado, que lo tengan muy presente quienes pretendan borrar de nuestra sociedad a Dios, quienes pretenden quitarlo de las instituciones públicas, quienes quieren que ni se mencione, creo que es algo que debe respetarse y de todas maneras desde lo humano también. La libertad religiosa como derecho es algo que no se puede quitar así de un plumazo. 

¿Cuánta importancia se le ha dado a la educación religiosa en Costa Rica?

-Se han dado algunas situaciones particulares. Creo que la materia de Educación Religiosa no tiene que verse simple y sencillamente como una materia académica más, sino como una posibilidad de responder a un derecho de los padres de familia, quienes tienen el derecho de que sus hijos reciban la educación que desean y conforme a sus principios de manera que, por ser religión, no se puede decir que se deja. 

Recientemente se denunció el cese de profesores de Religión. ¿Ven esto como otra acción más para bajarles el piso?

-No veo bien que se haya cortado la contratación de maestros de Religión en el ámbito de la humanización de los estudiantes. Es una tendencia que se ha venido dando desde antes y ahora se ha manifestado más claramente, y es pretender que hay quienes dicen que el Estado no tiene por qué financiar una determinada enseñanza religiosa y entonces yo respondo a que esto es un derecho de los ciudadanos, de los padres de familia, que sus hijos sean educados según sus principios que ellos consideran importantes. 

El gobierno firmó la norma técnica para el aborto terapéutico en diciembre, pero a la fecha nadie la conoce. ¿Cuánto afecta eso en cuanto a la transparencia y rendición de cuentas? 

-Nos preocupa muchísimo y hemos hecho dos instancias al Ministerio de Salud para que dé a conocer y que sea de manejo público cuál es el contenido de ese protocolo porque ya conociéndolo se puede opinar. Sin embargo, desde un inicio hemos manifestado de que no era necesaria la norma técnica. Quienes han venido laborando en esa área tan específica de los embarazos de alto riesgo, médicos y más, han manifestado en el momento preciso y sabiendo la fortaleza que tenemos en el desarrollo de la salud que se ha venido respondiendo como la ley así lo ha establecido.

¿Abre un portillo la norma técnica para legalizar el aborto?

-Los argumentos no son válidos porque nosotros siempre hemos manifestado que se tiene que luchar por las dos vidas, tanto de la madre como de aquel hijo, y al puro final de todo el proceso dar lo máximo hasta el final por la defensa de las dos vidas. Es completamente eufemístico hablar de aborto terapéutico porque terapéutico significa que cura algo y el aborto provocado no cura absolutamente nada, más bien elimina una vida. La aprobación del aborto es condena de muerte porque se está condenando a un inocente y de los más vulnerables. 

¿Hubo algún acercamiento con las autoridades de Salud? 

-Directamente con el Ministerio no, pero en su momento lo manifestamos oralmente al presidente. En relación con el protocolo acudimos a la Junta Directiva de la Caja y nos dijeron que ya lo habían sacado al Ministerio de Salud, sin dar una respuesta oportuna. El Ministerio de Salud lo tiene y por supuesto que el pueblo de Costa Rica merece una respuesta porque el pueblo está a favor de la lucha.

¿Cómo se ha visto afectada la Iglesia con la pandemia?

-Desde el punto de vista económico no podemos negar que nos hemos visto golpeados como Iglesia porque dependemos de las ofrendas de los fieles. Es falsa la imagen que muchos tienen de que la Iglesia es una organización poderosa a nivel económico y que además de tener mucho dinero, hay quienes falsamente han afirmado que el Estado sostiene económicamente la Iglesia. 

¿De cuánto han sido las pérdidas económicas?

-Depende de las parroquias, del lugar donde están, depende de lo que ha sido el sistema aplicado de la zona naranja o la amarilla, pero creo que la falta de ingresos puede andar por ahí de un 80% porque no hay ingresos en las parroquias totalmente fijos y es necesario que el párroco busque la forma de cómo motivar a los fieles para que algún ingreso de ofrenda llegue por ahí. 

¿Cuánto vino a desnudar el coronavirus la exclusión de las poblaciones más vulnerables?

-Este tema de la brecha social es algo de lo cual hemos venido hablando también como Iglesia, sobre cómo se viene ensanchando, cómo hay pobres que de verdad son muy pobres, cómo el desempleo histórico en su momento se dijo 12% y ahora se dijo que un 24% y ya hay proyecciones al 30%. El manejo de la pandemia requiere de una respuesta integral, ya no es solo sanitaria, sino que requiere una respuesta desde el punto de vista social, económico y ahora desde el punto de vista educativo. 

Los sectores sociales claman por un diálogo nacional. ¿Cuán intermediarios han sido ustedes?

-Ese llamado al diálogo lo venimos haciendo desde 2016 o 2017 y manifesté sobre una mesa de diálogo que analizara precisamente el seguro de IVM. Se estableció esa mesa de diálogo, acompañamos como observadores y garantes, sinceramente habría esperado un mejor resultado en cuanto a todo lo que en el mismo se veía como necesario como fortalecimiento a la defensa de ese seguro y la seguridad que iba a seguir adelante financiándose sin el peligro de lo que ahora nos están anunciando en el futuro.

 

Extradirecto

 

Iglesia Católica: Comunidad servidora del Señor

Pandemia del Covid-19: Tormenta inesperada

Diálogo nacional: Lo que estamos necesitando

Sectores sociales: Necesitan ser escuchados

Apertura de templos: Respuesta a la necesidad espiritual del creyente 

Oleada ideológica: Dictadura ideológica

Norma técnica: Innecesaria

Reactivación económica: Urgencia

Gobierno de la República: Servidor del bien común

PERIODISTA: Greivin Granados

CRÉDITOS: Foto: Isaac Villalta

EMAIL: [email protected]

Miércoles 16 Septiembre, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA