Viernes 22, Enero 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Mal presidente y mal periodista…

Editorial

Al que no quiere caldo, dos tazas.
Definitivamente don Carlos Alvarado sigue dando cátedra a la hora de emitir comentarios inoportunos y de mal gusto.
No entiende el mandatario que los ciudadanos estamos hartos de “burradas”, de comentarios sin sentido y desatinados; de que siga creyendo que hace gracia, cuando en realidad lo que muestra es mucho más de su inmadurez.
Como dicen las abuelas, “si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada”, y cuando se trata de un gobernante debería andarse con cuidado en sus expresiones.
Una frase de autor desconocido reza “es inteligente decir lo que sabes, pero es sabio entender cuándo es mejor quedarse callado”. Viene siendo hora de que alguien le diga a Alvarado que hay momentos para todo, excepto para palabras sin sentido.
¿Se habrá dado cuenta don Carlos que su comentario “si yo digo alguna burrada, por favor, ustedes me corrigen porque yo no paso de periodista” solo muestra su problema de autoestima, su inseguridad y su falta de liderazgo?
Lesiona a un gremio, es cierto, pero deja en evidencia que además de mal presidente es mal periodista y graduado de la Universidad de Costa Rica (UCR) entonces sería mal comunicador, lo que está claro desde que arrancó su improvisada carrera política.
No puede ni debe permitirse Alvarado, siendo un comunicador social graduado de tan prestigiosa casa de enseñanza, dar estos pasos en falso. Su falta de tino solo golpea su credibilidad e investidura, pero además termina de lapidar las pocas esperanzas que tiene el pueblo de ver enderezado el rumbo por el cual nos trae desde hace dos años y medio.
Para ser sinceros, si por la víspera se saca el día, eso no se compone y ya vemos las razones.
Decir en público que por ser periodista es casi un ignorante lo deja muy mal parado y si bien es cierto muchos colegas están furiosos por tal hecho deben mantener la calma, pues este señor nunca en su vida ha ejercido la profesión, y si lo hizo fue llevando papeles de una oficina a otra tras un chasquido de dedos.
Efectivamente, Carlos Alvarado no ha de entender los informes del Banco Central o los de Hacienda, pues nunca se ha visto obligado a aprender cómo se hacen, qué dicen o no le importa comprenderlos. Pero ahora que es presidente debería darle vergüenza permitirse semejante descuido, pues es la cara visible del gobierno.
Con esa frase tan poco elegante lo que el gobernante mostró en su máximo esplendor es lo que todos los que habitamos en esta tierra bendita sabemos, que no sabe de nada, ni de economía, ni de comunicación, ni de política.
Los periodistas somos personas profesionales, dedicadas, con dignidad y ninguno de esos adjetivos parece calificar a Alvarado. Hemos tenido que aprender de todo un poco y preguntar ante todo sobre temas escabrosos y complicados, pero no dejamos que la chabacanería nos gane.
Los comunicadores no nos hacemos los graciosos restando importancia a nuestra profesión y menos permitimos comparaciones odiosas con otro tipo de carreras, cada una tiene lo suyo y debe respetarse, pero ante todo dignificarse.
Es cierto, no todo el que anda un cartón bajo el brazo tras graduarse de una universidad en ciencias de la comunicación es periodista y aunque existen mil formas de ejercer esta hermosa profesión, nunca deben permitirse la mediocridad y la pereza, pues bien dice el refrán que camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.
Don Carlos, le vendría bien leer a Travis Bradberry, coautor del libro Inteligencia Emocional 2.0 y cofundador de la consultora estadounidense TalentSmart, quien asegura que “no importa lo talentoso que seas, o lo que hayas logrado, hay ciertas frases que instantáneamente cambian la forma en que te ve la gente" y pondrían de cabeza una carrera profesional.
La Inteligencia emocional es un concepto que populariza el psicólogo Daniel Goleman y se entiende como “la habilidad de identificar, comprender y regular las emociones propias y las de los demás”.
De esto carece el mandatario, pero no hay que alarmarse, pues asegura Bradberry que “el área del cerebro responsable de la inteligencia emocional es altamente flexible y se adapta al cambio". Nada cuesta entrenarse.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Martes 24 Noviembre, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA