Lunes 27, Septiembre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

"Los taxistas están endeudados con todo el mundo"

Julio Barquero, expresidente de Asociación de Taxis Especiales Chorotega:

Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra, y Sandra Cordero, directora de DIARIO EXTRA, conversaron con Julio Barquero, expresidente de la Asociación de Taxis Especiales Chorotega.

Los taxistas se convirtieron en uno de los sectores más golpeados durante los últimos seis años y con la llegada de las crisis sanitaria y económica causadas por el Covid-19 su situación se agudizó, a tal punto que se acrecientan los problemas sociales en sus hogares.
La falta de acciones para ayudar a los trabajadores de la Fuerza Roja en tiempos de pandemia y la problemática originada por la operación ilegal de las plataformas digitales de transporte no hacen más que acentuar una situación ya de por sí difícil.
Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra, y Sandra Cordero, directora de DIARIO EXTRA, conversaron con Julio Barquero, expresidente de la Asociación de Taxis Especiales Chorotega, para que expusiera la radiografía nacional que enfrenta el sector.
A continuación, un extracto de la entrevista.

¿Cuál es la realidad que enfrenta el sector de los taxistas?
-La realidad es que toda la gente que está con deudas, pagando un taxi o una casa por medio del taxi, o que el taxi está malo, que tiene que endeudarse para llevarlo a reparar, ya no puede hacer ese pago. Están endeudados con todo el mundo, tanto con los bancos como con las financieras y garroteras. Además tenemos esas plataformas que prácticamente nos están robando nuestro pan. Estábamos en un 100% bien, ahora en un 30% mal, o tal vez más. Desde ese punto de vista debemos hacer algo ya.
¿Cuáles gastos deben asumir?
-Los gastos del taxi son muy duros porque hay que echarle gasolina, aceite, lavarlo, andarlo bien perfumadito, las llantas como tiene que ser, la revisión técnica y los cánones pagos. Para ese montón de gastos se ocupa plata, entonces a veces se dificulta. Nos molesta saber que la plata va para Europa y se va completa, no se le quita ni un cinco en Costa Rica. Va a parar allá, no sé si regresa ni cómo regresa porque entiendo que regresa por Colombia y cae aquí, pero ya en otra forma.
¿Cómo analizan la lucha social de los últimos años?
-Veo cómo está la situación y de verdad nadie hace nada por este gremio. Los que están y se hacen llamar dirigentes entre comillas no han hecho las cosas como tienen que ser y no nos sentimos identificados con ellos. Es una problemática porque solo han salido a tirar tomates, huevos y de todo a los propios compañeros, entonces bajo esas condiciones quisiera abordar esto.
¿Qué hubiera hecho usted diferente?
-Me hubiera reunido con las personas que tienen a cargo el transporte remunerado de personas, como el Consejo de Transporte Público (CTP), el ministro, el viceministro, el director y el Tránsito para dialogar y no salir como salieron ellos para hacer huelgas, que mañana estemos en las calles tirando tomates y atrasando a todo el pueblo de Costa Rica con un montón de huelgas. A eso no lo veo ningún sentido.
El taxi está en la excepción a la regla de la restricción vehicular sanitaria. ¿Qué tan rentable es? ¿Hay un mayor uso?
-Se ha sentido el cambio, pero con una regla. Tenemos la posibilidad de circular de 10 p.m. a 5 a.m., pero ¿a quién jalamos? Si aquí en San José ya todo está cerrado, ni piedreros se ven. Es algo tremendo.
¿Qué se debe hacer para corregir la problemática?
-Es una iniciativa que buscamos hacer realidad. Aquí hay desempleo terrible, todo mundo que se queda sin trabajo agarra un carrito y se va a trabajar en Uber porque tiene que llevar el pancito a la casa. Aclaro que no estoy en contra de eso. Aquí podemos meter 25 mil placas a la Asamblea Legislativa a nivel nacional, pero con los Uber abarcamos casi 50 mil, tal vez más, porque en todo lado hay Uber. Quiero sacar un proyecto para que en un momento dado, si la Asamblea Legislativa lo aprueba, que sean únicamente choferes que están trabajando con Uber. Ese chofer tendrá un taxi con todas las de ley, con todos los reglamentos e igualdad con los taxis. Van a tener un sustento diario, entonces no van a permitir que Uber siga aquí porque ahora tienen que defender ese derecho del carro o de la placa, lo cual hará que haya una fuente más de trabajo.
¿Con quién tuvo acercamientos para que la iniciativa se convierta en ley?
-Tengo amigos diputados. Estoy con (José María) Villalta, Carlos Avendaño y los de Restauración Nacional. Antes Justo Orozco, Juan José Vargas, don Rodrigo Carazo, Margarita Penón, Epsy Campbell y un montón de gente más me ayudaba para sacar esas placas de taxis. Uno que me ayudó mucho fue Rodrigo Carazo, andábamos hombro a hombro. Después de ahí Ottón Solís.
Tomando en cuenta que muchas personas sobreviven gracias a las plataformas, ¿cuánto apoyo pueda tener este proyecto?
-Lo que queremos es que cada chofer de Uber tenga su taxi propio, que no estén mandando todo ese dinero a Europa, eso es lo que no queremos. Si se quedan, que les den igualdad de oportunidad.
¿Convirtiéndolos en taxi les va a servir? ¿Para qué más taxis?
-Lo que queremos es que esa gente que está trabajando para Uber, que nos está quitando ahorita el pan y el sustento, trabaje para un taxi. La gente tendrá que usar el taxi, pero usando una plataforma diferente que saque el Consejo de Transporte Público y tiene que ser menor que la tarifa de Uber.
Pero el CTP ya les sacó una plataforma (Batse).
-Sí, pero la sacaron igual a la tarifa que tenemos en la maría. Hay un montón de cosas que se deben coordinar para llegar ahí.
¿Cómo les está yendo con el uso de la plataforma?
-Mal porque la gente no llama, le da miedo que le vayan a poner la maría o que la tarifa venga muy cara. Para subsistir la tarifa tiene que ser por debajo de Uber para coordinar eso y que la gente tenga esa ventaja de contar con la confianza de tomar un taxi.
¿Qué pasaría con las marías?
-Poniendo una plataforma de esas por parte del CTP tenemos que eliminarla porque el taxista vivazo, que es deshonesto, aplica la maría y no la aplicación. Va a usar las dos cosas en determinado momento, entonces la maría tiene que morir ahí.
¿Qué ocurriría con aquellos que invirtieron en las marías parlanchinas?
-Tarde o temprano eso tiene que terminar porque si llega el gobierno y acuerda algo, eso ya pasó de moda. Las personas invidentes o sordas tendrían que hacerles la pregunta a los familiares. Él tiene que escuchar o decirle que vale tanto.
¿Qué opina sobre el proyecto de ley de regulación de plataformas que se encuentra en la Comisión de Asuntos Económicos?
-Eso ha sido un estire y encoge porque nos dicen que lo van a aprobar, que ya no, que hay que cambiar esto, que hay que cambiar lo otro, que eso no va a ir y así le dan largas al asunto. Por lo que veo eso se lo dejarán al próximo gobierno. Nos falta poco para terminar el gobierno y en ocho meses es difícil que se llegue a un acuerdo.
Los usuarios dicen que si a los taxistas les va tan mal, ¿por qué no devuelven las placas y se van para la casa?
-En primer lugar porque hay gente que no debe ningún cinco, que han de ser poquitos, porque los ticos somos muy desordenados, entonces hay gente desordenada que hasta al cura le deben, por lo que no pueden abandonar la placa porque no saben cómo pueden pagar ese dinero. A menos que el gobierno les dé una indemnización y le ponga un monto a esa placa.
Otra razón de los usuarios es que todo lo que les pasa es por culpa del gremio. ¿Qué opina al respecto?
-En parte sí porque a veces hay compañeros que son deshonestos y alteran las marías, le meten un garrotazo al usuario o le dan unas vueltas larguísimas. Conozco el caso de una señora de Limón que vino a hacer unas vueltas a la capital. Pidió un taxi, se montó en la Terminal Caribeños en San José y pidió que la llevaran al INVU, el taxista aprovechó que la mujer no conocía San José y se la llevó a dar un vueltón a Desamparados. Él lo cuenta como una gran gracia, eso da vergüenza y es una carebarrada. El problema es que por unos pocos así los usuarios generalizan.
¿Es el préstamo gota a gota la solución para el endeudamiento de los taxis o más bien lo empeora?
-La problemática del taxista está muy difícil, se va derrumbado poco a poco y el gobierno nos ha abandonado en muchas formas porque estamos bajo la cobertura del CTP. Ese es el que tiene que ver el tema de transportes, tanto de autobuses como de taxis.
¿Se sienten identificados con el CTP?
-No. Fuimos abandonados por esa entidad. En todas las áreas estamos abandonados. No tenemos un CTP que dé las garantías para que un taxi pueda servir como tiene que ser. La otra es que no tenemos un Tránsito que haga valer la autoridad que tiene para hacer un parte. Si hablamos del CTP, nos mandan los tráficos para hacernos operativos y no a los Uber. Por ejemplo, las plataformas ponen una tarifa dinámica y son tres veces más de lo que ellos cobran, pero ya pasaron accidentes y cosas graves en Uber que uno se pone a pensar si lo usa o no.
¿Cuáles acciones citaría usted que ocurra?
-Un día de estos hicieron el traslado de un señor adinerado que no podía sacar el carro. Le hicieron el traslado y fue la propia empresa, no el chofer, la que le robó a ese señor. Hicieron un traslado de ¢3 mil, le agregaron unos ceros y lo hicieron por ¢3 millones. Se lo rebajaron del banco, el hombre fue a ver y le dijeron que había usado el servicio varias veces. Uber los cobró, entonces llamaron para ver qué se hacía en una oficina para hacer el reclamo, pero no tienen autoridad para pedir que se le devuelva el dinero. Lo mandaron a Suiza a reclamar el dinero. También han pasado accidentes. Una vez un muchacho se brincó el alto y la señora que llevaba quedó malherida, entiendo que el chofer de Uber iba tomado. Salió de ahí y huyó, el carro no era de él y cuando uno llama a la plataforma nadie responde por esas imprudencias.
¿Cómo se financian?
-Cuando se sacaron los taxis para discapacitados el taxista no podía sacar ni la mitad de un cinco, no podía. Este servidor con la ayuda de Dios logró que esos carros fueran financiados, pero como se vino la problemática de Uber fueron flaqueando. En este momento un taxista va a hacer un préstamo a un banco y no le dan ni una peseta, no lo vuelven a ver porque han quedado mal.
¿Antes de la llegada de las plataformas cuánto representaba un día exitoso para el taxista?
-Se podían recaudar hasta ¢100 mil en 12 horas de trabajo.
¿Y ahora con plataformas y pandemia?
-Estamos ganando ¢20 mil o ¢30 mil en un día normal y en un día exitoso si acaso ¢50 mil, pero un día con suerte.

PERIODISTA: Greivin Granados

CRÉDITOS: Foto: Carlos Borbón

EMAIL: [email protected]

Miércoles 01 Septiembre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA