Martes 17, Julio 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

¿Dolores en los pies? ¡Ponga mucha atención!

Conozca algunos de los motivos más comunes

El dolor en las articulaciones de los cuatro dedos más pequeños del pie resulta un problema muy común cuya causa más frecuente consiste en el mal alineamiento de las superficies articulares, que puede ser consecuencia de un pie poco o muy arqueado, lo cual genera que los dedos permanezcan doblados.

La fricción constante del calzado contra los dedos curvos produce un engrosamiento de la piel sobre la articulación, formándose un callo. El tratamiento consiste en aliviar la presión causada. Puede ser útil un calzado más hondo o un calzado con almohadillas; también puede estar indicada la cirugía para enderezar los dedos y quitar el callo

 

LA ARTROSIS DEL DEDO GORDO DEL PIE

 

Extremadamente frecuente, puede ser consecuencia de diversas posiciones al estar de pie y al caminar, incluso la tendencia a rotar el pie hacia dentro al momento de desplazarse. En ocasiones, una lesión en el dedo gordo puede también causar artrosis con dolor. El dolor articular en el dedo gordo empeora casi siempre por el uso de calzado. Más tarde, la persona puede sentirse incapaz de doblar este dedo mientras camina. No se nota una sensación de calor al tacto en la zona dolorosa.

El principio fundamental del tratamiento es el uso de un calzado con dispositivos que corrijan el movimiento impropio del pie y alivien la presión en las articulaciones afectadas. Un dolor de reciente aparición en el dedo gordo del pie puede aliviarse mediante la tracción del dedo y algunos ejercicios que muevan y extiendan la articulación. Las inyecciones con un anestésico local pueden aliviar el dolor y disminuir el espasmo muscular, de modo que la articulación pueda moverse más fácilmente. Puede también inyectarse un corticosteroide para disminuir la inflamación. Si estos tratamientos no dan un buen resultado, es posible que se necesite una intervención quirúrgica.

 

UÑA DEL PIE ENCARNADA

 

Una uña del pie encarnada es una afección por la que los bordes de la uña crecen dentro de la piel que la rodea.

La uña encarnada puede producirse cuando una uña del pie deformada crece impropiamente dentro de la piel, o cuando la piel que circunda la uña se desarrolla anormalmente rápido y cubre parte de la uña. Usar un calzado estrecho e inadecuado, y recortar la uña en curva con bordes cortos, en vez de hacerlo de un modo más bien recto, pueden causar una uña encarnada o propiciar que esta empeore.

Las uñas encarnadas pueden no producir síntomas al inicio, pero finalmente duelen, especialmente cuando se presiona la zona que está dentro de la carne. Dicha área está generalmente enrojecida, puede ponerse caliente y, si el tratamiento no es adecuado, es propensa a la infección. Si se infecta, la zona se vuelve dolorosa, enrojecida e hinchada, y pueden desarrolla tumefacciones con pus.

Las uñas levemente encarnadas pueden recortarse, el borde libre se levanta con suavidad y se coloca un algodón esterilizado debajo de la uña hasta que la hinchazón desaparece. Si la uña encarnada requiere atención médica, el médico generalmente adormece la zona con un anestésico local, luego corta y extrae la sección encarnada de la uña. La inflamación puede entonces disminuir y la uña encarnada, habitualmente, no recurre.

ONICOMICOSIS

 

La onicomicosis es una infección de las uñas por hongos. El hongo puede contagiarse cuando se camina descalzo en lugares públicos o, con más frecuencia, es parte de la infección del pie de atleta. 

Las infecciones leves pueden producir pocos o ningún síntoma; en muchas infecciones graves, las uñas se vuelven blancuzcas, gruesas y se despegan de la base. Habitualmente, se acumulan detritos de la uña infectada bajo el borde libre.

El médico, por lo general, confirma el diagnóstico tras el examen al microscopio de una muestra del detrito de la uña y del cultivo correspondiente, que determinan cuál es el hongo que causa la infección.

Las infecciones por hongos son difíciles de curar, por lo que el tratamiento está en función de la gravedad o molestia de los síntomas. 

Se debe procurar que las uñas estén bien recortadas para minimizar las molestias. Los fármacos contra los hongos, administrados por vía oral, pueden mejorar el proceso y, a veces, curarlo por completo. Con frecuencia, la infección reaparece cuando se interrumpen los fármacos.

En general, no resulta eficaz tratar la uña infectada únicamente con la aplicación directa de antimicóticos, excepto en el caso de una infección superficial por hongos.

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 28 Noviembre, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA