Martes 25, Enero 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Según Creo

Desde hace muchos años tengo la idea de que los problemas del hombre empezaron con la conciencia, y no existirían si nos rigiéramos por los instintos como los otros animales. Pero no pudimos aceptar la ley de la selva, tratamos de encontrar un sustituto mejor y terminamos haciéndolo todo peor. A eso atribuía yo la agresión intra específica de la guerra, que domina todos nuestros actos, especialmente el de representación política.


Pero releyendo The Human Revolution de Ashley Montagu (Bantam Book 1965), me encuentro con su crítica a Konrad Lorentz (principalmente su extrapolación de la conducta de gansos a la especie humana), y hay un párrafo que dice así: “la fuente real de la agresión humana son los muchos valores falsos y contradictorios, que amenazan al hombre que intenta vivir tan inadecuadamente, en un ambiente superpoblado y de competitividad extrema. No es la naturaleza humana, sino su cultura (“not nature but nurture”) lo que requiere atención”.


Montagu acepta la evolución por mutaciones al azar (aunque hace imposible rechazar el propósito al describir todos los cambios que condujeron a la especie humana, que no existiría si faltara uno solo), y concluye que el altruismo y la generosidad eran indispensables para nuestra sobrevivencia como especie, y que la hostilidad comenzó cuando abandonamos la vida nómada y nos asentamos, hace unos 10.000 años: la superpoblación, la extremada competitividad, y los valores falsos y contradictorios: digamos, el paradigma del mercado.


Otra idea favorita mía es que lo que llamamos capitalismo es el mandato bíblico de “creced y multiplicaos”. Que eso ha regido la conducta humana desde el asentamiento hace 10.000 años, agravándose contínuamente, e hipertrofiándose irremediablemente ahora con la crisis. Lo llamamos el paradigma del mercado, pero nos ha acompañado siempre desde que comenzó la civilización. Por eso es tan grande el reto de encontrar un sustituto al paradigma del mercado. Por eso no cuaja el movimiento de los indignados u ocupas. Por eso es que a pesar de la crisis la derecha sigue ganando las elecciones: estamos muy acostumbrados a crecer y multiplicarnos, y no somos capaces de proponer una alternativa.


Pero proponer una alternativa es seguramente lo que necesitamos. Lo está gritando el límite ambiental, la mala distribución de la riqueza a que no queremos renunciar a pesar que es casi toda de Bill Gates y Warren Buffet. Lo está gritando la imposición despótica clasista de un referéndum engañoso bajo la pretensión de un paternalismo bien intencionado.

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 04 Junio, 2013

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Por: José Calvo

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA