Viernes 14, Diciembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Red que ayudó a rumanas nacionalizó narcos colombianos

Poderosos traficantes se casan con jóvenes ticas

  • Alias “Chuky” y “Fer” fueron detenidos en junio del 2017 por narcotráfico teniendo ya la ciudadanía costarricense

  • Las expolíticas rumanas recibieron ayuda de una red que también colabora con el narcotráfico de Colombia

  • La Organized Crime and Corruption Reporting aseguró en julio que poderosos narcos buscan tener nacionalidad tica

Una investigación internacional liderada por Organized Crime and Corruption Reporting (OCCRP) y el colectivo de investigaciones rumano (RISE) ubica en nuestro país a una red con importantes ramificaciones que les permitió adquirir la nacionalidad a las ciudadanas rumanas detenidas el miércoles anterior en La Sabana y también les facilitó la nacionalidad costarricense a reconocidos narcotraficantes de Colombia.

Pareciera que la detención de la exministra de Turismo de Rumania, Elena Udrea, y la exfiscal de Crimen Organizado de esa nación, Alina Bica, es apenas la punta del iceberg de una red internacional que les ha permitido no solo a las rumanas detenidas por la DIS e interpol Costa Rica establecerse en nuestro país, sino a otros 5 exfuncionarios rumanos acusados de diferentes actos de corrupción en su nación.

Estos inclusive lograron registrar una sociedad anónima a su nombre, gracias a la intervención de la red liderada por un abogado costarricense.

 

RUMANAS 

 

Según la investigación de OCCRP, familiares y amigos de la exministra y la exfiscal recibieron colaboración en Costa Rica por parte de un reconocido empresario rumano radicado en territorio tico y que obtuvo la nacionalidad costarricense gracias a que contrajo matrimonio con una joven de la que se divorció 3 años después.

Bica ingresó a suelo costarricense el 19 de julio del 2017, en el momento en que hacía frente y había sido notificada por acusaciones por delitos de corrupción y abuso de autoridad, que la llevaron a descontar 6 meses de prisión por la acusación por la que se le condenó en julio anterior.

La exfiscal huyó tras ser acusada de recibir un soborno de $315 mil y por otro pago de $3,8 millones para favorecer empresarios del sector energético de Rumania, el 29 de enero no se presentó a una audiencia y escapó hacia Costa Rica.

 

SOCIEDAD

 

Bica viajó en compañía de su esposo, Mircea Octavian Bica, quien también está acusado por fraude en su país. Con el cónyugue vino Calin Silviu Pop, exfuncionario del Gobierno de Rumania, señalado por corrupción y fraude.

Según la investigación internacional, ya en suelo costarricense los extranjeros lograron constituir una sociedad anónima llamada ASP Centroamérica S.A., cuya junta directiva estaba integrada por los rumanos.

El registro de la compañía se logró hacer gracias a la ayuda de un empresario rumano, quien figura como fiscal de dicha sociedad y es identificado como Mihai Radulescu.

De acuerdo con registros actualizados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Radulescu se casó en dos ocasiones, en el 2012 y 2015, la primera esposa que tuvo fue la costarricense Josselyn Granizo García, de tan solo 18 años de edad cuando contrajo matrimonio.

Asimismo, la investigación internacional señala que Radulescu fue arrestado en Rumania en 1991 por robo de licor y en el 2008 y 2011 se le abrió una investigación por irregularidades en contratos de electricidad del gobierno que comprometieron fondos públicos de dicha nación europea.

En la sociedad costarricense constituida por los rumanos también aparecen los ciudadanos rumanos Simona Biancan, Alina Sanda Mateescu y Adrian Draghici (abogado), que fueron señalados por actos de corrupción.

Sin embargo, ASP Centroamérica S.A., no es la única que pertenece al extranjero, ya que aparecen también las empresas Inversiones Cospol de Costa Rica S.A., Alimentos Frescos ADP de Costa Rica y Alimentos Frescos de La Sabana S.A.

Estas compañías, su registro y trámite legal los efectuó un abogado costarricense, que la investigación de OCCRP identificó como Damasio Ruiz Carrión, a quien el DIARIO EXTRA trató de contactar, pero sin resultado alguno en los teléfonos que aparecen a su nombre.

Cabe resaltar que antes del 2016 no se reportó solicitud de refugio de rumanos en Costa Rica, pero en el 2018 ingresaron 5, que serían las de los expolíticos señalados.

 

NARCOS 

 

La detención de las rumanas en el sector de La Sabana podría dejar al descubierto la red que les facilitó el ingreso a territorio nacional, no solo a las rumanas, sino a importantes narcotraficantes de Colombia.

Estos en su huida de la justicia de los Estados Unidos, lograron casarse con jóvenes costarricenses bajo el mismo método, en los que se registra al mismo abogado como el artífice de los procesos legales en Costa Rica. 

Los reporteros de la organización OCCRP señalan a Ruiz Carrión como el abogado que en abril del 2012 registró el matrimonio con una costarricense del colombiano José Fernando Medina Chica, conocido en tierras cafetaleras con el alias de “Fer” o “El Cuerpo”, quien contrajo nupcias con una mujer de nombre María Monge Gamboa, hecho que le permitió tramitar su nacionalidad costarricense.

A mediados del 2017, las autoridades colombianas se percataron del ingreso de Fer a Colombia y se procedió a su arresto por contar con una orden de captura internacional emitida por un Tribunal Federal de EE.UU. del estado de Texas, donde le achacan ser el líder de un narcoestructura establecida en nuestro país, esta agrupación habría traficado toneladas de droga desde Sudamérica hacia el norte del continente.

La investigación de los organismos antinarcóticos de EE.UU. determinó que la organización narco trabajaba con otra más grande conocida como “La Empresa”, que es la que saca la droga desde el puerto colombiano de Buenaventura por medio de barcos de pesca que navegan por el Pacífico de Costa Rica.

Pero este no sería el único narco colombiano al que la red costarricense le facilitó la nacionalidad tica, ya que también un sobrino de Ruiz Carrión, al que la investigación identificó como Diego Fernando Medina Perea, y con el alias “Chuky”, consiguió naturalizarse costarricense tras casarse con una joven de nombre Johana Umaña Centeno, además tuvo tres hijas con diferentes parejas.

El informe que esta organización periodística difundió en julio anterior indica que los Estados Unidos lo señala por coordinar los envíos de cocaína desde Costa Rica y Guatemala a tierras norteamericanas. 

Tras ser acusado, los abogados defensores lo señalaron como miembro de las FARC para evitar su extradición a EE.UU. y que fuera condenado por tráfico internacional de drogas.

PERIODISTA: Gustavo Retana

EMAIL: [email protected]

Sábado 06 Octubre, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA