Lunes 10, Diciembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Cosas Veredes

Uriel Mena Coto me pregunta por qué esos pastelitos rectangulares de una o dos capas (en cuyo caso tienen jalea en medio) y decoradoS con dulce de piña coloreado de rojo se les llama “gatos”.


Originalmente, a este tipo de repostería se le llamaba “tostel”. De hecho, se le sigue llamando así en varias zonas fuera del centro del país. Se define como “tostel” a todo aquel pastelito hecho con harina de trigo, azúcar, jalea o lustre, y es un término genérico, pues incluye a los arrollados, quequitos, lustrados, etc. Y, por supuesto, los gatos.


Si bien no se puede asegurar contundentemente, es muy factible que lo que haya ocurrido con este tipo de tostel en particular es que, para diferenciarlos de los demás, se castellanizó el término francés “gâteau”, que significa pastelito o quequito, y se pronuncia “gató”.


Incluso existe la historia (que no he podido corroborar) de que a mediados del siglo pasado se radicó en San José un repostero francés, que en su negocio ofrecía los dichosos tosteles con el nombre en franchute, imagino que no sólo porque era el único que conocía, sino por darle al producto más “caché”. Podría ser, aunque lo mismo habría ocurrido con cualquier panadería con deseos de mercadear el pastelito aprovechando el exotismo de una lengua extranjera, y es bastante probable que de hecho eso sea lo que haya ocurrido.


Es bastante obvio que pasar de decir “gató” a “gato” es casi inevitable en un país de habla castellana como el nuestro.


Por cierto, una variedad de esos tosteles se elaboraba añadiéndoles licor durante todo el proceso, y esos son los que actualmente son denominados “borrachos”, aunque por cuestiones sociales y legales ya no se les añade el ingrediente espirituoso.


Lo que sí me sorprendió al hacer esta pequeña investigación es que no aparece información sobre por qué a este tipo de repostería, en general, se le llama tosteles. Incluso parece ser un costarriqueñismo, es decir, una palabra surgida en nuestro país.


La explicación sobre su origen podría ser que había algún alimento indígena autóctono que tenía parecido con los pasteles españoles, y cuyo nombre era similar a “tostel”, de modo que nuestros antepasados nativos empezaron a llamarlos así. Pero esto lo digo en todo de pura especulación, que conste.

PERIODISTA:

EMAIL:

Sábado 07 Diciembre, 2013

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Por: Ronny Ugarte Quirós

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA