Lunes 14, Octubre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

CCSS desvía ¢131.000 mills. para bonos de deuda

Dinero debía usarse para fortalecer salud de ticos

  • Según la UNM, la Caja debió de haber utilizado el dinero para fortalecer el dinero de los costarricenses

  • Una copia de la denuncia por aparentes delitos de malversación de fondos y administración fraudulenta en la CCSS está en poder de DIARIO EXTRA

  • La Contraloría General de la República reveló la compra de bonos

  • Edwin Solano, presidente de la UMN, considera necesario y urgente que el Ministerio Público investigue el caso

La Unión Médica Nacional (UMN) presentó una denuncia penal contra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), específicamente contra su presidente ejecutivo Román Macaya, por el desvío de ¢131.162 millones ($225 millones), de la cual DIARIO EXTRA tiene copia. 

El dinero, según la denuncia presentada ante la Fiscalía Adjunta del Primer Circuito Judicial de San José, debía utilizarse para mejorar la salud y atención a los pacientes y de forma arbitraria su destino se cambió para adquirir bonos de deuda en el Ministerio de Hacienda.

La actuación de la UMN se basó en el informe DFOE-SOC-IF-0000-2019 de la Contraloría General de la República del 28 de junio del año en curso, sobre la Administración del Programa por Resultados para el Fortalecimiento del Seguro de Salud en Costa Rica. 

Edwin Solano, presidente de la UMN, afirmó en la denuncia que la CCSS, representada por Macaya, incurrió en el delito de malversación por utilizar los recursos con otros fines para los que fueron adquiridos y además por administración fraudulenta.

 

¿DE DÓNDE VENÍA EL DINERO?

 

De acuerdo con el Informe del ente contralor, el dinero llegó a las arcas del Estado tras la firma de un contrato de préstamo el 21 de abril de 2016 entre el Gobierno de la República, dirigido por el entonces presidente Luis Guillermo Solís Rivera, y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por $420 millones (¢244.860 millones), con el apoyo del Banco Mundial.

Con los $420 millones se construiría la Agenda Estratégica para el Fortalecimiento del Seguro de la Salud (AEFSS), la cual aprobó la junta directiva de la Caja en noviembre de 2014 con el fin de reorganizar el enfoque del modelo de salud, fortalecer la gestión institucional y optimizar la gestión financiera.

Ese préstamo se aprobó oficialmente el 14 de setiembre de 2016 mediante la Ley No.9636, “Aprobación del contrato de Préstamo No.8593-CR y sus anexos, entre la República de Costa Rica y el BIRF, para financiar el Programa de Reconstrucción por Resultados para el Fortalecimiento del Seguro Universal de Salud en Costa Rica”. Se debe destacar que este crédito lo suscribió el Ejecutivo con el objetivo de abonar a la deuda del Estado con la CCSS y específicamente por concepto del aseguramiento del Código de la Niñez y Adolescencia, y Leyes Especiales entre el Ministerio de Hacienda y la Caja.

La deuda se estimó, según datos del 31 de marzo de 2017, en ¢709.404 millones, de los cuales ¢639.657 millones correspondían al Seguro de Salud y ¢69.747 millones al Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

 

¿QUÉ HALLÓ LA CONTRALORÍA?

 

La Contraloría reveló que la CCSS no estaba utilizando los primeros ¢131.162 millones ($225 millones) girados del préstamo, sino que los invirtió en títulos valores del Ministerio de Hacienda.

“No existe evidencia que los recursos recibidos por la CCSS de setiembre a enero del 2019, que suman $225 millones como parte del contrato de préstamo No.8593 por un total de $420 millones para financiar el Programa por Resultados para el Fortalecimiento del Seguro de Salud en Costa Rica, se estén utilizando para actividades orientadas a financiar el desarrollo de las líneas de acción prioritarias establecidas en la AEFSS que el programa pretende apoyar”, se lee en el informe del ente contralor.

“Lo anterior, en virtud que los recursos recibidos al 31 de enero del 2019 ascienden a ¢131.162 millones (53,57% del total del préstamo), a la fecha se encuentran invertidos en títulos valores”, añade el texto.

El uso irregular del dinero, como así lo consideran en la UMN, no es de recibo para el sindicato, el cual señala que los recursos debían emplearse para mejorar las listas de espera, la infraestructura hospitalaria, equipos médicos y recuro humano, entre otros aspectos.

“Esos fondos debieron ser utilizados para la construcción del hospital de Turrialba, el de Cartago, el de Golfito y para mejorar los demás servicios como las listas de espera y no para dárselos a bonos del Estado que vencen hasta el 2022”, expresó Solano.

Aunado a ello, asegura que esos fondos no le sobran a la Caja y deben usarse para mejorar la salud de los costarricenses y que el sistema de salud siga funcionando adecuadamente.

“Esto quiere decir (el desvío de fondos) que estarán sacrificando dinero para la atención del cáncer, atención de enfermedades crónicas como la diabetes, mejorar la infraestructura en los servicios de emergencias, pero se sacrifica para comprar papeles de Hacienda”, sentenció.

 

ORDEÑAN A LA CCSS

 

El dirigente sindical no dudó en indicar que ordeñan la CCSS por ser la caja chica del Estado y un ejemplo es no usar los fondos para que los asegurados estén mejor.

En apoyo a las palabras de Solano, Janice Sandí, secretaria de Organización de la UMN, aseguró que en la Caja se sobrepasaron por utilizar fondos estipulados en una ley de la República para proyectos específicos y más bien engañaron a la gente retrasando los procesos porque cada vez dicen a los cartagineses que el hospital está lejos de ser una realidad.

“Esto es violación a una ley y la Contraloría General de la República lo único que dice es que le da tiempo a noviembre de este año para que responda cómo recuperará ese mes el dinero que está en bonos y vencen hasta el 2022”, lamentó.

En la UMN también criticaron la actuación del ente contral porque en algunas ocasiones sí da órdenes y hace exigencias, como con los acuerdos firmados entre el sindicato y la Caja, pero en este caso, en lugar de llevar el caso al Ministerio Público, se puso a dar plazos.

“Aquí hay una estrategia clara y definida con la Caja, que es desmantelarla, pero el problema es que cuando lo decimos los sindicatos a veces la gente no entiende ni cree lo que decimos.

La institución se nos está cayendo a pedazos, las autoridades la están entregando y convirtiendo en un cascarón, pero el pueblo costarricense ni se da cuenta. Seguro espera a que llegue el momento de la privatización de la atención médica para que empiecen a reaccionar”, sentenció.

 

RECURSOS PROPIOS

 

Manuel León, director del Programa de Fortalecimiento, y Sergio Gómez, director de Presupuesto de la CCSS, dijeron que los proyectos de la AEFSS se financiaron con recursos propios, toda vez que la institución no podía detener su avance mientras llegaban los recursos del BIRF, y cuando llegaron los colocaron en bonos para destinarlos a inversión sanitaria.

Entre los proyectos están la construcción de los hospitales de Turrialba, Cartago, Golfito y Limón.

 

MOLESTOS

 

Edwin Solano

Presidente UMN

 

“Esos bonos al final se convierten en papeles. Eso ha pasado históricamente en el país, que lo recursos que deben ser utilizados para mejorar la salud se utilizan en títulos valores de Hacienda”.

 

Janice Sandí 

UMN

 

“La ley que aprobó el préstamo se firmó el 14 de setiembre del 2016 en la Plaza Mayor de Cartago, delante de todo el pueblo cartaginés, cuando se le dijo que ya se tenía la plata para el hospital nuevo. Nos damos cuenta que en el 2019 no están ni los planos finales, ni el plan funcional adecuado para ese hospital. No comprendíamos el atraso, pero ya sabemos que el dinero no estaba”.

 

Julián Solano

Asesor legal UMN

 

“Si la Caja tiene la posibilidad de invertir recursos propios, ¿para qué el préstamo? ¿Será que siempre se tuvo esa intención defraudadora? La Contraloría General de la República señaló la irregularidad, pero ¿qué se ha hecho?”.

PERIODISTA: Sergio Jiménez

CRÉDITOS: Fotos: Mauricio Aguilar

EMAIL: [email protected]

Lunes 23 Septiembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA