Domingo 20, Mayo 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“Me paseo por Presidencia las veces que yo quiera”

Juan Carlos Bolaños, importador de cemento:

  • El empresario confía en salir libre tras la audiencia de apelación de medidas cautelares que se llevaría a cabo a finales de esta semana.

  • Bolaños en todo momento se mostró anuente a enseñar pruebas de lo que dice e insiste que es su competencia cementera y un show político los que lo tienen en prisión.

  • ”Posiblemente me muera de viejo y nadie se va atrever a meterse en el negocio del cemento”

  • ”Yo le pedí a la Fiscalía que investigara las irregularidades por parte del gobierno y al final el que terminó en la cárcel fui yo”

II PARTE

 

Una guerra directa con Holcim y el presunto tráfico de influencias que tocó diputados y funcionarios del gobierno, fue parte de lo que habló Juan Carlos Bolaños, importador de cemento chino, con DIARIO EXTRA.

A continuación, la segunda parte de la entrevista realizada en prisión por un equipo del Periódico de más Venta en Costa Rica, donde desarrolla ampliamente respuestas sobre estos y otros temas.

Usted aduce que la empresa Holcim está detrás de todo lo que pasó con el Cementazo y su detención. ¿Cómo explica eso?

-Tengo en mi poder un documento en el que un montón de testigos aseguran que Holcim tenía contratado un montón de motociclistas en frente de nuestras oficinas para romper nuestros sacos de cemento, ver cuántos sacos vendíamos, hablar con nuestros clientes. Les decían que si nos compraban nuestro cemento después ellos les venderían más caro, ahí está en declaraciones, eso está proceso judicial hace tiempo y no ha pasado en nada. Todo mundo fue a denunciar, llegaron los choferes, ellos se agarraban con los motociclistas y al final nada pasó. 

¿Qué tanto conocía la gente de Holcim de su negocio?

-Sabían donde despachábamos el cemento, conocían los clientes a quienes les vendíamos, mandaban los vendedores a esos lugares 24 horas después adonde nosotros entregábamos la carreta, tenían al abogado de Holcim en la junta directiva del BCR, tenían al encargado de normativa de cemento presidiendo el nuevo reglamento técnico en el cual me acusan a mí de tráfico de influencias, cuál tráfico de influencias si el encargado es un empleado de Holcim.

¿Cómo define entonces ese tráfico de influencias del que dicen usted es el artífice?

-Es una articulación muy bien hecha, donde la ciencia es ocasionarle la mayor cantidad de problemas posibles a este señor JCB para que no pueda operar, y eso no es normal. Por ejemplo, está el caso de Benito Coghi de Aduanas, ustedes creen que solo a Sinocem le habilitaron la zona primaria, pues no, hay muchas otras que tienen esa habilitación y yo le tengo documentado para el proceso, pero por respeto no las voy a mencionar, eso Aduana lo sabe porque no tienen capacidad de almacenamiento para esas cosas, pero no es irregular y no es tráfico de influencias

¿Entonces todas las reuniones o encuentros con funcionarios públicos qué eran?

-Yo nunca pedí favores de nada, yo le exigí a cada funcionario público que hiciera su trabajo, formalmente le mandé notas a cada una de esas personas, es su trabajo, para eso el Estado les paga para atender a los costarricense y cada una de sus consultas. Cuando Welmer Ramos (exministro de Economía) me firmó a mí la prohibición de desembarque de las primeras 7.000 toneladas métricas de cemento que traíamos, le dije: entonces dígame usted entonces cuál marca de cemento le pongo en el dique de Nosara. Le dije firmemente marca y me da copia del expediente de verificación, pero él no pudo hacerlo, no pudo firmarlo, pero como yo fui a hacer eso, entonces dicen que es tráfico de influencias, y no ven la realidad que este duopolio andaba vendiéndole talco o lo que fuese durante 10 años sin estudio de verificación, no hay expedientes que digan que ese producto estaba verificado por el MEIC. Pero ahora que yo traigo un producto barato, un saco de cemento de ¢4 mil, que le beneficia a la gente en que el costo de su casa baje de ¢13 millones a ¢9 millones porque hasta la pintura está hecha con cemento, entonces resulta que tienen que hacer un nuevo reglamento donde se exija cromo 6, proceso de verificación, otro procedimiento que obliga a certificación en un laboratorio de Estados Unidos, eso no es normal.

¿Usted denunció esas supuestas irregularidades?

-Antes de estar preso, en octubre, le pedí a la Fiscalía que investigara esas irregularidades, por esas movidas para meter producto importado, pero al final meten a prisión al empresario que quiere traer un producto barato y que nunca he dicho que no voy a pagar.

Pero se dice que usted motivó muchas movidas y hasta cambios de reglamentos…

-Explíquenme ustedes el tráfico de influencias porque todavía no comprendo en qué me han ayudado. ¿En la habilitación de una zona primaria en aduana? Les dije que no voy a dañar terceras personas para sacar que mi trámite es normal, no fuimos la primera empresa con esa habilitación, el tema del reglamento técnico de los 45 días está claro que eso no es un cambio motivado por Juan Carlos Bolaños, yo le di a la Fiscalía la página web de Holcim Costa Rica, fui al MEIC y les dije que en ambos había confusión y les pedí que me dijeran como iban a resolver, yo no veo tráfico de influencias. En el nuevo reglamento técnico qué injerencia tengo si más bien lo preside un miembro de Holcim Costa Rica que pone reglas extra y violentan cualquier debido proceso o cualquier importación correcta, entró a regir a partir de julio 2016 y entrabó mucho nuestra operación.

Se registraron muchas visitas suyas a Casa Presidencial y oficinas de funcionarios públicas. ¿Allí no se manejaron las cosas con algún ilícito?

-No hay ningún tráfico de influencias, ningún costarricense tiene impedimento para entrar a Casa Presidencial o Asamblea Legislativa, yo no pedí autorización de nada, lo único que pedí fue que hiciera su trabajo por el que les pagan. En cada visita dejé una nota donde se evidencia lo que les pedí, a algunos no les gustaba y les mandaba otra nota hasta que respondieran, eso no se llama tráfico de influencias, es exigirles a los funcionarios que hagan su trabajo. Mucha gente no tiene conocimiento que esa es un área pública, yo puedo pasearme por ahí las veces que quiera. Cuando no me atendían iba con abogados y levantaba un acta notarial y así me atendían, no hubo ningún trato diferente, si usted manda notas se las responden.

Se habló mucho de los viajes del helicóptero…

-Ustedes me pueden creer que nosotros fuimos a la audiencia de medidas el 4 de noviembre y la Fiscalía asegura que soy dueño de un helicóptero y un avión. El helicóptero no es de mi propiedad y presenté ante el juzgado muy claro, resulta que ahora en la última sentencia dice la Fiscalía textualmente: “En el caso del señor Juan Carlos tiene acceso a contactos con aeronaves, aunque la misma no le pertenezca, su comportamiento en el proceso es de no enfrentar a las autoridades”. La aeronave nunca fue mía y como dicen que no quería enfrentar el proceso cuando me apersoné a la Fiscalía con 12 cajas de documentos que no me quisieron recibir. Dicen que moví $8 millones, lo cual no está documentado en el expediente. Hablan de una libreta que no existe, no han querido aportarla, nadie la enseña, entonces ¿es real eso?

De salir libre tras la audiencia de apelación de medidas, ¿qué es lo primero que haría?

-Si Dios me da la libertad y los jueces actúan con valentía y correctamente, lo primero que hago es ir a ver a mi familia y al otro día tratar de arreglar las cosas, quiero hacer una reunión con todos los exempleados, quiero levantar una lista de todos los afectados por este proceso, para que ellos se apersonen con nosotros para las demandas futuras, no al banco porque con ellos quiero arreglar, si no con las otras instituciones.

¿Entonces retomaría el negocio del cemento?

-Sí claro, el cemento tiene una altísima rentabilidad y hay muchísima demanda, Costa Rica no va a tener un correcto desarrollo si no se bajan los precios que inciden directamente en la construcción. Todo en general se basa en eso, el desarrollo, la actividad económica y la cantidad de millones que consume el cemento y otros productos sobrevalorados acá, mucho es la esencia de que podamos desarrollar correctamente el país. Por eso por supuesto que volvería a vender cemento, conozco muy bien el mercado, tengo los proveedores y el negocio aun cuando venda el saco en ¢4 mil es hiper rentable. Desde que estoy preso el precio del cemento hasta está más caro. Después de mí quién cree usted que va tocar el cemento en Costa Rica, posiblemente me muera de viejo y nadie se va atrever a meterse en ese negocio.

¿Con todo lo que ha pasado no cree que se encontrará con un ambiente difícil?

-El panorama es complicado, pero no irrealizable, es cuestión de hablar con cada una de las personas, acreedores, motivar personas que estuvieron en el grupo para reincorporarlos a la operación y vender un producto de calidad a buen precio. El cemento no hay que salir a venderlo, la gente viene a comprarlo, la gente busca como economizar en todos los sentidos.

¿Adónde fue a dar todo el cemento que trajo y el que venía de camino?

-En aduanas, en bodegas, en el barco, ese se fue Panamá, pero no permitieron bajarlo por todo el tema mediático por ser un país vecino y la naviera siguió su ruta a Perú donde se desechó, no se si hay forma de recuperarlo, también hay mucho cemento en el muelle de Caldera.

¿Sigue en problemas con sus cuentas bancarias? ¿Están congeladas?

-Estamos tratando de solucionarlo.

¿Y los problemas en sus empresas?

-Estando aquí hay una limitación de comunicación, sí entiendo que hay despidos, pero la intención es ordenar y salir lo antes posible para velar porque eso se ponga en orden.

 

PERSONAJES INVOLUCRADOS

 

¿Qué nos puede explicar del viaje a Panamá con Celso Gamboa y los problemas que este ha traído?

-Con respecto a los viajes donde se habla de mí es un tema muy propio, el señor tiene sus problemas y sus procesos, yo fui a declarar correctamente ante el procedimiento disciplinario e iré a declarar ante la autoridad que lo requiera, por lo que considero que cualquier asunto que tenga que ver con los procesos de él y su situación debería responderlos el señor, si son proceso respecto a mis asuntos personales las puertas están abiertas para responder.

¿El asiático que estuvo con usted Dai Wuping es parte de la operación? ¿Ha estado en Costa Rica?

-El señor no es mi socio como han querido dar a entender, era uno de mis proveedores, ha venido dos veces a Centroamérica y queremos aportar su declaración como parte de la prueba que se va adjuntar, él está en la mayor disposición de dejar claras las cosas.

¿Usted es amigo de Mario Barrenechea o tienen una relación cercana de años?

-La gente miente mucho, con qué motivo no lo sé, no tenía ninguna relación con el señor, lo respeto como banquero y como persona mayor que es, pero es un funcionario como cualquier otro que estaba en el banco.

¿Después del crédito hubo alguna relación de cercanía?

-Le mandé siete notas a diversos funcionarios en la estructuración del crédito cuando estaba Mario Barrenechea, las notas no iban dirigidas a él sino a su equipo, si yo tuviera esa cercana relación o comunicación que dicen, me hubiera enterado que me cambiaron las reglas del juego del contrato y tenía dos horas para firmarlo. No recuerdo ninguna reunión con ese señor.

Un polémico audio que circuló donde se le escucha hablando de la violación a su secreto bancario se tomó como punto de partida para decir que usted tenía una trama con el objetivo de traerse al suelo el pago de su crédito. ¿Es eso real?

-Se presentó a la Fiscalía tres peritajes privados que se deben analizar con un perito de Medicatura Forense, eso está por resolverse, no pueden pasar a tomar un audio como prueba hasta que no se resuelva el debido proceso, no sé porque no se conoce una resolución. Eso se tergiversó, si ustedes lo escuchan no tiene lógica la secuencia de la conversación. En el audio el señor Guillermo Quesada me dice que si yo lo puedo ayudar con Mario Barrenechea y dejo claro que yo no tengo ninguna relación con don Mario. En esa reunión se habla solo de la violación de mi secreto bancario y quién lo hizo, no se tocó el tema del crédito, ellos tenían que hacerse responsables por eso.

¿Por qué insiste en que es un preso político?

-Un costarricense que tiene trabajando a una Comisión Legislativa, para mi criterio de incompetentes, que hacen específicamente ver un tema que no necesariamente la resolución tenía un beneficio para el pueblo, sino que tenía un objetivo claro, dañar a un empresario, el rol de todas las conversaciones era Juan Carlos Bolaños, no puedo tener otro adjetivo que preso político.  

¿A quién ve de presidente?

-No he pensado ni he analizado a ninguno, de hecho, con la integración de la Comisión Especial en la Asamblea Legislativa, la motivación personal por la política y por los candidatos que existían era tanta que no tenía interés alguno de analizar quién le conviene más al país. Es absurdo que la Asamblea y que lo permitan sus jefes, que se haya convertido en un kínder, donde están sedientos de poder y sedientos de afectación a terceras personas sin trabajar ni investigar. Hay un interés claro en solo dañar al partido contrario, se levantan pensando en eso y se acuestan con eso.

 

SU VIDA EN EL NUEVO CENTRO PENAL

 

“Me levanto temprano, apenas sale el sol me baño, me alisto, salgo a caminar un rato para fortalecer el músculo de la pierna que me operaron, para tenerlo fortalecido para las futuras intervenciones quirúrgicas.

Tengo compañeros muy tranquilos, educados, aquí la gente no fuma, eso me encanta, porque en los otros penales donde estaba era un fumador pasivo en cualquier lugar que estuviera. 

Aquí la gente es religiosa, respetuosa, cero vicios, no pelean, el único problema es la necesidad que tengo de atenciones personales, pero creo que es el mejor centro que hay en el país.

La comida me la traen todos los días de afuera, entonces es como comer en casa.

Aquí no hay verjas, la seguridad es diferente, es un centro más tranquilo”.

PERIODISTA: Carlos Castro Gamboa

CRÉDITOS: Fotos: Francisco Herrera

EMAIL: [email protected]

Martes 13 Febrero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA