Viernes 19, Abril 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Vida

Las nuevas enfermedades venéreas

Mundo Sexual

Las nuevas enfermedades venéreas

Epidemias silenciosas

Nuevas infecciones, nuevos riesgos.

 

La población ha sido instruida desde la escuela sobre las consecuencias de las enfermedades venéreas. Bajo el concepto de educar con “imágenes de impacto”, se ha ilustrado el tema con fotografías de chancros, brotes, úlceras y cuanta llaga maltrecha y desagradable se recopile.

Esta información, en principio bien intencionada, se convirtió en un bumerán, por cuanto creó el concepto colectivo que impera en la actualidad de que las enfermedades venéreas dan manifestaciones francamente evidentes y grotescas. En este sentido la población deduce que, si no hay lesiones, no hay enfermedad. 

Esta dejó de ser cierto cuando se descubrieron las enfermedades venéreas de segunda y tercera generación, que tienen la característica de que no dan síntomas ni molestias por largos períodos, de tal forma que, como la persona no se da cuenta de que está infectada, no consulta, y no recibe tratamiento, así el germen se instaura, se disemina y daña al organismo libremente. 

Una vez adquirida la infección, la persona está en capacidad de contagiar a otros, aunque no presente lesiones o malestares. Como el individuo desconoce que está infectado, no se protege y, por consiguiente, sin saberlo infecta a sus parejas sexuales.

En la mayoría de los casos, el diagnóstico se realiza años después de haberse contraído la infección, ya sea porque se detecta en un examen de rutina o porque el paciente experimenta los primeros síntomas o molestias. 

Se entenderá que esto genera cierto desconcierto en el paciente y su pareja, y a veces florecen dudas sobre la fidelidad. Por eso siempre recalcamos que estas infecciones se pueden adquirir varios años y hasta décadas antes, con parejas previas al vínculo actual, aun cuando hasta ahora se realice el diagnóstico.

Las enfermedades de segunda y tercera generación son causadas por gérmenes que apenas recién conocemos y, por ese motivo, los medicamentos son limitados. En muchos casos no hay una verdadera cura, sino tratamientos destinados a limitar el daño y las molestias. El virus del papiloma humano, el virus del herpes, el de VIH/SIDA, el virus de la hepatitis B y la clamidia son los agentes causantes de estas infecciones. La única forma de diagnosticarlas en las etapas que no muestran síntomas es efectuando exámenes médicos especiales.

Por ser infecciones nuevas, todavía resultan ajenas para la mayoría de las personas. A excepción del VIH/SIDA, del resto ni siquiera el nombre suele ser conocido. Por ello, es importante destacar sus efectos en el organismo. 

Así, el virus del papiloma es el responsable del cáncer de cérvix, muy frecuente en nuestro país: detectamos un cáncer de cérvix por día y se nos muere una paciente cada tres días. 

El virus de la hepatitis B produce un tipo de lesión hepática muy grave, a veces mortal. Las infecciones por clamidia son capaces de ocasionar esterilidad, tanto en hombres como en mujeres. 

El herpes, si bien no provoca complicaciones, de manera periódica causa ardor, vejigas, fisuras, picazón y enrojecimiento en los genitales, al punto de que se confunde con una alergia al condón, al semen o la toalla sanitaria. Por eso, si usted o su pareja han tenido relaciones sexuales sin condón, con varias personas, aunque sea hace mucho, es mejor consultar con el médico para realizar un chequeo infeccioso.

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández

EMAIL:

Miércoles 06 Marzo, 2024

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA