Lunes 24, Junio 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

Hacienda pide informes financieros auditados

Opinión

En el bonito mundo de la contabilidad empresarial, donde los números bailan al compás de normativas y leyes, se teje una trama vital para la transparencia y la fiscalidad. La construcción adecuada de los estados financieros de una empresa se erige como un pilar fundamental, sujeta al cumplimiento de normas contables, políticas internas y leyes que dan forma a su existencia.

En este conjunto de cifras e informes, la auditoría de estados financieros emerge como el proceso que examina la información registrada y el cumplimiento normativo. Su propósito, entre otros, es dictaminar la razonabilidad en el cumplimiento de las normas financieras, las cuales también están alineadas con las normas legales.

Pero, en el escenario actual, un nuevo capítulo se escribe en la historia contable de Costa Rica. Las letras de la Resolución MH-DGT-RES-0002-2024, fechada el siete de febrero de dos mil veinticuatro, introducen cambios significativos, especialmente para los grandes contribuyentes nacionales.

La obligatoriedad de presentar estados financieros auditados por un contador público autorizado, independiente a la empresa, se erige como una nueva regla en este juego contable. Los grandes contribuyentes nacionales, sean sujetos exentos o no del Impuesto Sobre la Renta, están llamados a ofrecer estos informes cuando la Administración Tributaria así lo demande, en un acto de transparencia que ilumina la senda de la fiscalidad.

Pero la historia no termina ahí. Si la base imponible declarada es cero o menor que cero, la responsabilidad se viste de urgencia, exigiendo la presentación de informes auditados en los tres meses posteriores al cierre fiscal. Un compromiso con la claridad y la responsabilidad que va más allá de simples formalidades.

Los estados financieros auditados, como piezas maestras en este rompecabezas contable, deben hablar el idioma del país y llevar la firma de un contador público autorizado. La conciliación fiscal, alineada con la Norma Internacional de Contabilidad NIC 12 Impuesto Diferido, agrega una dimensión adicional a la exigencia tributaria.

En este vaivén de reglas y requisitos, se recomienda a todos estos contribuyentes, sin excepción, trazar una programación oportuna para la ejecución de la auditoría. Un acto previsor que les permitirá obtener el dictamen de forma oportuna, sin importar la base imponible declarada.

Así, en este universo contable, donde los números hablan un lenguaje propio, la transparencia se erige como la clave para dictaminar la razonabilidad de las cifras. La obligación de presentar estados financieros auditados se convierte en un acto de responsabilidad, una melodía que armoniza la danza de la fiscalidad y la contabilidad, asegurando que cada movimiento esté en sintonía con la ley y la ética empresarial.

 

*Contador Público Autorizado Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 05 Marzo, 2024

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Denis Rocha Gómez

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA