Lunes 24, Junio 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Nacionales

“Sinart no es de los políticos, es del pueblo”

Allan Trigueros con DIARIO EXTRA:

Trigueros aseguró que nunca entregó $1 millón para escoger medios a dedo

Allan Trigueros, expresidente ejecutivo del Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart), aseguró que nunca se gastó $1 millón en dos empresas sin concurso público para redes sociales y además dijo que esa institución necesita un plan de rescate inmediato para salvarla y darle continuidad en el tiempo. 

Las declaraciones de Trigueros se dan a conocer posterior a su comparecencia ante la comisión investigadora donde se analiza el modelo de pauta estatal y un contrato de comunicación con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). 

A continuación, un extracto de la entrevista que Trigueros brindó a DIARIO EXTRA. 

Usted insiste en que el Sinart es una institución muy valiosa para el país, pero para los gobiernos esto parece no ser prioridad. ¿Qué opina?

-Antes que nada, quisiera dejar muy en claro que en el titular del martes 21 de febrero en su periódico pusieron algo que yo nunca manifesté en mi comparecencia ante la comisión de investigación del Sinart en la Asamblea Legislativa, como puede corroborar mi abogado Roberto Matamoros Ramírez, cometieron un gran error. En ningún momento dije que el Sinart había gastado $1 millón en dos empresas sin concurso público para redes sociales, esas palabras nunca las dije, eso es importante que todos los costarricenses lo tengan claro. Sobre su pregunta, el Sinart es uno de los más grandes baluartes de la democracia de este país, siempre le achacan que no tiene audiencia y eso no es cierto. Los mecanismos de medición de audiencias buscan saber lo que sigue la gente que tiene poder adquisitivo, es el negocio vender, lo cual no está mal, pero el Sinart no está para eso. Esas formas de medir nunca van a decirle a usted lo que requiere la gente más necesitada, la que no tiene la posibilidad de pagar un abogado o un médico, pero en los medios del Sinart encuentran esa respuesta. ¿Dónde puede ver una persona en la frontera una participación de la Orquesta Sinfónica o deportes que nadie cubre? Lo que pasa en la misma Asamblea Legislativa, choque de opiniones que le permitan saber cómo está el país y tomar sus propias decisiones. Quitemos estos aportes de la ecuación y nos queda televisión de entretenimiento que busca el negocio, ese es el papel de los medios comerciales, y está bien, pero hay que fortalecer ese otro espectro de la cultura, la educación, el emprendedurismo, el deporte. Los gobiernos se han equivocado (con el Sinart), no han visto el potencial que tiene, hay que fortalecerlo y darle recursos estables.

Siempre dicen que hay que verlo como la BBC o la Televisión Española.

-Claro, pero entonces aseguremos sus recursos. Ahora el gobierno debe darle contenido económico para estabilizarlo y la Asamblea Legislativa puede con una interpretación hacer que el 10% sobre lo presupuestado en publicidad, propaganda e información de todas las instituciones públicas llegue realmente al Sinart y con eso se acaban los problemas. Esa fue la orden de los legisladores que aprobaron la ley, nunca condicionada a nada. Con estos recursos se cubren los gastos de todos esos eventos que tienen como prioridad el fortalecimiento de la cultura, la educación y el deporte.

Pero ese 10% tiene muchos años y las instituciones no cumplen.

-Eso es curioso. No hay nada que interpretar, el legislador fue muy claro: del presupuesto saca el 10% y lo transfiere al Sinart. De haberse cumplido esta ley desde el 2003, los medios de comunicación estatales estarían volando, modernos, equipados y muy actualizados. Pero todos le exigen que haga eso sin recursos. ¿Cómo? Tanto el Gobierno como la Asamblea, incluso la Contraloría General de la República, deben velar por que eso se cumpla.

Mucho se ha hablado de la democratización de la pauta, como que el gobierno quería usarla para apoyar a los medios que le ayudan, pero usted tiene una definición diferente.

-Mire, yo soy expresidente del Colegio de Periodistas y sé del esfuerzo que hacen muchos medios para salir adelante cada mes. Lo que siempre me decían era que querían tener aunque sea una oportunidad. Por eso yo, para mí, defino como democratización de la pauta abrirles la oportunidad a los medios de que sean proveedores y sean tomados en cuenta en las estrategias. En el Sinart mi lucha fue por que nadie se quedara afuera como posible proveedor. Aclaro: nunca para que fueran escogidos a dedo, sino que cuando los especialistas hicieran sus estrategias aplicando los mecanismos necesarios los tomaran en cuenta y que el cliente tomara la decisión final de contratarlos.

Se ha querido hacer una pelea por la pauta entre los medios denominados grandes y los digitales. ¿Qué opina?

-Son diferentes. A los grandes los mides por la gran cantidad de gente que cubren, pero a otros por la cercanía que tienen con el público. Hoy usted escucha los bomberos en el pueblo y se mete a ver qué dicen los medios que están más cercanos, a lo mejor los de mayor cobertura no te dan esa noticia. El mundo cambió. Ahora coexisten todos y a todos hay que tomarlos en cuenta, depende de la estrategia que se tenga. Si le tengo que hablar al oído, los medios cercanos son mis mejores aliados.

¿Usted entregó una lista de medios para que les pusieran pauta directa?

-No, nunca. Es muy sencillo, estábamos procurando tener una lista de medios de comunicación como proveedores por si algún cliente en algún momento los requería. Yo lo único que hice fue meterme en una página que se llama “geomedios”, creo de la Universidad de Costa Rica (UCR), que tiene una base de datos y pedirle a la gente que, por favor, no dejáramos que alguien quedara fuera, que todos tenían derecho a ser tomados en cuenta, eso sí, tenían que estar al día con la Caja Costarricense de Seguro Social y Hacienda.

Pero usted dijo en la comisión que en el Sinart no se podían hacer contrataciones directas.

-Es imposible. Deben subirse al Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop), luego pasar por seis filtros en las áreas técnicas y legales para luego llegar la firma final. Deben cumplir con una serie de requisitos, estar al día con el pago de impuestos y la Caja Costarricense de Seguro Social. ¿Cómo se brinca uno todo eso?

¿Hay que cambiar la ley del Sinart?

-Sí. Hay que mejorarla, el tiempo ha pasado. Algunos quieren desaparecer la Agencia. Bueno, entonces consoliden obligatoriamente el pago al menos del 10% o un poquito más, con eso se podría salir, no se daña a nadie. Son recursos de todos los costarricenses al servicio del país, de los que menos tienen. Usted se imagina la cantidad de pueblos que ha visitado el Sinart, el rescate cultural que ha hecho, la cantidad de material que es patrimonio audiovisual de este país, el pensamiento de cuánta gente maravillosa está plasmado ahí. Es nuestra historia, dichosamente existe el Sinart para eso. A veces miro con cariño videos de la novela “Marcos Ramírez”, grabado en la época de don Óscar Aguilar Bulgarelli, y añoro un Sinart en eso.

¿Cómo salvar al Sinart?

-Inicialmente hay que reconocer que hay mucho talento dentro de la institución. Ahí se capacitó la gran mayoría de la gente que trabajó en los medios de comunicación del país. Ha sido una escuela y hay que aprovecharlo. El Gobierno debe darle recursos para estabilizarse y la Asamblea hacer su parte. Lo dije y lo repito: algo bueno tiene que salir de esto. El Sinart no es de los políticos, es del pueblo y a este le pertenece. Hay que tomar decisiones para salvarlo con urgencia.

PERIODISTA: Aarón Chinchilla Carvajal

CRÉDITOS: Foto: Mauricio Aguilar

EMAIL: [email protected]

Jueves 22 Febrero, 2024

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA