Domingo 19, Agosto 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

El idioma

José Calvo

Gabriel García Márquez provocó la ira de un Congreso de la lengua en Querétaro al proponer la simplificación de la ortografía española mediante algunos cambios menores que habrían dejado sin empleo a la catizumba e filólogos que allí asistían. Yo ya lo admiraba por Cien Años de Soledad, pero lo admiré más por esa propuesta; aunque desde que disponemos del ordenador, ya cualquiera puede escribir, que es al fin y al cabo el propósito de los filólogos.

Supóngase que solo podemos quitar la “v” que suena igual a la “b”. La ortografía de los muchachos, y algunos viejos, mejoraría un 10%.

Si pudiéramos quitar a la “c” donde tiene el sonido de la “s” (en toda Latinoamérica) mejoraríamos un montón. Le podríamos dar su casa a la “ch”, que no la tiene. Y los penitentes de la “c” se pueden refugiar en la casa de la “q”, donde sobra espacio. Además de que conseguiríamos la verdadera independencia de España, pues son generalmente españoles (y gente en lo demás muy ignorante) quienes nos corrigen: mejoraríamos la ortografía entonces en un 20%. El inglés y el francés son casos perdidos (Bermard Shaw, prólogo Pygmalion).

La “z” se iría para el carajo, pues la gran mayoría no la usamos, y eso le daría realce a la “s” cuyos pronunciantes se verían discriminados por el esnobismo. 

 

Sin embargo, una vez que hemos empezado, no habrá forma de parar. Podemos continuar con la “j”; allí donde tiene el mismo sonido que la “g”, que es casi siempre, y mejorar la ortografía en un 30%. Dejaríamos de escribir “gente”, y pondríamos jente. Auge, y pondríamos añadir. Gerentear - pondríamos jerentear (en la época de la Administración de Empresas, ¡y gerentear está incorrecto también!, según mi ordenador). Ya llevamos un 40% de mejora, que no es nada despreciable!

Pero para esto se necesita una tonelada de guebos. ¿O he escrito jebos? ¿Cómo le parecería a don Otto que escribiéramos Gebara? Pues así es como se debería escribir si tuviéramos un lenguaje fonético como pretendemos: hay que empezar por los menos populares. Pero dese cuenta de que ya hemos mejorado la ortografía en un 50%!. Hay que empezar por hacer los ordenadores también para Costa Rica en vez de solo para España. ¡La independencia algún día!

 

Se me ocurre que podríamos eliminar las tildes; en el inglés no las tienen, y no las necesitan. La tilde puede ser el comienzo de la intromisión de los filólogos, DIC-TAN- DO.

Es el pulimento del uso el que da “brillo y esplendor”.

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 13 Febrero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA