Domingo 18, Noviembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

CNFL investiga más de 2.000 hurtos de electricidad

Al año, robos aumentan

Los hurtos de electricidad en la CNFL son ocasionados, en su mayoría, por los grandes consumidores de la entidad como empresas y comercios

Los casos de hurto de electricidad aumentan de manera considerable en la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), pues en promedio cada mes se investigan entre 160 y 200 denuncias que se presentan sobre dicho ilícito.

 

El hurto consiste en que personas inescrupulosas hacen conexiones y acometidas ilegales, donde se hace una “pega” al sistema eléctrico público, por lo que consiguen electricidad de manera directa y gratuita, sin que medie medidor alguno.

 

Ante este comportamiento anómalo, la CNFL conformó, hace dos meses, la Unidad de Gestión de Pérdidas de Energía, para elaborar el respectivo mapeo de las zonas, realización de diagnóstico de las causas que provocan dicho problema, investigar cuáles son las circunstancias y los clientes que incurren en la irregularidad y razones por las cuales se da el comportamiento fraudulento, a fin de integrar las acciones sociales, técnicas y comerciales para lograr la reducción en la energía robada.

 

Ronald Villalobos, jefe de la Unidad de Gestión de Pérdidas de Energía de la CNFL, manifestó que ha detectado hurtos en diversas partes, entre las que están Escazú, Desamparados, Guadalupe, Alajuelita y Tres Ríos, al tiempo que reseñó que el robo de electricidad es un problema que afecta a todos los abonados, esto por el daño que puede ocasionarle al sistema de suministro, al tiempo detalló que dicha mala práctica va en aumento.

 

Villalobos enfatizó que el robo afecta, de manera negativa, el sistema de suministro de energía de la Compañía, ya que puede dejar sin electricidad a una cantidad de abonados por la falla que se presenta, pues recalcó que “la forma inadecuada de hacer el hurto atenta contra la seguridad social”.

 

Reconoció que en muchas ocasiones se presentan más de 200 denuncias en un solo mes, pero que no se puede atender todas las quejas interpuestas.

 

EN ESTUDIO

 

Se le consultó sobre la cuantificación de la pérdida económica que les generan los hurtos, a lo que respondió que todavía no tiene la información, debido a que la Unidad de Gestión de Pérdidas, compuesta por 36 personas, está en el proceso de diagnóstico y análisis de la situación, pero reconoció que el impacto es de consideración.

 

Sostuvo que de los casos mensuales que se registran, el hurto en cada uno de ellos ronda de 200 kilovatios hora promedio o inclusive más.

 

En la actualidad la CNFL cuenta con 520 mil clientes, por lo que se reseñó que se efectúa una investigación. 

 

“En un plan piloto que efectuamos en un sector de clientes en particular, se analizaron 1.000 hurtos, en un periodo de seis meses, y se contabilizó que lo hurtado sumaba los 3 millones de kilowatts, que es un montón. El asunto del hurto es muy preocupante, porque la afectación es a todos los clientes, porque por un acto ilícito miles pueden quedar sin electricidad”, explicó Villalobos.

 

Apuntó que las pérdidas de la instancia representan el 10% de lo producido al año y son ocasionadas por aspectos técnicos y no técnicos, ubicándose los hurtos en el segundo grupo.

 

“Más que robarle a la CNFL, lo que puede ocasionar el hurto es la inestabilidad del sistema y una deficiencia en el servicio y provocar incidentes como serios incendios, dañar electrodomésticos y sistemas eléctricos de las viviendas”, afirmó Villalobos.

 

DE CUELLO BLANCO

 

Se le consultó las razones por las cuales la gente opta por el hurto de electricidad, a lo que comentó que existe una situación socioeconómica de por medio, no descartó que el desempleo y los altos costos de la electricidad incidieran en que parte de la población prefiera robar la energía que pagar por ella.

 

Pero fue claro al indicar que si bien es cierto se dan casos en zonas urbano marginales, los mayores hurtos se dan en los grandes consumidores, como lo son el comercio, la industria y empresas.

 

“El hurto no necesariamente se produce por personas pobres, sino que en su mayoría es por quienes tienen poder adquisitivo y que pueden pagar, pero se niegan a hacerlo. Digamos que se trata de personas de cuello blanco, porque cuentan con el poder económico para cancelar la deuda incurrida con el hurto y pueden cancelar la factura pero no lo hacen”, argumentó Villalobos.

 

Añadió: “El hurto viene por una presión social y económica. Solo entre el 2008 y 2009, cuando se dio la crisis económica mundial, se perdieron en el país 27 mil empleos, siendo manufactura y construcción las áreas que más desempleo presentaron, por lo que esto pudo haber potenciado dicha situación”, señaló Villalobos, quien adujo que para muchos el precio de la electricidad es elevado, por lo que deciden no pagarlo y prefieren hacer las pegas.

 

“Se debe ver el tema como un asunto económico social, porque hay gente que prefiere comer que pagar por la luz, la gente tiene prioridades de pago”, mencionó Villalobos.

 

Aseveró que la entidad tiene 5 años desde que la CNFL no recibe un alza de tarifas, pues las gestiones planteadas han sido rechazadas por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

 

Reiteró que los incrementos experimentados por la empresas son a raíz de la activación de la metodología del Costo Variable del Combustible (CVC), en el que se reconoce a las empresas el uso de combustible (diésel o búnker) en la producción de energía, en las que incurre el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

 

SABEN LO QUE HACEN

 

Reconoció que los que cometen dicho acto ilícito lo hacen de manera profesional o especializada, pues tienen claro cómo realizar las conexiones ilegales, las cuales calificó de peligrosas.

 

“Hay gente que son técnicos en el tema. Saben hacer las cosas. Toca como país y como gobierno ver que algo está pasando. La continuidad del hurto es una reacción social de que algo está pasando en el país”, recalcó Villalobos.

 

Al preguntarle si se está dando un aumento de casos de hurtos en el área servida por la CNFL, agregó que podría ser que más personas, al verse afectadas, deciden interponer la denuncia.

 

“Se está dando un incremento en lo que son los potenciales hurtos, pues nos está llamando más gente y una vez que nos hacen las denuncias, tenemos que investigarlos y corroborarlos en el campo”, explicó Villalobos. El funcionario dijo que por ser un bien tangible, en la actualidad no existe una norma para sancionar el hurto, por lo que se espera que al contar con una unidad especializada en dicho tema, en el mediano plazo se pueda obtener la información correspondiente para promover una norma que castigue este ilícito.

PERIODISTA: Krissia Morris Gray

EMAIL: [email protected]

Martes 23 Junio, 2015

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA