Domingo 18, Noviembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Aprovechemos que somos un país libre e independiente

Editorial

Entre los momentos que más enorgullecían a los papás hace algunos años destacaba cuando, el 14 y 15 de setiembre, sus hijos tenían que desfilar en los actos para conmemorar la Independencia, pues quienes participaban en esas actividades se caracterizaban por ser los mejores promedios de los centros educativos, jóvenes destacados en la sociedad, ya que tenían destrezas musicales y además vivían con fervor el patriotismo.

Desde principio de año, muchos se quemaban las pestañas para tener las mejores notas, con el fin de salir como abanderados o cadetes, porque se trataba de una enorme satisfacción. Igual pasaba con los niños y adolescentes que querían formar parte de la banda desde que entraban a clases, pero debían ponerle bonito en las calificaciones.

Para los estudiantes, representa un gran orgullo participar de todas estas actividades que nos llenan de patriotismo, prueba de ello es que, aun cuando muchos centros educativos están en huelga, dichos alumnos de manera puntual se han presentado a ensayar, pues piensan dar lo mejor de sí mismos este 15 de setiembre. 

Lo anterior porque, como país, no podemos permitir que las fiestas patrias se vean afectadas, es momento de que nos dispongamos a participar de los desfiles, pues nos corresponde celebrar 197 años de vida independiente. 

También existe otro grupo numeroso de estudiantes a quienes casi es necesario rogarles para que desfilen, porque todo lo ven como una gran “polada”, en lugar de sentir orgullo de vivir las celebraciones. 

Los desfiles, de unos años para acá, han variado bastante. La música no es tan patriótica como antes y los trajes que mandan a hacer muchos centros educativos no tienen mucho que ver con nuestra cultura, las faldas se confeccionan más cortas de lo debido y además las bandas portan accesorios propios de otros países.

Este tipo de atuendo conlleva a que algunos hombres les falten el respeto a las estudiantes. Y no es que tengan el derecho porque se vistan de esa forma, pero a eso se exponen cuando usan ropa con la cual literalmente se les ven los calzones. 

En otras palabras, los propios profesores incentivan a que los jóvenes no se aprendan las tonadas que nos representan como país, aquellas que tienen hasta más de 200 años de integrar nuestra identidad, pues posiblemente estas no jalan gente, como sí lo hace la música del momento. 

Tampoco podemos obviar que la educación y el patriotismo provienen de los hogares. Antes, las casas desde el primer día de setiembre estaban adornadas con sus banderitas en las ventanas o puertas, así como con guirnaldas en las paredes. En la actualidad, parece como si no pasara nada, ya la gente ni se acuerda. 

El problema comienza cuando los niños y jóvenes ven que muchos padres buscan cómo capearse ir a los desfiles, ya sea el de faroles o el de la Independencia; pero, eso sí, disfrutan el feriado.

Esperemos que el millón de estudiantes que se preparan para los desfiles participen con todo el fervor para celebrar 197 años de vida independiente, ya casi estamos a punto de festejar el bicentenario, así que cuanto más se acerque el tiempo, más debemos sentirnos orgullosos. 

Pero ojalá también los estudiantes que, por una u otra razón no desfilen de manera oficial con sus centros educativos, vivan con fervor en sus comunidades estos 197 años de vida independiente. Aprendamos a valorar el país donde habitamos, que a pesar de las peripecias económicas que todos pasamos, no vivimos en guerra y nada ni nadie nos impide manifestarnos. 

Celebremos a la Patria con más que banderas en las ventanas y cánticos, démosle el honor que merece. Hagamos valer la libertad, la soberanía y la paz. Salgamos erguidos, con la frente en alto, sacando pecho y vistamos de gala a la tierra fértil que nos vio nacer. 

Somos reconocidos en el mundo por una cultura y paz inigualables, conmemoramos días de gloria y bienaventuranza increíbles, por eso cada uno de nosotros debe sentirse satisfecho de haber nacido en este país que, a pesar de las múltiples dificultades que tiene, es ejemplo para muchos otros en el mundo.

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 14 Septiembre, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA