Domingo 24, Octubre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Comer frijoles para ser mejores

Ligia Chaves*

 

 

 

Entre los grandes desafíos nutricionales a los que se enfrenta la humanidad se encuentra la paradoja del peso, con sus amplias afectaciones a la salud: la obesidad y la desnutrición en el mundo. En ambas situaciones, las leguminosas, como los frijoles, garbanzos y lentejas, deben incluirse en ese proceso de recuperación.
Al dimensionar la salud de un país, confluyen muchos aspectos y el tema alimentario es crucial, siendo necesario lograr un equilibrio nutricional y calórico en cada uno de los sujetos, de acuerdo con sus necesidades individuales. Aplica el consejo popular de que el que más gasta, más come, en alusión al mayor gasto energético de algunas personas, ya sea por su actividad laboral o deportiva.
De tal forma, las metas nutricionales competen a todas las esferas del quehacer alimentario, como son los gobiernos, las entidades de salud, los productores, pero, sobre todo, a las personas que eligen cada día la forma y cantidad de alimentos para mantener la vida, satisfacer su apetito y, sobre todo, alejar las enfermedades.
Las leguminosas son importantes para lograr una buena salud y deberían estar diariamente en la mesa de los costarricenses, fomentando hábitos saludables en todos los grupos etarios.
 El valor nutricional de las leguminosas debe ser valorado en toda su dimensión: su alto contenido de proteína magra y de fibra, rica en vitaminas y minerales, fuente de antioxidantes que contrarrestan el envejecimiento natural y que a su vez fortalecen el sistema inmune.
En la actualidad, algunos alimentos se ponen de moda por sus cualidades nutricionales, a veces atribuyéndole propiedades o efectos en la salud que vendrían a resolver situaciones asociadas a varios años de no comer bien. Aun así, los cambios en la dieta podrían tener un efecto en la calidad de vida de las personas y, en este sentido, las leguminosas por su alto contenido en fibra y por el tipo de carbohidrato van a contribuir favorablemente con los mecanismos de saciedad, con una mejoría en el proceso digestivo además de propiciar una liberación lenta y gradual de energía, situación que tiende a estabilizar los niveles de glicemia.
Los cimientos de una buena salud van acompañados de una alimentación sana a lo largo de la vida.
Debemos pensar que Costa Rica tiene una de las esperanzas de vida más altas de la región y los frijoles han formado parte de nuestros hábitos alimentarios.
Las leguminosas tienen sustancias fitoquímicas y antioxidantes que contribuyen a la prevención de enfermedades graves y cuyo efecto hormonal fitoestrógeno podría evitar el deterioro cognitivo, reducir los síntomas de la menopausia y favorecer la buena salud de las mujeres.
No considerada en sí una enfermedad, el estreñimiento por inadecuados hábitos de alimentación ha pasado a ser un problema muy generalizado que ocasiona molestias, dolor abdominal, mal humor y, la principal recomendación consiste en un consumo alto de fibra y los frijoles contienen la cantidad suficiente para la recuperación. En estos casos, se vuelve indispensable hacer una distribución de la fibra en los diferentes tiempos de comida para facilitar el proceso digestivo.
Para la salud de la madre y del feto, los estudios sobre el consumo de ácido fólico han mostrado una protección ante los defectos del tubo neural. Junto a este beneficio, los frijoles también contienen hierro que ayuda a prevenir la anemia. Esto muestra que una alimentación saludable debe incluir leguminosas de manera habitual, con la ventaja de que se puede elegir frijoles de variados colores, conservando todo ese gran valor nutricional.
Pensando en la salud renal y la necesidad de que el consumo de agua y de líquidos en general, satisfaga las necesidades individuales, principalmente de las personas que trabajan al sol, o los que hacen ejercicios o los que viven en zonas calientes, la sopa negra es una alternativa saludable para recuperar los líquidos gastados. Además, a ese caldo de frijol se le puede mejorar el aporte de nutrientes cuando se le adicionan frijoles, zanahoria, culantro fresco y cualquier otro alimento que satisfaga el paladar de los consumidores más exigentes.
Las generaciones futuras deben asentarse en alimentos de gran valor nutricional como los frijoles, junto con otros alimentos naturales, sanos, preparando comidas poco procesadas, evitando así las enfermedades crónicas, previniendo el cáncer y otras enfermedades, que, aun cuando podrían ser de progresión lenta, menoscaban la calidad de vida de las personas que las padecen.


*Nutricionista de frijoles Don Pedro 

 

 

 

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 21 Septiembre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA