Jueves 24, Mayo 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Solo se necesitan segundos para una desgracia

Editorial

Quienes son padres o se encargan de los más pequeños del hogar han visto en los medios de comunicación, durante los últimos días, varias noticias que los tienen con el corazón hecho pedazos.

Este tipo de acontecimientos, más que ponernos los pelos de punta, deben alertarnos, pues con el trajín diario hay muchas cosas que hacemos como en automático, por ejemplo, el cuido de los niños.

Muchas veces el estrés, las ocupaciones y hasta la dependencia de los dispositivos electrónicos hacen que pasemos situaciones por alto, entre ellas estar en todas con los temas de nuestros retoños. 

Las distracciones se apoderan de nosotros y no nos damos cuenta de si nos rodea gente extraña o con malas intenciones o, peor aún, si hemos dejado cosas al alcance de nuestros niños que impliquen un serio peligro para ellos.

Resulta normal que los padres de familia estemos preocupados, pues en menos de 48 horas se produjo la alerta de que una aparente banda de filipinos quiso robarse a varios niños, sin embargo, las autoridades en todas las ocasiones han desmentido y dejan a los sospechosos en libertad.

Sin lugar a dudas esta noticia tiene a todo mundo con los nervios bastante alterados, pues nadie quiere pasar por el terrible momento de ver que se robaron a su hijo o al niño que tienen a cargo.

Este tipo de situaciones con dichos sujetos de origen oriental causa incertidumbre a todas las familias, pues es muy extraño que se haya dado varios incidentes en que precisamente el factor común consista en la nacionalidad de los actores implicados. 

Lo anterior debe provocar que los ciudadanos nos mantengamos alertas, que no dejemos que nuestros hijos salgan solos ni siquiera al portón de la casa, porque en un segundo se los pueden robar, menos se puede quitarles el ojo cuando vamos a sitios concurridos, adonde podrían desaparecer, pero sobre todo no se debe confiar lo más preciado que tenemos a cualquiera. 

A esta terrible noticia se puede sumar la muerte del pequeñito de cinco años que falleció luego de ingerir un herbicida, pues llegó con mucha sed a su casa y lastimosamente lo que encontró a mano para beber fue este líquido que le arrebató la vida.

Aunque pareciera ilógica la acción, porque posiblemente dicho químico tenga un olor particular, para este pequeño no fue así, pues, a corta edad, los seres humanos muchas veces no miden los peligros.

Sin lugar a dudas este tipo de percances comprenden un llamado para que dentro de los hogares no haya sustancias peligrosas, mucho menos en envases o artefactos que puedan confundirse con artículos de uso común. 

En este tipo de casos, los “hubiera” de nada sirven, porque lastimosamente no devolverán la vida al menor. Aunque esta familia tiene el corazón partido en mil pedazos, esperamos que se genere conciencia en otros padres.

Tampoco podemos obviar el incidente presentado en la provincia de Cartago, donde un niño trató de cortarse las venas. Independientemente de los motivos que haya tenido el hecho en que hay implicados menores, corresponde investigar.

Al parecer todo se dio por un pleito de compañeros, como uno salió lastimado, ante el escenario y posiblemente del susto de que el golpe hubiera sido mortal, el otro niño quiso quitarse la vida.

Sin embargo, como padres debemos empoderar a nuestros hijos para que sepan cómo actuar ante diferentes circunstancias.

Para los adultos, estos casos constituyen un llamado a Tierra, para que la gente se preocupe más por los niños y todo lo que sucede a su alrededor. No podemos ignorar ningún detalle de lo que les pasa, pues claramente nuestra atención puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Asumamos que, para que ocurra una desgracia, solamente se ocupan unos segundos; perder a nuestros hijos y llorarlos toda la vida por un descuido es un abrir y cerrar de ojos. 

Brindemos importancia a lo que realmente lo merece, es momento de que dejemos el estrés, el trabajo y los dispositivos electrónicos de lado, con el fin de dedicar valioso tiempo y atención a nuestros hijos, para luego no arrepentirnos ni quejarnos porque nos agarró muy tarde.

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 16 Mayo, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA