Lunes 11, Noviembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

Paz y estabilidad política en riesgo

Si continúa alto descontento de ticos, alerta estudio de la UCR

  • La imagen del presidente Carlos Alvarado presenta una caída sustancial

  • recuadro 1

  • recuadro 2

El disparo en el descontento de los costarricenses, aunado al pesimismo generalizado de la población, podría representar una amenaza para la paz social y la estabilidad política del país en un futuro próximo.

Así lo advirtió este miércoles el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR) por medio de su más reciente estudio de opinión sociopolítica.

Según el informe, el descontento en Costa Rica no solo es generalizado, amplio y diverso, sino que está íntimamente ligado con el alto porcentaje de ciudadanos que creen el país transita por un rumbo equivocado.

En específico el 76% de los consultados dice que la dirección país no es la correcta.

En cuanto al malestar como tal de la población, el estudio arrojó que en una escala 0 a 100, en la que 0 significa bajo descontento y 100 alto descontento, el valor promedio de malestar de los costarricenses es de 57 puntos. 

Este valor es más alto que los reportados en 2015 y 2016. 

Eso sí, el informe del CIEP señala que no todos los ciudadanos están descontentos de la misma manera. 

“Por ejemplo, al dividir el malestar en tres niveles (alto, medio y bajo), el grupo más grande es el del malestar intermedio, al que pertenecen 7 de cada 10 personas encuestadas. El grupo con los mayores niveles de malestar representan el 24% de la población y sólo un 5% de las y los entrevistados se ubica en la categoría de bajo descontento”, destaca el informe.

En cuanto al perfil de las personas con descontento, llama la atención que este también es bastante variado.

Los ciudadanos con mayor insatisfacción son personas de mediana edad, los que residen fuera de la Gran Área Metropolitana, los que están en condición de desempleados y quienes se dedican a labores del hogar. 

El malestar es menor que el promedio en personas con educación universitaria, los que habitan en el Valle Central y personas menores de 35 años.

 

DESAPROBACIÓN DEL PRESIDENTE SE DISPARA

 

La insatisfacción de la ciudadanía tiene profundas repercusiones en la evaluación gubernamental. 

En agosto de 2018 un 36% de la ciudadanía reportaba una valoración negativa de la gestión del presidente Carlos Alvarado.

Esa cifra aumentó a un 65% en agosto 2019. Además, el apoyo ciudadano decreció del 35% a un 21% en la misma fecha. 

A eso se le suma que la imagen del mandatario presenta una caída sustancial en su calificación en comparación con la que obtuvo en marzo anterior, pasó de un 5,0 a un 3,9 en agosto (en una escala 0-10).

“Desde agosto a noviembre del 2018 la valoración negativa del gobierno

aumentó. Concretamente, el descontento hacia el gobierno creció de un 52% en marzo a un 62% en agosto 2019. El apoyo ciudadano decreció del 23% al 19%.

Al comparar la valoración del gobierno actual con aquella de los últimos dos

gobiernos, el descontento actual se comporta siguiendo el patrón cíclico de mayor desaprobación durante el segundo año de gestión. Las cifras actuales son similares al máximo porcentaje de descontento que se registró durante el gobierno de Luis Guillermo Solís, en agosto     del 2015”, señala el estudio. Al igual que con el descontento de la población el estudio agrega en cuanto a perfiles de apoyo lo siguiente: 

“Los grupos sociales que exhiben una mayor desaprobación de la gestión del

presidente Alvarado poseen educación primaria, residen en las provincias

costeras de Guanacaste, Puntarenas y Limón, están sin empleo o sólo se dedican a labores en el hogar. Algunas de estas características son propias de los grupos opositores al presidente en el proceso electoral de 2018 y durante sus primeros meses de gobierno”.

 

APOYO A LA DEMOCRACIA

 

A pesar del riesgo que supone el descontento de la población no solo para la imagen del presidente Alvarado -a quien según dijo este miércoles no le preocupan los números- sino para la paz y la inestabilidad política, el análisis es claro en apuntar que los costarricenses se mantienen firmes en defender el sistema democrático.

“Las personas muestran un alto grado de malestar con el funcionamiento de la Asamblea Legislativa (70,5) y un nivel intermedio de confianza (55,1), pero esto no se traduce en que desmerezcan a la Asamblea Legislativa, ya que el descontento mostrado con la importancia de este Poder de la República es muy bajo. Asimismo, se muestra una baja desconfianza con los partidos políticos que no repercute en la valoración que dan las personas sobre la necesidad y la importancia de estos. Esto refleja que el malestar de la ciudadanía no se ha traducido, al menos por ahora, en un peligro para la institucionalidad de la democracia representativa”, expresa el documento.

Sobre ese punto, el experto en materia política Sergio Araya adujo que, si bien por el momento el sistema no se está cuestionando, los números y la percepción de la gente no es estática.

“El estudio sigue mostrando que aún hay un apoyo importante hacia la democracia por encima del promedio latinoamericano. Es decir, sigue siendo alto. Eso es lo que se llamaría el capital político de la institucionalidad.

La gente todavía no cuestiona la posibilidad de variar el modelo de organización política, lo que sí es un factor positivo. Lo que pasa es que esto no es estático. Está muy en función de cómo percibe la gente el tema de sus necesidades cotidianas. Una cosa es que la gente siga respetando el voto, que haya partidos políticos, el Estado de Derecho, la administración de la justicia, pero otra muy distinta es cómo el sistema democrático está respondiendo a sus necesidades y es entonces cuando empieza a existir esa situación de abandono y se vuelve más latente esa percepción de que el sistema político no está respondiendo a las necesidades de la gente”, explicó Araya.

Continuó: “Ese sentimiento de frustración es el que da pie para que se empiece a cuestionar si finalmente el sistema político en el que se sustenta el Estado debe seguir siendo el mismo o debería cambiarse. Esa situación puede provocar la oportunidad para el populismo y un grupo de ciertas personas cuestionemos si el sistema debe mantenerse o no”.

Cabe señalar que la presente encuesta se realizó a ciudadanos costarricenses con teléfono celular, lo cual abarca aproximadamente el 97,5% de la población. Se realizó un muestreo aleatorio.

Se completaron 983 entrevistas telefónicas a personas mayores de 18 años, los días 26, 27, 28 y 29 de agosto de 2019 durante la mañana, la tarde y la noche (9:00 a 20:30). Con las entrevistas y utilizando un nivel de confianza del 95%, se estima un error muestral de ±3,1 puntos porcentuales.

 

 

ALVARADO SE DEFIENDE DE NÚMEROS

 

Carlos Alvarado, presidente de la República, salió al paso de las críticas en relación con los números de la encuesta del CIEP, donde es evidente que su imagen sigue estando por los suelos. “Mi gran preocupación es cambiar cosas y mi gran preocupación es desatar los nudos que detienen el desarrollo de este país, cueste lo que cueste. Y si tengo que generar alguna especie de rechazo en algunos sectores en algún momento, pues entiendo que es parte de mi tarea, pero yo no voy a detener mi tarea por un tema de popularidad. El cambio no es necesariamente popular. Nosotros estamos desatando nudos. Repasen lo que ha pasado en Costa Rica en el último año y tres meses y vean todas las leyes y regulaciones que han avanzado. Pendientes muchas por décadas, obviamente eso genera una reacción. El tema central es lo que va a pasar, no la popularidad”.

 

 

TICOS SOBRE LABOR DEL MANDATARIO

 

José Joaquín Jimenez

 

“Creo que está haciendo una buena labor, pero hay muchas piedras en el camino que le ponen y esto hace que no pueda avanzar, tiene que poner más mano dura para que pueda salir adelante”.

 

Jenny González

 

“Para mí es lo peor que le pasó a nuestro país en todo sentido, cada día nos lleva más a la pobreza”.

 

César Obregón

 

“Una mala labor, muy conflictiva con falta de poder en decisiones y un séquito de ministros ineficientes y bajo la tutela de la toma de decisiones delegadas en los sindicatos, los cuales son los que están tomando las decisiones por el pueblo, aunque estas no vienen siendo las más correctas”.

 

José Gomez

 

“Regular, creo que todavía no ha definido el norte, no sabemos qué rumbo lleva y dónde vamos a llegar, este barco se está hundiendo”.

 

William Rey

 

“Creo que el desempeño del presidente ha sido aceptable ya que el gobierno hace su mejor esfuerzo, ya que hay un rezago de años en temas importantes”.

 

Gerardo Pérez

 

“Muy mala porque las políticas de Carlos Alvarado no han dado en el blanco con las bases más necesitadas. El pueblo le reclama que cumpla las promesas y esto es un indicador que no quiere cumplir”.

 

Laura López

 

“Ineficiente, en vez de progresar este país cada vez va más mal, que Dios nos acompañe”.

PERIODISTA: Marco Antonio González

EMAIL: [email protected]

Jueves 12 Septiembre, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA