Sábado 22, Junio 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Nacionales

Sistema Eléctrico Nacional muestra señales de alerta

Quinta entrega sobre la situación de los compromisos ambientales del país en los ODS

  • La cantidad de energía producida por fuentes renovables se redujo en 2024.

  • El número de automóviles de combustión aleja al país de la descarbonización.

  • Datos tomados de la Docse.

El martes 14 de diciembre de 2021 Costa Rica alcanzó el 99,98% de fuentes de energía renovable en su matriz energética, además de contar con estabilidad en el sistema de distribución. 

Un año, 4 meses y 22 días después el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) anunciaba recortes de energía porque la oferta no podía cubrir la totalidad de la demanda.

Además, la utilización de fuentes de energía renovable cayó a un 76,77%, siendo la generación térmica (búnker) la segunda más utilizada después de la hidroeléctrica, con un 18,86%.

Pero la energía que necesitan los hogares, comercios, instituciones, servicios, no es el mayor de los problemas, ya que el consumo que produce la flotilla vehicular de combustibles fósiles es muy importante. 

Por estas razones en 2018 se aprobó el Plan Nacional de Descarbonización de la Economía, el cual pretende que para 2050 se cuente con una economía descarbonizada, es decir, que se haya alcanzado el nivel de emisiones más bajo posible de forma consistente con la meta climática global.

El informe del Estado de la Nación de 2023 asegura que “el creciente déficit ecológico no favorece la sostenibilidad del desarrollo humano del país o lo compromete, pues aumenta la vulnerabilidad de los procesos económicos y sociales”.

 

COMPROMISOS INTERNACIONALES

 

En 2015 Costa Rica se comprometió con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el número 7 pretende “garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), una de cada cinco personas todavía no tiene acceso a la electricidad moderna. También señala que 3.000 millones de personas dependen de la biomasa tradicional, como la madera y los residuos de plantas animales, tanto para cocinar como para la calefacción.

La energía es el principal contribuyente al cambio climático y representa alrededor del 60% del total de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, por esto reducir las emisiones de carbono de la energía es un objetivo a largo plazo relacionado con el clima, apunta la ONU.

 

SERVICIO UNIVERSAL

 

Una de las metas en las cuales el país tiene una calificación de sobresaliente es la universalidad del servicio eléctrico. Mientras en el mundo el 80% de la población tiene acceso a este servicio en sus hogares, en Costa Rica el dato para 2023 era de 99,83%.

Prácticamente todos los costarricenses están cubiertos por este servicio, sin embargo, lejos de cumplir la meta, esto genera nuevos retos para que la nación continúe por ese camino.

El país que no sufría apagones, cuya estabilidad energética era uno de los valores agregados para la inversión extranjera, se despertó una mañana de mayo con la noticia de que habría racionamientos energéticos y aunque nunca se materializaron quedó la imagen de que el sistema es más frágil de lo que se pensaba anteriormente. 

 

DEMANDA DE ENERGÍA SUBE RÁPIDAMENTE

 

Todo esto ocurre cuando el consumo de electricidad crece fuertemente de un año al otro. Datos de la División de Operación y Control del Sistema Eléctrico (Docse) muestran que de 2023 a 2024 se presentó un crecimiento en la demanda de electricidad en el país en cada mes de los primeros cuatro reportados. 

Febrero tuvo el incremento de las necesidades de energía más alto: mientras que en 2023 el consumo nacional de electricidad fue de 934,535 MW/h un año después el número alcanzó los 1,02 millones de MW/h, esto representa un 9,30% más. Le sigue abril con un aumento de 9,19%, enero con 8,06% y marzo con 6,64%.

En tanto la demanda se acrecienta, varias fuentes de energía renovable bajan de manera considerable. Tal es el caso de la hidroeléctrica pues el comparativo de enero a abril entre 2023 y 2024 refleja que la producción de las represas del país bajó en 400.000 MW/h, lo que equivale a 15,73% menos. Algo similar se presenta con la energía geotérmica, que disminuyó un 7,74%, y la eólica 0,71%. 

Por otra parte, el mejor incremento fue el de la energía solar que aumentó un 194,82%, no obstante, el aporte de esta fuente sigue siendo pequeño, ya que representa apenas el 0,2% de toda la matriz energética nacional.

 

AUMENTA DEPENDENCIA DEL PETRÓLEO

 

La respuesta para compensar estas reducciones y la demanda creciente proviene de dos fuentes distintas: las importaciones de energía, que hoy son centrales para darle sostenibilidad al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), y de la térmica, pues en un año la producción de energía por esta fuente pasó de 64.515 MW/h a 811.793 MW/h. Esto quiere decir que se multiplicó por 12. 

Este cambio en la matriz tiene dos efectos importantes. El primero consiste en el daño ambiental. Estas plantas incrementan la cantidad de gases de efecto invernadero que son liberados y alejan al país de la tan ansiada descarbonización. 

El otro problema se presenta con el precio. Costa Rica no produce hidrocarburos y más bien tiene que importarlos, esto provoca que, al incrementarse el uso del búnker para producir electricidad, el país se haga más dependiente de este recurso.

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) ya advirtió que se espera un aumento del precio de la electricidad de hasta un 8% debido al crecimiento del uso de las plantas térmicas.

 

FLOTILLA VEHICULAR NO PARA DE CRECER

 

La cantidad de carros en suelo nacional no para de crecer. En concreto, en Costa Rica hay más de 1 millón de automóviles que se disputan un espacio en las vías públicas y que provocan una presión muy importante a la factura petrolera del país.

De acuerdo con datos de Recope, importamos 23,8 millones de barriles de petróleo en 2023, la cual es la cifra más alta en este rubro que ha tenido el país en su historia, pues se superaron los 22 millones de barriles que se importaron en 2019.

En términos de dinero, en 2023 pagamos $2.383 millones, casi el 3% del producto interno bruto (PIB) de ese año. Esto ocurre en una nación que carece de transporte público ferroviario eléctrico, además de una flotilla de transporte de mercancías que usa las mismas vías públicas. 

La situación del parque vehicular no es del todo negativa. Aunque aún es incipiente, año con año crece la cantidad de vehículos eléctricos. En los primeros cuatro meses de 2024 la importación de este tipo de automóviles se incrementó en un 82%. Al menos 14.000 unidades ya transitan por las calles y la cifra no parece detenerse. Los carros eléctricos permiten reducir esa factura petrolera del país, lo que da un respiro a las finanzas nacionales y también reducen significativamente la huella de carbono del país, por lo que permiten acercarse poco a poco a la meta de eliminación de las emisiones de carbono que se pretende para 2050.

PERIODISTA: Emmanuel Miranda Pérez

CRÉDITOS: Fotos: Daniel Johnson y archivo

EMAIL: [email protected]

Martes 11 Junio, 2024

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA