Miércoles 21, Febrero 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Histerismo en las redes sociales: Un poco más de seriedad

Arturo Gudiño*

Un poco más de seriedad, por favor. Desde la noche del domingo 4 de febrero la histeria se apoderó de las redes sociales, y en nombre del “amor” y la “tolerancia” se llama a despedazar al adversario, porque la patria está en peligro o porque nos quieren quitar a Dios.

De un lado se presenta al candidato evangélico Fabricio Alvarado como el hombre que, de llegar a ganar las elecciones, va a instaurar un régimen fundamentalista al mejor estilo de Oriente Medio. Todos tendremos que asistir al culto los domingos y el diezmo será deducido directamente de las planillas y los niños obligados a hablar en lenguas.

Será suprimida la venta del condón y ninguna mujer, sea adolescente o adulta, podrá tomar de la mano a su novio, ni mantener relaciones sexuales, sino hasta que consume el matrimonio, de lo contrario será lapidada.

El triunfo del pastor evangélico nos retrotraería a la era de las catacumbas. Además, nos pintan la situación como si Fabricio Alvarado fuera el mismo William Walker, quien junto a sus huestes filibusteras estuviera a las puertas de la ciudad, listos para pisotear la soberanía.

Algunas mentes que siempre se habían mantenido ecuánimes claman desde sus perfiles de Facebook por el lanzamiento de una Campaña Nacional para derrotar al enemigo que amenaza con triturar todos los avances democráticos y los derechos fundamentales.

Además, equiparan al candidato del Partido Acción Ciudadana, Carlos Alvarado, con una especie de Juanito Mora que impedirá el triunfo del enemigo. Me parece casi escuchar el llamado de: “Costarricenses, a las armas…”. Esos mismos convocan a los ciudadanos a sacar el Juan Santamaría que lleva todo costarricense en su ADN para quemar el mesón evangélico.

También se descalifica al adversario porque no sacó su título universitario, como si ello lo hiciera un ciudadano de segunda o tercera clase, ofendiendo y denigrando además a los costarricenses de baja escolaridad, que le votaron mayoritariamente en la primera vuelta y no por “ignorantes”, pobres y analfabetos, sino quizás cansados de que los políticos desde hace más de 50 años no hayan sido capaces de llevar un poco de desarrollo, empleo y salud a sus empobrecidas comunidades.

Del otro lado, la situación no es mejor. El histerismo también campea. Desde el sector más fanático de Fabricio Alvarado se pinta a Carlos Alvarado como la encarnación del propio Maligno, el tentador, que bajará en un carro de fuego, con un ejército de degenerados, en su mayoría gays, lesbianas y trans.

Vendrán armados con satánicas guías sexuales que serán obligatorias en los colegios para confundir a los jóvenes estudiantes y lanzarlos al mundo de la sodomía. Con su Estado laico prohibirá la romería, cerrará iglesias y encarcelará a todo aquel que ande en sotana o que tenga en la puerta de su casa el símbolo secreto del pez. Nada peor podría pasar. Además, continuará profundizando la revolución (?) ciudadana.

Y en medio de esos sectores histéricos se encuentra la mayoría de ciudadanos, a los que el miedo los tiene atenazados al observar el desborde de locura y fanatismo que se apoderó de las redes.

Son los ciudadanos que claman por un poco de cordura, que no comparten la actitud de enfrentamiento, descalificación y odio que hoy prima. Son los ciudadanos que, lejos de montarse en el tren de la intolerancia y la histeria, lo que desean es escuchar soluciones a los graves problemas que afronta el país: el desempleo, el deterioro del régimen de salud, la falta de empleo, la inseguridad, el record de asesinatos, los robos y los maltrechos centros educativos de la Costa Rica profunda.

Yo me sumo a ellos, y me da pena ver que unos hablan de un nuevo Juanito Mora y miles de Santamarías. Una verdadera ofensa a la memoria y estatura de nuestros héroes nacionales. Otros hablan del peligro de que se instaure el reino de Satanás y que los cristianos sean echados a los leones.

Un poco más de seriedad, señoras y señores. Ni una ni otra cosa pasará. Se trata de una simple elección del siglo XXI, donde cada quien cosechará lo que sembró.

 

*Periodista

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 13 Febrero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA