Lunes 24, Junio 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“Cartago es una provincia abandonada”

Luis Fernando Chacón, diputado liberacionista:

El diputado Luis Fernando Chacón conversó con Iary Gómez, gerente general de Grupo Extra, sobre los proyectos que impulsa en el Congreso

Para el diputado Luis Fernando Chacón, del Partido Liberación Nacional (PLN), la provincia de Cartago es otro sector del país que ha sido olvidado por los gobiernos de turno. 

Ingeniero de profesión y profesor de la Universidad de Costa Rica (UCR) desde hace 25 años, Chacón trabaja para impulsar desde el Congreso, proyectos que permitan mejorar la oferta económica en esta provincia, que no lo vio nacer, pero que lo acogió desde hace muchos años como uno de sus hijos.

 

¿Qué problemas enfrenta la provincia de Cartago?

-A nivel de Cartago (que es algo que también toca al resto del país) yo estoy enfocado en impulsar proyectos para la reactivación económica de la provincia y así elevar el nivel de competitividad. Y por qué esto es importante, porque hoy a más de 66 mil cartagineses nos toca viajar a San José y otras provincias más alejadas como Heredia y Alajuela para poder trabajar, eso implica no solo un problema de movilidad urbana sino también un deterioro de la calidad de vida de estos costarricenses.

¿Cómo afecta esto a los cartagos?

-Yo soy profesor de la UCR desde hace 25 años y una reciente investigación indicó que una persona de Turrialba (un caso real) que viaja todos los días a la zona económica especial de Heredia, con los promedios de vida entre 78 y 80 años, esa persona gastaría 7 años de su vida dentro de un bus. La pregunta que uno se hace es qué se podría hacer esa persona en 7 años, estudiar, trabajar o descansar, esto es impactante.

¿Qué propuestas se están impulsando?

-Tenemos una zona franca en la provincia de hace muchos años que no ha tenido el despegue que nosotros desearíamos, también una zona económica especial recién inaugurada de la cual tenemos mucha esperanza en el área de tecnologías de emergencia, la biotecnología y otras áreas que las estamos encadenando con la academia. Por ejemplo, recientemente en el plenario se logró aprobar un proyecto que reforma la ley orgánica el Colegio Universitario de Cartago (CUC), para que la parte técnica de la institución podamos encadenarla con la producción, para que el técnico que gradúe tenga ya un nicho ahí mismo en la provincia, pero además que se ofrezca la mano de obra que está pidiendo el empresariado. 

Tenemos entendido que hay otra ley sobre el Instituto Tecnológico…

-Sí, también estamos impulsando la reforma al artículo 5 de la ley orgánica del Tecnológico de Costa Rica (TEC) con la idea de que esta universidad pública pueda abrirse en el área de las alianzas público-privadas y que podamos encadenar la academia con la producción para retomar el rumbo que Costa Rica perdió hace muchos años. El problema es que el país no sabe hacia dónde va, tenemos herramientas académicas muy importantes a nivel privado y público, pero los profesionales que estamos generando no están acordes con el tiempo, con la exigencia del mundo.

¿Se perdió el rumbo?

Cartago ha sido una provincia abandonada, pero esto también le está pasando al país, que perdió su rumbo y a mí me parece que la institucionalidad del país, que era una herramienta para impulsar el desarrollo, se convirtió en un fin en sí misma. Hoy tenemos instituciones que gastan hasta un 70% de su presupuesto para sostenerse internamente, pero no respuestas para las que fueron creadas. Un ejemplo lo vemos en el ICE, que es una institución insignia para el país, la cual se creó para impulsar la electrificación y el desarrollo en todo el territorio nacional, pero hoy vemos que se perdió y se convirtió en un fin en sí mismo.

¿Quién es culpable?

-El país, cuando yo digo que se perdió debe haber un replanteamiento y no es un tema de partidos políticos, sino de un análisis de la sociedad. Nosotros tenemos un país extraordinario y deberíamos estar mucho mejor de lo que estamos, pero nos hemos cambiado el chip, por eso ese ‘pura vida’ me gusta y no me gusta, porque si nos metemos en la zona de confort es muy peligroso.

¿Qué pasa con el hospital nuevo para Cartago?

-Lo estamos empujando como diputados de la provincia, el proyecto va bien, el compromiso de la CCSS es que para el año 2022 arranca la construcción, pero todo el tema de planos y otros va caminando con procesos de licitación avanzando. Tenemos que verlo con un proyecto integral, porque de nada vale desarrollar el hospital, si seguimos en problemas con la Florencia del Castillo (ruta Cartago-San José) donde estamos muy mal. Porque bajar Ochomogo y entrar a la recta de La Lima, es como un estacionamiento público, los carros no se mueven.

¿Qué debe hacerse en esa carretera?

-A mí me tocó en 1987 asistir a la inauguración de la Florencio del Castillo siendo ejecutivo municipal (hoy lo que sería el alcalde) de la Municipalidad de La Unión, y desde entonces a esa carretera no se le ha hecho nada. Nosotros creemos que esta vía debe arreglarse y estamos también presionando. Hoy la idea es destapar la Florencio desde las Garantías Sociales, articulándola con los cambios que están en construcción hasta poder llegar al Quijongo en Cartago. En la Comisión de Infraestructura conversamos con el ministro Rodolfo Méndez Mata y logramos presionar para que se reubicaran $50 millones a partir de este año, para comenzar las obras y comenzar a resolver el nudo en la intercepción de Taras y La Lima. Eso vendría a resolver en parte la conexión con el hospital, pero falta el tema Lima-San José y Garantías Sociales. El tema de la concesión de la Florencio es una alternativa, porque el país no tiene plata para construir y no podemos engañarnos y mucho menos endeudarnos.

¿Qué debe hacer Cartago para destacar y competir?

-Nosotros creemos que Cartago no puede competir vía aeropuerto, sino que toda la provincia debe poner todos sus esfuerzos en la nueva terminal de muelles de Moín y que las empresas que estén tratando de salir, lo hagan en un tren de carga por Turrialba. Eso podría habilitar nuevamente un tren de pasajeros a Turrialba, dentro del mismo tren de carga, que podría rehabilitar toda esa zona. Cartago tiene que mostrar otras virtudes para que las empresas vengan a la provincia. Un ejemplo es bajar la electricidad y usando la mano de obra calificada que sale del TEC, del CUC, del mismo INA y del Covao.  

¿Puede ser el tren urbano una solución?

-En el caso del tren urbano, si todo sale bien en esta administración ellos (el gobierno) estarían dejando toda la gestión lista, claro sin poner un riel, para el año 2022. Si eso se hace yo los felicitaría, porque lo estarían haciendo sin egoísmo. Mucho de lo que ha matado este país es algunos políticos dicen ‘si no pongo la placa no se hace nada’. Según estudios recientes, a los ticos nos está matando la gestión. Porque un país que no construye, no avanza y los índices más importantes para lograr desarrollo pasa por la construcción de obras. Pero para hacerlo se ocupa tener un derrotero, un norte, saber hacia dónde vamos.  

¿Usted cree que el gobierno prioriza el transporte público?

-La única manera de lograr la carbono neutralidad pasa primero por resolver el problema del transporte público. El 80% de los vehículos que ingresan a la Gran Área Metropolitana, movilizan apenas al 20% de las personas. Entonces debe ser una mezcla, tren, autobuses, paradas seguras. 

¿Qué piensa de Uber?

-El mundo está tan competitivo que los monopolios no van a funcionar, porque a la final el usuario es quien manda. Yo viajo en taxi rojo, ni siquiera tengo la aplicación y cuando viajo utilizó el tiempo para conocer el criterio de los taxistas, pero también he conversado con gente que usa Uber y me dicen las ventajas especialmente de seguridad que dice no les da el servicio público. Pero también hay que decirlo, durante mucho tiempo los políticos usaron los taxis para hacer política y se repartían las placas como una gollería y hay gente que tiene hasta 8 placas. Entonces habría que pensar en un ejercicio de no cómo eliminar Uber, sino el monopolio del taxi rojo, pudiera ser ponerlos en igualdad de condiciones.

¿Entonces qué se debe hacer?

-Yo no creo mucho en la libertad de los mercados porque al final el Estado debe garantizar una tarifa adecuada al usuario, pero sí creo que debe existir una competencia equilibrada y debemos buscar un punto medio.

Usted dice que no cree en monopolios, entonces, ¿no cree en Riteve?

-Yo creo en el producto final que da Riteve, pero me parece que sí aparecen otras formas de realizar la revisión no veo como se pueda sostener. Creo que hay que verlo desde el punto de vista del usuario, es decir no verlo como una carga, sino que si tengo un carro asumirlo como una responsabilidad de tenerlo en buenas condiciones. No llevarlo a reparar para pegarle un marchamo, sino porque mi vida, la de mi familia y la de los demás está en riesgo.  

Usted también es el primer secretario del directorio legislativo, ¿qué rescata de esa labor?

-Hemos tenido que administrar recursos limitados, por eso adoptamos medidas de contención del gasto. Durante este periodo legislativo se otorgaron 42 movilidades laborales voluntarias, con lo que la institución se estaría ahorrando cerca de ¢1.200 millones. Se presupuestaron ¢330 millones para sufragar el costo de dichos movimientos, lo que redundaría en una reducción presupuestaria inmediata de ¢900 millones. 

Usted también ha criticado que otras instituciones no se socan la faja…

-No estamos viendo la misma respuesta del resto del gobierno, cuando vemos que la CCSS dice que no los afecta los cambios al empleo público aprobados en la reforma fiscal, y otras entidades que dicen que eso solo era para el gobierno central, entonces pareciera que no estamos leyendo el mismo país. Si queremos sacar el país adelante, el sacrificio debe ser de todos, porque no queremos perder el país que tenemos, muchos quieren vivir en un país de primer mundo, pero no quieren las responsabilidades que eso conlleva.

Menciona usted que cuesta mucho hacer obra en el país, ¿por qué?

-La Ley de Contratación ya demostró que no funciona, porque en este país las apelaciones son un deporte. Si se apela una carretera el pleito dura tres o cuatro años, pero quién paga el costo oportunidad, ese tiempo perdido, el pueblo. En otras partes del mundo si la empresa piensa apelar debe meter un bono de garantía en un porcentaje al monto de la contratación. Es decir, pague por el derecho al berreo y si hay una apelación que sea por algo seguro no por mero deporte.

 

 

Extradirecto

 

Asamblea Legislativa: la representación del pueblo

PLN: partido que ha generado mejores oportunidades para C.R.

Cartago: una provincia que requiere potencializarse

Competitividad: necesaria para que tener mejores condiciones para todos

Florencio del Castillo: una urgente necesidad 

Hospital: retrasado, espero que esté para el 2022

Gobierno PAC: desarticulado

PERIODISTA: Bharley Quirós Navarro

CRÉDITOS: Foto: Francisco Herrera

EMAIL: [email protected]

Lunes 15 Abril, 2019

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA