Jueves 22, Octubre 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Vivir en C.R. delata narco terrorista

Agentes de la DEA lo siguieron durante casi 40 años

  • Miguel Antonio Meneses Meneses, alias Don Miguel, el Ingeniero o la H, se le escabulló a la policía colombiana por casi cuatro décadas

  • En Migración y Extranjería no registran movimientos del colombiano por lo que pudo ingresar al país con documentos falsos

Miguel Antonio Meneses Meneses, considerado por las autoridades colombianas y de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) como un narcotraficante invisible, vivió al menos tres años en nuestro país junto a su familia.

Según Migración y Extranjería, entre los años 2015 y 2020, el extranjero no reporta movimientos migratorios, por lo que pudo haber ingresado con un nombre falso o sin que las autoridades conocieran de su llegada a territorio nacional. 

Meneses Meneses, de 61 años, es conocido como Don Miguel, el Ingeniero o la H, logró pasar desapercibido casi cuatro décadas, llegó a ser uno de los grandes capos del narco internacional, donde con el logo de una H marcaba los empaques de cocaína que traficaba desde su país hasta el norte del Continente.

El extranjero espera ser extraditado a Dallas, Texas en Estados Unidos, por los delitos de tráfico de estupefacientes y financiación terrorista, donde podría pasar tras las rejas el resto de su vida.

 

ASESORA LO EMBARCA

 

El capo no tenía excentricidades, su vida estaba alejada de lujos, mujeres y licor, pero tenía una debilidad, consultaba a una “asesora espiritual” que le realizaba rezos para la buena suerte, para que no lo traicionaran ni lo mataran. 

Fue ella quien al parecer le dio permiso en el 2017 para que se trasladara a suelo costarricense junto a su familia y se radicó en San José, donde vivía cómodamente, se movilizaba en un carro de alta gama y consolidó sus nexos con capos mexicanos, sin que se imaginara que los agentes de la DEA le venían siguiendo.

La H instauró una red de narcotraficantes que utilizaba de plataforma países centroamericanos para trasladar cocaína de Colombia a Estados Unidos, por diferentes medios (vía marítima, por tierra en contenedores y por avioneta).

 

FINGIÓ SU MUERTE

 

El Ingeniero -como también es conocido- se valió de sus artimañas para cancelar su cédula de ciudadano en una sede de la registraduría en Barranquilla, Colombia, inclusive con sus allegados divulgó que había fallecido y mostraban cadáveres con aspectos físicos muy similares a sus rasgos. 

En el sistema apareció un certificado de defunción que señalaba que había muerto por causa natural derivada de una enfermedad crónica que padecía.

Tras una exhaustiva investigación, logran vincularlo con la red de narcos y a finales del 2019 giran una orden de captura internacional en su contra con fines de extradición, pero el capo había abandonado nuestro país y se refugiaba en Colombia, con nueva identidad y bajo la fachada de un humilde campesino.

El narco invisible se hizo varias cirugías plásticas en el mentón, pómulos y nariz con el objetivo de que no pudiera identificársele, lo que obligó a los agentes antidrogas a diseñar una estrategia para verificar su muerte que al final se corroboró que no era verdad, luego la segunda tarea era ubicarlo e identificarlo. 

Con informantes de la policía de Colombia y la DEA, se le localizó en una finca de su propiedad ubicada en Alcalá, Valle del Cauca, en suelo colombiano, donde se hacía pasar como administrador. 

 

NO ES EL PRIMERO NI EL ÚLTIMO

 

H no es el primer narcotraficante de esa magnitud que se refugia con los costarricenses, y todo apunta a que tampoco será el último.

Rafael Caro Quintero fue quizás el primero, en la década de los 80, que decidió esconderse en nuestro país, desde el 2013 se encuentra en fuga, siendo uno de los más buscados por el FBI y la DEA, que ofrecen una recompensa que lleve a dar con su paradero de $20 millones.

A estos cafeteros pueden sumarse otros capos de diferentes carteles mexicanos que montan su organización en suelo nacional para asegurar los constantes envíos de drogas a Estados Unidos, algunos están presos, otros han logrado driblar la justicia costarricense.

PERIODISTA: Manuel Estrada

CRÉDITOS: Información El Tiempo

EMAIL: [email protected]

Viernes 14 Agosto, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA