Domingo 17, Noviembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

La sexualidad: el relajante natural

Mundo sexual

Las dos funciones estelares de la sexualidad son, sin lugar a dudas, la reproducción y el placer. Dependemos del área sexual para la sobrevivencia de la especie y, a la vez, constituye una fuente de deleite incomparable. Esto la convierte en una actividad inherente al ser humano y a la vida misma. En los últimos años, la ciencia ha ido más allá y ha documentado una enorme cantidad de beneficios del sexo, que para algunos resulta una curiosidad sin importancia cotidiana, por desconocer las múltiples repercusiones positivas para el organismo y el diario vivir.
Desde luego, debemos superar el legado oscurantista imperante en buena parte de nuestra historia, el cual todavía persiste en mayor o menor grado en la sociedad actual. Recordemos que tradicionalmente se consideraba al sexo como una actividad extenuante, que desgastaba al organismo y consumía “la energía corporal”. Se hablaba de mil y una calamidades para aquellos asiduos a la actividad sexual. De manera errada hasta se asociaba con la locura, ceguera, pasando por epilepsia, criminalidad y demás.
Hoy sabemos que, por el contrario, la sexualidad ejerce un efecto muy relajante sobre el organismo, al punto de que después del acto sexual comúnmente se genera un sueño profundo y reparador, de unos quince a veinte minutos de duración. Antes, este sueño se atribuía al desgaste derivado del acto sexual. Hoy sabemos que lo provocan sustancias cerebrales, las cuales causan una profunda relajación, tanto corporal como mental. Al despertar, por lo general se experimenta un estado de lucidez y frescura.
Precisamente estas sustancias cerebrales, que se desencadenan con la relación sexual, cumplen diversas funciones corporales. La clásica contractura muscular en el cuello y la espalda, como resultado de una jornada laboral extenuante, mejora o se desvanece con un encuentro íntimo. El dolor de cabeza, sordo y persistente, tan característico en estos tiempos, ocasionado por un sinfín de preocupaciones, se atenúa o desaparece con la actividad sexual. Los días y semanas agotadores, que nos dejan sin una gota de energía para lidiar con las faenas hogareñas, son más fáciles de sobrellevar cuando se tiene vida sexual periódica. El estrés, el nerviosismo, la ansiedad y las preocupaciones ceden parcial o totalmente con un chapuzón de sexo.
Estas son buenas noticias. Las clásicas negativas: “hoy no, porque me duele la cabeza”, “mejor mañana, porque tuve un día agotador”, “no puedo, porque tengo una contractura en la espalda”, fueron motivos por los cuales las parejas se abstenían de tener intimidad. Hoy podemos decir que son motivos para buscar el encuentro sexual.
Por eso un buen amante entiende que el sexo cumple funciones más allá del placer y más allá de la reproducción, y siempre sabe beneficiarse de la intimidad para superar las adversidades de la vida.

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández

EMAIL:

Lunes 21 Octubre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA