Sábado 03, Diciembre 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Víctimas del portón de escuela narran traumas

Con DIARIO EXTRA recuerdan lo sucedido, Coronado

  • A Raquel le hicieron más de 30 puntadas tras la cirugía en la cabeza

  • Raquel habló sobre su situación anímica

  • Una cámara captó el momento del accidente

  • La menor perdió piezas dentales. El cielo de la boca y la nariz fueron reconstruidos. (Foto autorizada por los padres)

Raquel Vargas, de 20 años, y Sarah, de 8 años, fueron víctimas de la caída de un portón metálico que las aplastó y las mandó delicadas al hospital. Los hechos ocurrieron el pasado miércoles en la escuela José Ana Marín de Coronado.

Ese día Raquel se encargaba de dejar a la menor en la escuela debido a que labora como asistente de los microbuses escolares de esa institución.

En el hospital ambas fueron intervenidas quirúrgicamente y, por dicha, hoy se encuentran en sus casas recuperándose física y mentalmente de la terrible situación que vivieron.

A ellas dos el terrible accidente les dejó algunas cosas en común y es que, según comentaron a DIARIO EXTRA, les cuesta verse en el espejo y ver las heridas que el portón de la escuela les dejó.

 

SARAH 

 

Yahaira Moya y Martín Soto, padres de la niña, conversaron con El Periódico del Pueblo sobre la situación en la que se encuentran ahora para animar a la menor y que no se sienta triste por la tragedia que le ocurrió.

A Sarah, debido al gran golpe, se le quebró la nariz, se le rompió el cielo de la boca y perdió algunas piezas dentales de arriba. Los doctores en el Hospital de Niños tuvieron que reconstruirle la nariz y el cielo de la boca. Según comentaron los papás, de momento ella se alimenta por una pajilla, para que pueda succionar la comida, que debe ser blanda.

 

TRAUMATIZADA

 

“Ella lo que me dice es que no quiere ir a la escuela, que le da miedo ese portón, que no quiere viajar en microbús. Tiene miedo, yo le digo que no tenga miedo. Ahora andábamos en cita y la gente y los chiquitos se le quedan viendo, qué van a saber, entonces no ella dice que qué vergüenza, que no quiere que la vean y que se siente fea entonces hay que trabajar en eso”, lamentó doña Yahaira.

El padre de la menor también manifestó su gran preocupación por el estado de ánimo que durante lapsos tiene la menor y sobre la fortaleza de ellos para poder sobrellevar la situación.

“Mi hija no solo tiene daños físicos y psicológicos. Ella perdió los dienticos de arriba y eran los permanentes, pero ahora sin dientitos lo que queda es que se le haga una prótesis y hasta los 16 años es cuando ella puede optar por una dentadura atornillada, pero de aquí en adelante nos toca nosotros asumir la forma en darle las piezas (dentales) a ella”, agregó el padre.

 

NEGLIGENCIA

 

Los padres afirman que ese accidente lo sufrieron por negligencia, ya que luego de que se dio el incidente, horas más tarde llegaron a arreglarlo.

“Ese portón no tenía un tope que lo detuviera y quien abrió fue una persona ajena, no fue ni un guarda, eso fue falta de mantenimiento de la escuela, apenas pasó eso llamaron a los trabajadores a arreglarlo, fueron unos minutos del accidente y ya lo estaban arreglando”, manifestó molesto el papá. 

La operación de Sara duró, según los papás, más de dos horas mientras le hacían la reconstrucción y que la menor solamente se acuerda de cuando empujaron el portón.

 

RAQUEL

 

Raquel Vargas, la otra víctima, aún no recuerda nada de lo que sucedió el pasado miércoles cuando sufrieron la tragedia.

“Yo me acuerdo desde el miércoles a las 6:00 p.m. que me levanté en el hospital, pero antes de eso, yo no me acuerdo de nada”, comentó Raquel.

Ella tiene 27 puntadas en la frente y otras más en el cuero cabelludo, ya que del impacto del portón de metal le abrió la piel desde la frente hasta casi la mitad de la cabeza.

Luego de la cirugía, cuando Raquel se despertó, ella no sabía dónde estaba ni tampoco porqué estaba ahí internada.

“Me dijeron ‘¿Se acuerda de algo?’. Y yo les dije que no, que qué pasó, entonces me explicaron que en la escuela cayó un portón que me aplastó y me comentaron que me hicieron un montón de puntadas”, narró la víctima.

 

MEMORIA

 

De momento Raquel y su madre, doña Gladys Allard, esperan que no tenga complicaciones a futuro en relación al tema de la memoria y que su recuperación vaya progresando, como hasta el momento, con éxito.

“Es muy complicado porque a mí me ha pasado (luego del accidente) que me dicen cosas y respondo en el momento, pero ya después se me olvida qué le estoy diciendo. En la casa por dicha no me han pasado cosas así que se me olviden, ha sido lo normal que voy a buscar algo al cuarto y se me olvida que iba a buscar, pero son cosas pequeñas, al ratito me acuerdo y lo busco, pero si me ha costado un poco la memoria, siempre tengo que estar acompañada”, narró Raquel.

 

SIN ESPEJOS 

 

Si algo pone triste a Raquel es verse frente a un espejo o en las fotografías y ver la impresión de las heridas que ella tiene debido a la operación a la que fue sometida en el hospital.

“En estos momentos yo no quiero absolutamente nada, de verme en fotos, espejos, de nada, porque bueno por lo menos ahorita estoy deshinchada y la verdad ahorita yo no me siento nada linda, tengo la autoestima por la nada. Ha sido un proceso difícil, no poder peinarme es muy difícil para mí la cabeza la tengo cortada por todo lado”, lamentó Raquel.

 

VIDEO 

 

En un video de cámaras de seguridad se observa cuando cae el portón y aplasta a Raquel y Sarah.

“Cuando yo veo el video y todo eso, lo que digo es si esa soy yo, porque yo no lo puedo creer y, o sea, en el momento se ve que mi intención es detener ese portón, no sé en qué estaba pensando y es un portón grueso y de metal”, detalló.

Los primeros tres días después del accidente, Raquel no podía abrir los ojos debido a que los tenía hinchados “yo los intentaba abrir y ni se notaba, por ahora tengo el ojo como amarillo y apenas se me viene deshinchando”.

 

ACOMPAÑADAS

 

Tanto Sarah como Raquel deben pasar acompañadas, debido a la magnitud de las lesiones que tienen. Ahora no saben cuánto tiempo tendrán que pasar en los centros médicos para continuar con la rehabilitación.

Las familias esperan que la escuela o el Ministerio de Educación Pública (MEP) se hagan responsables de los daños. Por ahora se mantienen en conversaciones con abogados para determinar las acciones a tomar en el futuro.

 

MEP 

 

La semana anterior la viceministra del MEP, Sofía Ramírez, indicó que habló con los padres de Sarah “para darles el acompañamiento y la solidaridad necesaria que se requiere en un momento así tan difícil”.

 

HABLAN LOS PADRES

 

Martín Soto, 

Papá de Sarah

 

“La verdad es una situación que se pudo evitar si hubieran hecho el arreglo correcto del portón, la escuela es muy bonita y todo, pero eso fue una negligencia”.

 

Gladys Allard

Mamá de Raquel

 

“Yo casi me vengo a bajo cuando vi a mi hija herida, no me da miedo la sangre ni nada, pero ver eso en mi hija fue muy difícil, tuve que tomar aire y volver para darle apoyo en el hospital”.

 

PERIODISTA: Yiren Altamirano Bolaños

CRÉDITOS: Fotos: Francisco Obando

EMAIL: [email protected]

Martes 27 Septiembre, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA