Miércoles 22, Noviembre 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

“Sacarse la viuda” y varracos: absurdos lingüísticos en diccionario de costarriqueñismos

Rigoberto Guadamuz Monge*

¡Qué fácil que es criticar! Pero soy consciente de que, para poder confrontar, opugnar, es necesario tener bases sólidas. Por esta y otras razones, hoy me ocuparé del diccionario que (yo) califico como el “oficial” (así, entrecomillado). Y lo señalo como “oficial” porque está hecho por un estimable doctor en Filología y ahora miembro de nuestra invisible Academia Costarricense, amén de ser el libro del que ha tomado como fuente la Academia Española de la Lengua para incluir muchos de nuestros costarriqueñismos para, así, ilustrar o desilustrar y comunicarlos al mundo.

Mucha de la que consideramos como el habla vernácula, es decir, de la casa, doméstica, de nuestro propio país, del habla popular, está compuesta por americanismos; son también vocablos de otros pueblos. 

En el Diccionario de la Lengua Española, siglado DRAE, aparecen muchas de las palabras que recopiló el profesional en Filología y algunas están equivocadas de cabo a rabo. Y eso se ha dado porque en España se les ha ocurrido cambiar el significado que anotó el autor del diccionario de costarriqueñismos. Y hago la aclaración de que muchos errores del DRAE con respecto a nuestro modo tan particular de hablar no son culpa del autor del diccionario, hoy criticado. Son siembra y cosecha de la venerable Academia Española de la Lengua (frase lapidaria de mi autoría).

Si bien nuestro compatriota se ha ocupado en gran parte de la Gramática, a los autores del DRAE poco les ha importado. No cuenta para nada si los verbos son transitivos o intransitivos, género, etc., y es tanta la incuria (negligencia, poco cuidado) de los señores y señoras de allá, de la España, que hasta se han inventado que aquí denominamos como “gasolinería” al lugar donde expenden y almacenan combustibles para los vehículos: nuestra bomba o gasolinera. Pero parece o pareciera ser que en muchos de mis comentarios científicos tengo entre ojos a la pobrecita Academia Española de la Lengua, tal y como molesta a una estimable josefina, de nacionalidad española y filóloga, exprofesora de la UCR, quien cree no tengo razón en algunas o muchas de mis críticas. El problema que ella tiene es que nunca aprendió a contradecir científicamente y con etimología, y es de suponer que sus alumnos (ellas y ellos) creen que lo que indican en el DRAE y ella, como profesora, es “santa palabra”.

Después de haberme “jartado” o despellejado (criticado acremente) a la pobre Academia de España, entro a “leñatear” (censurar, criticar) al tal diccionario “oficial” de costarriqueñismos, de autor ya citado líneas arriba. En Costa Rica, es bien conocido esto de “sacarse la viuda”. 

Así definimos al dolor intensísimo que se siente al recibir un golpe en la zona del codo, esa parte posterior del brazo. Aunque el diccionario que me ocupa no incluye esta expresión o frase, “sacarse la viuda”, es lo mismo que en España se conoce como: “Dolor de viuda o de viudo”. El DRAE circunscribe al dolor intenso y pasajero que se siente en una zona del cuerpo desprovista de músculos protectores.

En el diccionario “oficial” de costarriqueñismos, el autor confunde la ubicación corporal de donde se origina el intenso dolor de la “viuda” y erradamente lo ubica en el lugar contrario, así: Parte del brazo opuesta al codo”. En correcto español, manejamos un término médico para definir lo que entiende mal el lexicógrafo: sangradura. El propio DRAE lo comunica así: Parte hundida del brazo opuesta al codo. Como pueden notar los lectores, nuestra “viuda” y, consecuentemente, “sacarse la viuda” (que como señalé antes, no cita el autor), no corresponden a la misma parte del brazo que entiende mal el profesor universitario.

¿Y lo de los varracos? El autor del diccionario plasma su opinión de que se les dice así (creo que hasta es ofensivo) a los habitantes de Barva de Heredia. Eso no es cierto. Todos sabemos qué cosa es un varraco o verraco, palabra esta de uso internacional: cerdo padre. Es decir, el cerdo que no ha sido castrado o capado y se emplea para preñar cerdas.

Según se cuenta, tiempo ha, en San Rafael de Heredia que se construyó una ermita o una iglesia; no lo recuerdo muy bien. Pero el cura o alguien por ahí, dispuso colocar el campanario en la parte posterior de la construcción y no en la parte frontal. Fue así como la gente, en una especie de comparación de los testículos del cerdo padrote (demasiado expuestos o visibles en la parte trasera del animal), empezó a llamar a los residentes de San Rafael de Heredia (por cierto, lugar muy cercano a Barva) como varracos. 

Antes de ponerme a escribir este comentario, conversé con el profesor universitario en mis años mozos, don Manuel Argüello, residente allá, en Heredia, y concuerda conmigo en que no tiene razón el autor del diccionario de costarriqueñismos para lo que entiende de los “verracos”. Y el diccionario analizado contiene o tiene otros errores de bulto, que espero poder exponer en próximos comentarios.

 

*Etimólogo y lexicógrafo con énfasis en Lógica Lingüística

[email protected]

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 19 Mayo, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA