Jueves 12, Diciembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“Machismo es el enemigo, no los hombres”

Patricia Mora, presidenta ejecutiva del Inamu:

Patricia Mora, presidenta ejecutiva del Inamu, conversó con Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra, y Paola Hernández, directora de DIARIO EXTRA.

El Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) considera que la férrea lucha por la defensa del género femenino no significa que se visualice a los hombres como enemigos, sino más bien a las actitudes machistas.

El 14 de agosto de 2018 esa entidad firmó una declaratoria de violencia de género como emergencia nacional, pero su presidenta ejecutiva, Patricia Mora, reconoce que es incapaz de resolver en solitario esa situación.

Mora, quien además es ministra de la Condición de la Mujer, enfatizó el rol de la institución que garantiza la defensa de los derechos de las mujeres en Costa Rica, así como la polarización que genera el aborto terapéutico.

La funcionaria concedió una entrevista a Iary Gómez, gerente general del Grupo Extra, y Paola Hernández, directora de DIARIO EXTRA. A continuación, un extracto de la conversación.

¿Qué encontró cuando llegó al Inamu, hace un año y medio? 

-Me encontré una institución con 300 funcionarias y funcionarios porque cada día más se engrosan las filas de varones con nuevas masculinidades que saben que su bienestar, el de sus hijas e hijos, que el bienestar del país y de la familia depende del bienestar de las mujeres. Me encontré con una legión de mujeres comprometidas con el trabajo que hacen, mujeres lúcidas, con una enorme capacidad de empatía con el dolor de las mujeres en este país y con una institución funcionando.

¿Por qué decidió aceptar el cargo? 

-Es una decisión que me cambió la vida. Toda una vida he sido profesora de la Universidad de Costa Rica (UCR), provengo de una familia política y lo llevo como el ADN, vengo del Parlamento y estaba convencida de que el 2 de mayo de 2018 regresaba a la Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, ya tenía los cursos, hasta había calificado los primeros exámenes. Pensé cómo es que este instituto, que defiende los derechos de las mujeres, está tan cuestionado y por qué veo que hasta ahora existe la intención de cerrarlo. Quizás por primera vez empecé a cuestionar a ver qué es lo que sucede.

¿Cuál es el estado actual de la situación de las mujeres en la sociedad? 

-Cómo es que he militado toda una vida en causas que estoy convencida que son absolutamente justas porque luchar para que se acabe la desigualdad es una causa justa. Descubrí que las compañeras en el Inamu, mientras Sandra Piszk y yo impulsábamos un proyecto para fortalecer la inspección laboral, trabajaron un protocolo paralelamente a lo que Sandra y yo hacíamos en el Parlamento. El protocolo añade la necesidad de llegar hasta esa bananera o esa piñera con unos anteojos que te permitan distinguir cuáles son las situaciones de esas mujeres, que son aún peores que las de sus compañeros varones. Si ya se puede pensar en algo peor a que te obliguen a trabajar cuando hay aguas llenas de veneno, está el caso de las mujeres. Lo vi, que te den agua contaminada de una cosa que se llama pipa o que no haya baños donde hacer pipí. Más allá de eso, a las mujeres se les violenta su integridad física y está documentado por el Ministerio de Trabajo. Tengo en mi escritorio la cantidad de favores sexuales que se piden a las mujeres con la condición de mantener el trabajo.

¿Cómo reciben las críticas hacia la labor del Inamu?

-Aquí no tenemos una guerra contra los varones. No son los hombres nuestro enemigo, nuestro enemigo es el machismo porque el machismo está matando este año al menos una mujer al mes.

¿Cuál es el aporte de las mujeres a la economía costarricense? 

-Cuando era diputada aprobamos la ley de las cuentas satélites; es decir, son cuentas que no forman parte del PIB, pero son para ponerle valor al trabajo que hacemos todas las mujeres. Si le ponemos valor a lo que las mujeres hacemos, el aporte nuestro a la producción nacional sería de un 25,3%, entonces no somos unas mantenidas. Esperamos que esas mujeres que no salieron de su casa y nunca tuvieron salario tengan una pensión digna porque les puede suceder que ya muy grandes queden solas.

¿Cuál es el panorama actual en materia salarial?

-En este país a las mujeres no se les paga igual que a los hombres por el mismo trabajo, no recibimos lo mismo. Hay hasta un 17% de diferencia en la brecha salarial. Que me digan que los casos que llevan los hombres ante los tribunales sufren los mismos porcentajes de desestimación. De cada 100 denuncias por violencia de género presentada en los tribunales, 85 son desestimadas. 

¿Cómo enfrenta el Inamu la atención de la violencia doméstica y los femicidios? 

-El Inamu es incapaz de parar en solitario la violencia de género. Yo me resisto, en momentos que hemos tenido dolor, ir a los números fríos. Pero hay datos duros sobre femicidios. Por ejemplo, en el 2011 hubo 42, pero tenemos una media de 27 y al 4 de noviembre son 11. ¿Qué pasa? Que esto se enfrenta como país, como sociedad, como institucionalidad pública en general, incrementando la inversión pública. Se requieren más recursos para poner más abogadas penalistas, para que los programas de sensibilización en nuevas masculinidades tengan más peso para poder un poco disminuir las enormes brechas de desigualdad económica, porque eso apunta a instalar y a magnificar el machismo y la violencia. Esto es un problema país.

Sobre Eva Morera había una amenaza del hermano de su pareja sentimental. ¿Cuál es el accionar del Inamu y cómo se involucra en este caso? 

-A partir del momento en que circuló eso que se dijo, que era desde un celular del hermano que todavía estaba en la cárcel, nos comunicamos y cuando hablé con las autoridades me dijeron que estaban en el centro de detención para que se interviniera y ver si había un celular. Parece que revisaron y no había celular.

¿En qué estamos fallando como sociedad?

-Como sociedad estamos fallando fundamentalmente en permitir que una violencia de género pueda por algunos sectores ser vista como natural. Como sociedad en general creo que estamos fallando en cuanto a la manera justa en que hay que repartir la riqueza.

¿Qué hace el Inamu?

-Podría enumerar una serie de acciones. Por ejemplo, desarrollamos la Estrategia Institucional de Atención Itinerante, mediante la cual estamos llevando la institucionalidad, así como les hablaba de las ferias informativas para las fincas de monocultivo. En ella participan el Poder Judicial, el IMAS, la Caja, el PANI, el Ministerio de Seguridad Pública y el Inamu. Hemos escogido lugares como Golfito, Talamanca, Puerto Jiménez, Pocosol y Garabito, donde los indicadores de violencia son muy altos. El Inamu está trabajando con los Centros Cívicos por la Paz, trabajando de lleno con nuevas masculinidades, no solo junto con el MEP desde la primera infancia, diciéndoles que las criaturas que nazcan y se eduquen en este país deben saber que este país debemos honrarlo y ser respetuosos.

¿Qué se trabaja desde las mallas curriculares del MEP?

-La prevención de la violencia. Nuestra meta y aspiración es prevenir la violencia, no acudir cuando estás toda moreteada si evitamos que te asesinen, eso también es necesario y eso se hizo por ejemplo en el caso de Eva (Morera). Ahí están los reportes, no fue Eva la que buscó al Inamu, fue el Inamu el que la buscó a ella porque llegó hasta las compañeras lo que ella escribía de una situación delicada y riesgosa. Pero cuando una mujer con estas características y la luz de esta muchacha ingresa en una espiral de esas, a las pruebas me remito. Prevenir estas situaciones tiene que ver fundamentalmente con este programa de trabajar los cambios curriculares en la educación formal. Hay programas de escuelas para el cambio y uno de igualdad y no violencia desde la primera infancia.

¿Cuál es la importancia de implementar las nuevas masculinidades?

-En este trabajo de las nuevas masculinidades estamos consolidando una red de hombres que está por salir mediante un decreto y es interinstitucional de hombres en el sector público por la igualdad de género. Por eso digo que hay mucho mito, el responsable de coordinar esa red es un varón. Estamos avanzando con éxito con los comités locales de atención inmediata.

¿Además de llamar al 911, dónde puedo encontrar oficinas del Inamu y pedir información?

-Tenemos el servicio del 911 y una delegación de la mujer aquí al costado norte de la Corte Suprema de Justicia. Tenemos los tres centros de albergues, que son lugares secretos. La atención y la afluencia de mujeres atendidas hacen un 15% al año y el Inamu ha atendido un 15% más con los mismos recursos que en 2016, 2017, 2018 y hasta el 13 de setiembre de 2019.

¿Manejan eso en números absolutos?

-En absolutos. Se les dio seguimiento en 2016 a 3.847 casos, en 2017 a 4.153, en 2018 a 5.189 y hasta el 13 de setiembre de este año a 3.857. Faltando tres meses y medio ya superamos la totalidad atendida en 2016 y por eso hablo de la necesidad de aumentar la inversión pública, sin haberle sumado una sola peseta al presupuesto. Es decir, es la misma cantidad de funcionarios atendiendo estos casos.

¿Cuál es el avance en relación con el aborto terapéutico?

-Aquí nadie está pidiendo que se amplíen las causales para la interrupción de un embarazo. La interrupción terapéutica del embarazo ya estaba en códigos penales anteriores al de 1970. Es decir, aquí hubo la visión de que la vida de las mujeres y su salud hay que protegerlas, y que cuando hay una información y cuando se han agotado las otras posibilidades, como lo dice el artículo 121 del Código Penal, hay que interrumpir el embarazo. Eso se llama aborto no punible o interrupción terapéutica del embarazo. La reivindicación y el reclamo es que se cumpla con una promesa que se les hizo a las mujeres de que se iba a defender su vida y su salud.

¿Qué aplaza la firma?

-Esa sería una pregunta que habría que hacérsela al presidente de la República y al ministro de Salud porque en mi caso tengo un año y medio de estar recordando que desde el momento en que avalé una agenda de derechos humanos que don Carlos Alvarado le presentó al electorado dije que estaba de acuerdo con esta.

¿Cuáles acciones plantea el Inamu a futuro?

-El Inamu va a iniciar en los primeros días del año un trabajo. Estamos haciendo impresos, desplegables; vamos a poner partes traseras en los buses; hemos localizado seis zonas donde hay mayor concentración y vamos a realizar a lo largo del próximo año seis ferias informativas en seis sitios donde se concentra la mayor cantidad de fincas de monocultivo.

¿Cuál es la finalidad de estas acciones? 

-Hemos iniciado nuestra presencia en esas zonas con afiches que hemos pedido a los Ebais, a los comisariatos; hablo de las partes traseras de los buses. Casi no hay una mujer que no tenga WhatsApp, aplicaciones. Haremos visitas previas e invitaremos a las mujeres a estas ferias para decirles que desde aquí estamos cumpliendo con nuestra obligación, los derechos de las mujeres en su integralidad

PERIODISTA: Greivin Granados

CRÉDITOS: Foto: Johanfred Bonilla El Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) considera que la férrea lucha por la defensa del género femenino no significa que se visualice a los hombres como enemigos, sino más bien a las actitudes machistas. El 14 de agosto de 2018 esa entidad firmó una declaratoria de violen

EMAIL: [email protected]

Miércoles 20 Noviembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA