Lunes 25, Octubre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Mexicanos cobran $1.000 para liberar ticas detenidas

Pareja denuncia presunta detención injustificada, Pérez Zeledón

  • Las ticas estuvieron detenidas con personas de otras nacionalidades

  • Presuntamente, los oficiales cobran altas sumas de dinero a cambio de la libertad de las personas

  • En apariencia, las autoridades mexicanas no les indicaron las razones de la detención

  • La pareja alegó que las instalaciones se encontraban insalubres

Lo que era un viaje a México para una cita médica se convirtió en la pesadilla de una joven de apellidos Venegas Fonseca, costarricense que fue privada de su libertad presuntamente por autoridades migratorias de ese país.

Venegas, quien es la pareja sentimental de otra joven que no quiso ser identificada, acompañó a esta a una cita en la localidad de Mexicali, ubicada al norte del país, sin embargo, en los procesos migratorios, fueron llevadas supuestamente a una habitación donde estuvieron retenidas, sin conocer el motivo por el cual habían sido aprehendidas.

Según contaron a DIARIO EXTRA, dichos cuerpos policiales habrían solicitado $1.000 a cambio de dejarlas en libertad, sin embargo, luego de varias conversaciones, las ticas tuvieron que desembolsar $100 por cada una.

La pareja logró mantener comunicación con sus familiares vía correo electrónico y mediante algunos mensajes de la aplicación de mensajería WhatsApp, en los que indicaban a sus allegados su situación.

Fue a través de un conductor del centro médico al que se dirigían que lograron cancelar el dinero y, con ello, poder salir en libertad.

En apariencia, las ticas estuvieron en un tipo de celda donde compartían con personas de diversas nacionalidades, a las cuales les habrían pedido sumas de dinero similares a cambio de su libertad. 

Ante lo denunciado por la joven oriunda de Pérez Zeledón, está que las autoridades mexicanas nunca les expusieron los cargos por los cuales habían sido detenidas, a pesar de mantener una visa que les permitiría estar en el territorio de ese país por 180 días.

Por su parte la joven detalló que, pareciera, los cobros podrían aumentar, alcanzando una cifra de $1.500.

PESADILLA

 

DIARIO EXTRA tuvo contacto con Venegas tras su liberación por las autoridades mexicanas, sin embargo, la joven prefirió, ante el temor por lo vivido, narrar lo sucedido a su llegada a Costa Rica.

La tica detalló la pesadilla que enfrentaron al no saber el motivo por el cual habían sido detenidas por los mexicanos. 

“Más que una pesadilla fue un tormento, porque nosotros llegamos y estábamos en el Distrito Federal (DF), pasamos migración y no hubo ningún problema, nos dieron un permiso que es el de 180 días y fuimos a pasear por unos días”, comentó. 

Según lo mencionado por Venegas estuvieron algunos días para poder conocer dicho país y posterior a esto, viajar hasta la zona norte donde tendrían la cita. 

“Después de esos días, llegó el día martes (semana anterior) que teníamos que irnos para Mexicali, tomamos el vuelo que era en la madrugada, llegamos a las 7 a.m. Había dos personas de migración esperándonos, no solo a nosotras si no a todos los del avión. El oficial recogía los pasaportes de todas las personas que no eran mexicanas”, indicó. 

Debido a que la joven se sometería vería al doctor, evitaba el contacto con las personas, ante el riesgo de contraer Covid-19 y que eso les pudiera hacer perder la cita con el especialista en salud.

“Ahí no había protocolo de nada, nada más nos pusieron a todos en el aeropuerto, todos pegados, encima de otras personas y como íbamos para una cita médica, nos cuidábamos mucho. Ellos mismos le decían a la gente pónganse cerca, pegados, ahí no había protocolo de nada”, contó.

Entre lo mencionado por la tica, las autoridades del puesto migratorio les solicitaron los documentos para hacer constar que se dirigían al hospital, sin embargo, la pareja solo tenía el documento en digital, el cual no fue aceptado. 

“Él vio el PDF y nos dijo que eso no vale, tiene que ser físico. Uno no se puede poner a comentar mucho o decir algo porque las cosas de uno están en juego, ellos son los que mandan, se supone. En mis adentros yo me pensaba ¿cómo no vale si viene la firma del doctor? Viene el documento y ahora todo es digital por la cuestión del Covid, cómo no va a tener validez”, enfatizó.

Tras dicha conversación, la pareja de costarricenses fue llevada con otras personas, familias que viajaban por el país, entre las que se encontraba un menor con condiciones especiales.

Según lo descrito por Venegas, fueron transportados en una buseta por un grupo de militares.

“Tenía miedo, pero a la vez tranquilidad, porque el que nada debe nada teme, no teníamos nada. Recuerdo que el señor de la buseta manejaba sumamente rápido, era algo como si fuéramos en una pista. De lo rápido, el niño de la situación especial se vomitó, de lo rápido que iba, se descompuso”, narró.

 

SEPARACIÓN DE FAMILIAS

 

Venegas detalló el trato discriminatorio con el que los oficiales las trataron, ya que en uno de los puestos eran llamadas por familias. 

“A las familias las pasaron por un lado y nosotras nos quedamos como en la sala principal, el señor de migración nos dijo ¿ustedes son familia? Nosotras le dijimos que no, y nos dijo entonces qué son, nosotras le dijimos que pareja. La persona que iba a revisar las familias le dijo ‘ah no, yo solo familias’, así como un comentario homofóbico”, señaló.

Tras mantenerlas sin señas del motivo de su detención, en apariencia los oficiales les habrían quitado sus pertenencias

“Nos dijeron ‘llévese la plata y todo porque si lo dejan aquí es muy probable que se desaparezca’. Estuvimos metidas presas, como en una cárcel, todo un día”, agregó.

Según lo dicho por Venegas, pese a tener la ayuda con quien iba a pagar lo solicitado presuntamente por los oficiales, las mantuvieron por más horas en el mismo lugar.

“Había una persona que nos estaba esperando en las afueras del aeropuerto para recogernos, que era del hospital, fue a buscarnos varias veces a migración, después de que nos fue a buscar llevó los documentos físicos, ahí sí venía la firma del doctor, venía todo y aun así no nos dejaban salir”, acotó.

 

CORRUPTOS

 

Para la costarricense, la situación tensa cambió luego de que pudo hablar con el representante del consulado tico en México, quien le comentó que debían especificarles a los agentes migratorios que dicha institución tenía conocimiento de lo sucedido.

“El cónsul les dijo que les dijeran a los de migración que ellos sabían de la situación, para que las dejaran en libertad, nos dijo que a nosotros no nos han notificado que a ustedes las tienen ahí. Yo le dije al oficial ‘Es que yo ya llamé al consulado y dicen que no les han reportado nada, que están llamando, mandan correos y ustedes no contestan’, donde yo le dije eso hasta que le cambió la cara, se asustó”, recalcó.

Asimismo, Venegas comentó al Diario del Pueblo que varias de las personas que se encontraban con ellas les habrían contado sobre los pagos de dinero. 

“Las mismas muchachas que estaba ahí nos decían que la gente que sale aquí es solo pagando, si usted no paga, usted no sale, super corruptos”, acotó. 

En el caso de la pareja de jóvenes, los oficiales habrían cobrado $100 a cambio de su libertad, sin embargo, la liberación de ambas no se dio al momento.

“Fueron a traer a los licenciados y fue donde le dijeron denos $100 y las dejamos ir, en eso le dijo al del hospital que viniera al otro día”, argumentó.

 

LIBERTAD

 

Luego de varias horas de estar detenidas, las ticas lograron salir del lugar donde habrían estado privadas de su libertad, hecho que Venegas dijo que no olvidará. 

“Hasta que salimos. Yo no paraba de llorar de la felicidad, es que es algo traumante, algo que no se me va olvidar. Yo a veces decía, seguro aquí me van a matar, aquí, por quitarle la plata a uno ellos hacen lo que sea, lo pueden matar o hacer algo, yo estaba preocupada”, expresó.

Las mismas que estaban ahí decían, es un tráfico de personas y ellas, cuando me decían, eso a mí se me bajaba la presión, me ponía fría, me daban ganas de vomitar, porque que hablen de eso ya da mucho miedo, y más uno encerrado”, señaló. 

A su vez, Venegas recalcó sobre la presunta existencia de un método de pago para lograr salir de forma rápida de los lugares donde serían detenidas las personas.

“Había gente que para salir rápido pagan $1.500 y las dejan salir, algo super corrupto, aun así, nosotras tuvimos que pagar algo mínimo, pero para ellos eran casi 2.000 pesos mexicanos”, añadió.

Según lo descrito por la joven, dicho dinero son supuestas mordidas o pagos ilegales, ya que les habrían indicado que era una multa, sin embargo, Venegas y la otra joven alegan que nunca recibieron un comprobante por la presunta falta incumplida. 

Tras la cancelación del dinero, Venegas dijo que los oficiales de migración no les indicaron el motivo de la detención, a pesar que ellas desde el inicio solicitaron conocer las razones por las que las mantuvieron en la celda.

“Le dan unos papeles a uno para firmar y tuve que poner unas ocho firmas mínimo, se lo dan a uno para que vuelva hacer lo que estaba haciendo, ellos dan la cara, pero no el nombre, por lo mismo, porque saben que lo que están haciendo es supercorrupto”.

 

INVESTIGACIÓN

 

La tica indicó que, a su llegada al país, intentó buscar ayuda por parte de las autoridades legales costarricenses, donde buscaría establecer una demanda, ante lo que ella considera una detención injustificada.

Sin embargo, la joven se mostró molesta porque presuntamente la denuncia solo procedería en el país donde se dieron los hechos. 

“Yo quiero demandar porque nosotros llevábamos todo en línea. Me dijo ya para demandar, para yo poder demandar, tenía que hacerlo en México y conseguir a un abogado solo allá”, explicó. 

Según Venegas en Costa Rica solo procedería una investigación para conocer sobre los hechos ocurridos.

“Lo único que vamos hacer una investigación, pero eso a mí de qué me sirve, puede durar mucho tiempo, pero si es algo legal solo se haría en México”, enfatizó.

 

LLAMADO

 

Por su parte, Venegas contó a DIARIO EXTRA que espera que con su denuncia se puedan evitar nuevos hechos como el que vivieron su pareja y ella.

Además, comentó que esperará los datos de la investigación para conocer el trasfondo de lo que sucede en los puestos fronterizos.

La joven fue enfática en que no viajaría nuevamente a esta nación ya que el temor invade a su familia y por supuesto a ella de volver a enfrentar algo igual o similar.

“No, no iría y con todas estas cosas da miedo ir”, concluyó.

PERIODISTA: Erick Melendez Delgado

EMAIL: [email protected]

Jueves 16 Septiembre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA