Lunes 27, Mayo 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

¡A los inocentes no!

Editorial

“La gente ve, pero no se mete por miedo”, “Ya no les importa a los sicarios si hay gente cerca”. Esto es lo que comentaban algunos de los vecinos del Bajo Los Ledezma, donde se dio uno de los últimos asesinatos.

Desgraciadamente un joven conductor de plataformas de transporte salió herido en ese suceso, sin que, como decimos los ticos, “tuviera vela en el entierro”. Lo mismo ocurrió el martes cuando un niño de tan solo 11 años resultó impactado por una bala perdida en Puntarenas.

Así está Costa Rica. Cualquier persona puede ser una víctima inocente si está en el lugar y el momento equivocado, ya la guerra no es solo entre “ellos”, si no que está tocando a otra parte de la población.

Las balaceras y ajusticiamientos se han convertido en el pan nuestro de cada día en muchos barrios. Veíamos cómo en San Juan de Santa Bárbara de Heredia un padre e hijo tenían sembrado el terror, también en temas asociados a drogas.

Si no hubiera intervenido la policía, posiblemente personas inocentes seguirían pagando el precio. Hasta ese punto hemos llegado en este bello país y, para la mala suerte de muchos, no es el único caso.

Es por todo esto que decimos: “¡A los inocentes no!”. No se vale que personas que no tienen nada que ver con el conflicto salgan lastimadas, pero todo parece indicar que todavía no ha pasado lo peor.

Son muchas las experiencias de países latinoamericanos donde han muerto miles de personas inocentes por guerras de droga. Esperemos que Costa Rica no llegue a experimentarlo.

Hoy existen casos, no menos dolorosos, de balas perdidas que han matado gente sin estar vinculadas al hecho de sangre, y posiblemente todos los ticos nos preguntamos: ¿En algún momento me tocará a mí?

Tenemos más de 500 homicidios y la mayoría se asocia con temas de ajusticiamiento. No debemos esperar a que el asunto se nos salga de las manos y sean muchas más las víctimas inocentes.

En el hecho en que lamentablemente murió una joven en el Bajo Los Ledezma, un muchacho salió herido, pero había muchos carros más en la zona, cualquiera de sus ocupantes pudo ser víctima de este flagelo.

Para algunos, la solución podría ser armar a la población, pero con esto solo nos expondríamos a una mayor cantidad de violencia cuando lo que queremos todos como país es que regrese la paz. 

México, Colombia, Venezuela y Perú se encuentran entre los países con más casos de víctimas por balas perdidas, y Costa Rica empieza a seguirles los pasos muy de cerca. 

Muertes, lesiones y víctimas inocentes forman parte de lo que no queremos vivir como país. Barrios tomados por el hampa, mantenernos encerrados en las casas y cuidarnos de no andar en la calle muy tarde en la noche forman parte de las situaciones que hoy vivimos como sociedad. 

Se habla de las políticas desplegadas hasta ahora para el control de armas, pero, como sabemos, las que usa la delincuencia proviene más que todo del mercado negro. 

En definitiva, aún no se vislumbra solución en un país donde algunos ya están armados hasta los dientes. Solo un plan integral que ataque el desempleo, fomente la educación y los valores podría salvarnos.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Viernes 18 Agosto, 2023

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA