Sábado 18, Mayo 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Sucesos

Unidad USAR se encarga de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas

Cruz Roja Costarricense

  • USAR es la unidad especializada de rescate de la Cruz Roja

  • La unidad cuenta con gran variedad de equipos

  • Los socorristas llevan una ración de comida para abastecerse por 12 horas

  • El medidor de atmósfera se usa para verificar la existencia de gases tóxicos

Ante la reciente emergencia de dos hombres que quedaron atrapados cuando cavaban un pozo en Tierra Blanca, Cartago, DIARIO EXTRA se dio a la tarea de buscar a un grupo de socorristas de la Cruz Roja Costarricense que en ocasiones ponen en riesgo su vida por salvar la de otros.

Pero también están altamente entrenados para trabajar en lugares confinados, deslizamientos y otros tipos de rescates urbanos.

La Unidad USAR nace como un esfuerzo institucional de la benemérita, a raíz del terremoto de Limón en 1991.

Sin embargo, en 1998 instructores de los Estados Unidos capacitaron a los miembros de esta unidad en búsqueda y rescate en estructuras colapsadas.

 

TRABAJO 

 

El Periódico del Pueblo visitó la Dirección Nacional de Gestión de Riesgo y Atención de Emergencias (Dinager) para hablar con los integrantes de este grupo, por lo que su encargado Luis Rodríguez Estrada se refirió a las labores que realiza esta unidad y cómo laboran.

“La unidad va proyectada a diferentes escenarios de índole urbana. Entre ellos están proyectados los espacios confinados, que pueden ser a nivel industrial como ductos, tubería, hoyos y sistemas de alcantarillado, que últimamente nos han dado mucho trabajo.

También estamos listos para cuando se colapsan edificios o casas en caso de un sismo, inundación, deslizamiento o fuertes vientos, pero también dentro de la unidad tenemos un plan para ser más multidisciplinarios en la respuesta y abarcar también accidentes de tránsito más complejos”, manifestó.

Rodríguez agregó que esta unidad solo se destina a atender casos excepcionales.

“Hay un procedimiento de comunicación que nos activa y nos alerta. En el momento que ingresa un incidente al 911 tenemos ciertos indicadores para el Centro de Monitoreo de la Cruz Roja, que nos activa y nos alerta.

Automáticamente pasan un comunicado a la jefatura y las personas que toman decisiones dentro de la institución y nos alertan que algo está pasando en alguna parte del país, además de qué recurso esta respondiendo y cuánto tiempo se va a durar”, explicó.

 

CAPACITANDO PERSONAL

 

Sin duda las emergencias no discriminan zona geográfica, más bien la mayoría de ocasiones este tipo de eventos ocurre en zonas alejadas de la Gran Área Metropolitana.

Por esa razón la Unidad USAR pretende capacitar a más personas para ampliar su rango de acción y con esto disminuir los tiempos de atención de emergencias.

“Estamos estructurando un procedimiento para tener un alcance a nivel nacional y uno de los factores más importantes son los medios para movilizarse, con buenos tiempos de respuesta y garantizar el soporte operacional en lugares remotos.

La idea es tener una cobertura a nivel nacional y fortalecer cada región para que vayan trabajando mientras llegan los equipos de apoyo desde San José”, añadió.

El Periódico del Pueblo le consultó al encargado de esta unidad cuál es el promedio de atención de emergencias de este tipo, a lo que respondió que por lo general dos mensuales.

 

INSUMOS

 

En algunos casos los cuerpos de emergencia deben laborar varias horas para atender estos eventos, incluso deben pensar en abastecer sus necesidades básicas como alimentación.

Por ejemplo, durante el rescate de un hombre en Tabarcia, quien permaneció atrapado alrededor de 16 horas, Rodríguez comentó que los cruzrojistas llevan una ración de comida en sus equipamientos que les alcanza para 12 horas.

“Llevamos un paquete de comida empacada al vacío, en la cual van varios tiempos de comida. Por ejemplo, trae un brownie de jalea y una pasta. 

Este tipo de comidas vienen prácticamente preparadas, no hay necesidad de tener fuego para prepararlas.

En el caso de las pastas debemos calentarlas con una bolsa especial que genera una reacción química, la cual puede activarse con agua o con orina”, indicó.

Aseguró que en las emergencias que atienden siempre es fundamental realizar una evaluación de los riesgos, asegurando la escena para que la emergencia no se salga de control.

Por esa razón los rescatistas deben tener gran cantidad de equipos con los cuales puedan trabajar en los distintos escenarios. 

Por ejemplo, en caso de que esté lloviendo no podrían utilizar equipos eléctricos, pero si es un espacio cerrado no utilizarían equipos de combustión porque intoxicarían al paciente.

 

HERRAMIENTAS

 

Uno de los aparatos que ayudan a los cruzrojistas durante la atención de las emergencias es el medidor de atmósfera, el cual es un aparato que permite medir los gases.

“En estos ductos o lugares puede acumularse algún tipo de gas que sea tóxico o nocivo para el ser humano y cause dificultad en el rescate.

Podemos tener deficiencia de oxígeno, tener una atmósfera con más oxígeno, disposición orgánica o problemas de inflamabilidad que efectivamente dificultarían los trabajos porque no podríamos usar cierto tipo de herramienta”, acotó.

 

NO TODOS PARTICIPAN 

 

Uno de los problemas en la atención de este tipo de emergencias es la gran cantidad de personas que se encuentran en la escena, incluso esto llegaría a complicar las labores y el resguardo del personal.

“En este tipo de emergencias la capacitación es clave. Aun así, establecemos tres perímetros de seguridad que dependen de la capacitación y responsabilidad del personal. No todos están en la zona roja o caliente porque puede ser un riesgo para nosotros mismos”, subrayó.

 

EXPERIENCIA INTERNACIONAL

 

Rodríguez le contó a El Periódico de Más Venta en Costa Rica que una de las experiencias que más aprendizaje le han dejado fue el terremoto de México, donde colaboró en el rescate y recuperación de cuerpos.

“El terremoto de México ha sido uno de los rescates más complejos. Yo participé en el edificio Aldo Obregón, donde estaban atrapadas 75 personas, de las cuales fallecieron 45. 

Valió la pena porque nos dio una perspectiva de lo que puede suceder y cómo podemos mejorar las técnicas”, narró.

 

FALTA SEGUIR CRECIENDO 

 

El socorrista comentó que si bien es cierto el trabajo ha mejorado, aún falta seguir creciendo, por lo que se necesita más apoyo económico.

“Definitivamente nos hace falta dinero. Necesitamos que la empresa privada nos ayude un poco más, que se acerque más a la institución para ver cómo hacemos para financiarla.

Necesitamos ayuda de la población para hacer bien nuestro trabajo. Ese dinero prácticamente sería utilizado en la compra de equipos para rescate, herramientas y equipos para asegurar la escena y darles continuidad a esos incidentes”, finalizó.

PERIODISTA: Andrés Ulloa

CRÉDITOS: Fotos: Daniel Johnson

EMAIL: [email protected]

Sábado 13 Abril, 2024

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA