Martes 11, Agosto 2020

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Cacos con mascarillas se llevan ¢80 millones

Aprovechan pandemia para asaltar, Pérez Zeledón

  • En Pérez Zeledón tres sujetos con cubrebocas asaltaron la sucursal

  • Tras el atraco los cacos quemaron el carro en el que huyeron

  • El automotor terminó calcinado a un lado de la vía

El uso de mascarillas y caretas como parte de las medidas para reducir la propagación del Covid-19 está siendo aprovechado por los delincuentes para cometer millonarios asaltos, pues en menos de un mes las autoridades ya contabilizan dos casos en entidades bancarias.

El más reciente ocurrió este viernes en las instalaciones de Coopealianza en Pejibaye de Pérez Zeledón. Según informaron en el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), al sitio llegaron al menos tres sujetos armados con cubrebocas.

Tras ingresar violentamente al lugar procedieron a encañonar a los clientes, así como a los cajeros, siendo que en cuestión de segundos se apoderaron de aproximadamente ¢80 millones en efectivo, cifra que hasta ayer en la tarde seguía siendo contabilizada por el personal para establecer el monto exacto.

En tanto, mediante un comunicado de prensa en la entidad informaron que lo sustraído ronda los ¢40 millones.

De acuerdo con las pesquisas, luego del atraco los delincuentes salieron corriendo y abordaron un carro con el que recorrieron 10 kilómetros hasta llegar a un sector conocido como El Águila, donde se bajaron y le prendieron fuego al automotor para huir en otro que los estaba esperando.

El atraco provocó la movilización de los oficiales de Fuerza Pública en la zona, quienes hicieron rastreos para tratar de ubicar a los antisociales, incluso utilizaron el avión MSP-006 del Servicio de Vigilancia Aérea (SVA).

 

LIMÓN

 

El segundo caso se reportó el sábado 20 de junio en una entidad financiera ubicada en el centro de Limón. De acuerdo con el OIJ, ese día a las 9 a.m. mientras los empleados abrían las oficinas fueron interceptados por cinco cacos que portaban mascarillas.

Como parte de las medidas de higiene, el guarda de seguridad les indicó que debían lavarse las manos antes de ingresar a las instalaciones, pero en ese momento uno de los delincuentes sacó un arma de fuego con la que lo amenazó.

Seguidamente los otros cuatro antisociales se acercaron e ingresaron a la entidad financiera donde apuntaron con las armas de fuego a tres cajeros que estaban en el sitio, así como a una clienta.

En el OIJ informaron que en esa ocasión los asaltantes lograron sustraer un aproximado de ¢5 millones en efectivo y las pesquisas del caso continúan para esclarecer lo ocurrido.

 

SACAN PROVECHO

 

Pese a que hasta ahora solo son se contabilizan dos casos en que un grupo de asaltantes utilizan mascarillas para evitar ser identificados, este escenario podría repetirse con más frecuencia, explica Álvaro Ramos, abogado y analista en temas de seguridad.

Es importante tener en cuenta que, en situaciones como la pandemia por Covid-19 que generan temor en la población, es común que los delincuentes saquen provecho para cometer crímenes.

Además, Ramos aclara que, aunque se está frente a un problema táctico, es decir la necesidad en un hecho delictivo de reconocer a los ladrones, la realidad es que el problema de salud antecede a esta situación.

“Los criminales siempre se aprovechan del miedo, es una ventaja para ellos, un ambiente de paz y tranquilidad no es el mejor para el criminal, en cambio donde hay miedo y temor es donde ellos crecen y se apoderan de los barrios”, comentó.

Para el experto, el uso masivo de mascarillas podría complicar la capacidad de aquellos dispositivos con programas de reconocimiento facial, a lo que se suma el hecho de que las víctimas quedan golpeadas, nerviosas y traumadas, lo cual dificulta más el reconocimiento de los imputados.

Además, en el caso de delitos como violaciones y homicidios, donde los fluidos son importantes para reconocer a los responsables, los cubrebocas impiden que estos queden impregnados en una escena o víctima, por lo que es importante contener a los malhechores ahora, antes de que se pueda generar una crisis mayor a raíz de los diferentes problemas económicos.

“Si cada vez que se arresta a un delincuente se le mete tras las rejas, se le condena y castiga, con eso no tiene posibilidad de asaltar, pero si a todos como realmente sucede los sueltan constantemente por cualquier excusa, ese es el verdadero empoderamiento, no la mascarilla ni la careta”, acotó.

 

DIFICULTA CASOS

 

Ante la consulta sobre si el uso de mascarillas o caretas podría afectar la resolución de los crímenes, Ramos explica que el rostro no es la única opción para identificar a una persona pues también están las huellas, armas o balística.

Lo que sí podría ocurrir es que se complique la judicialización del caso, pues de no existir un pleno reconocimiento del actor del delito, los jueces podrían no aceptar pruebas con cubrebocas, a menos que haya más evidencias.

Lo mismo opina Gerardo Castaing, experto en seguridad, quien aduce que la situación que enfrenta el país es totalmente anómala e inédita, que afecta no solo económicamente a los ciudadanos sino también la perspectiva de la delincuencia, criminalística y los delitos, ya que la escasez de empleos e ingresos podría provocar que algunas personas se vean casi obligadas a infringir la ley para su sustento y el de sus familias.

Según Castaing, desde esta perspectiva los cacos tratarán de no tener responsabilidad penal y eso se consigue precisamente alterando los rasgos faciales, lo que como consecuencia generaría que las autoridades judiciales no puedan hacer una acusación sostenida porque el uso de mascarillas altera dichos rasgos que son importantes para un reconocimiento de tipo legal.

“Ahora, para que los delincuentes sepan, eso no quita la posibilidad de que la policía bajo un contexto puramente indiciario pueda hacer uso de los videos para tratar, por medio de informantes o personas, de identificar a los delincuentes en base a otras características como la ropa, forma de caminar, incluso por su contextura, pues se puede perfectamente recurrir a esos indicios para identificar policialmente y obtener evidencias fuertes”, dijo.

 

NO HAY AUMENTO

 

Por su parte, Daniel Calderón, director general de Fuerza Pública, afirmó que por el momento no existe un incremento en los casos en que se utilicen mascarillas para delinquir.

Según explica, en asaltos como los ocurridos en Limón y Pérez Zeledón es común que los antisociales siempre lleguen con el rostro cubierto ya sea con mascarillas, pasamontañas, lentes o gorras, porque son conscientes de que existen cámaras de vigilancia.

Debido a la obligación de que los usuarios utilicen estas medidas de protección, Calderón expresa que es importante que la seguridad privada de los bancos y negocios tomen precauciones, como por ejemplo, solicitar a las personas que en los controles de acceso se retiren el cubrebocas por unos segundos para que los sistemas capten el rostro y luego ingresar con el implemento puesto.

“No, la verdad no hay incremento y no quisiéramos causar alarma, solamente teníamos un caso que es el de Limón, habrá que revisar el caso de hoy (viernes) para ver si se confirma o no que utilizaron mascarillas. Por supuesto que estas nuevas medidas, insisto, obligan a las entidades financieras y comercios a tomar algunas resoluciones”, comentó.

Asimismo, manifestó que el hecho de que un delincuente se cubra el rostro no es un impedimento para que la policía logre su captura tras una alerta, ya que no es un elemento nuevo y los uniformados también cuentan con otras características como rasgos físicos y vestimentas.

“Siempre hay un montón de complicaciones ya sea porque se cambian la ropa o vehículo, pero con la información que obtenemos tratamos de procesarla, trabajar e ir descartando. Este es un elemento adicional que significa un factor de riesgo a considerar, pero no es nuevo porque en la mayoría de ocasiones cuando se cometen estos delitos es un elemento que ya utilizaban”, concluyó.

PERIODISTA: Mónica Matarrita Mora

CRÉDITOS: Fotos: Rubén Alvarado, corresponsal

EMAIL: [email protected]

Sábado 04 Julio, 2020

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA