Viernes 19, Julio 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

Cierran los tres medios de comunicación del pueblo

Diario Extra - Canal Extra TV 42 - Radio América

 

 

 

Estimado lector, primero que todo quiero hacerle un recuento de lo que ha significado el DIARIO EXTRA desde hace 45 años, cuando circulamos por primera vez en 1978.
Esa primera vez fue toda una maratón, ya que empezamos con pocos recursos, pero el personal que inició hacía de todo para recopilar las noticias y con costos teníamos carritos propios para movilizarnos, recoger las noticias y luego repartir el periódico por las principales provincias, conocidas en la actualidad como Gran Área Metropolitana (GAM), o sea, San José, Alajuela, Heredia y Cartago.
No se podía llegar a toda Costa Rica porque no teníamos ni el personal, ni el dinero, ni los carros para enviar los ejemplares. Luego fuimos pagando lo que llamábamos encomiendas en buses a lugares fuera de la GAM.
En esos cantones teníamos ya personas que habían sido contactadas para saber si estaban de acuerdo en recibir el periódico a consignación para que lo vendieran y solo pagaran lo que lograran colocar.
Así comenzó a abrirse camino El Periódico del Pueblo, poco a poco, pero con pasos firmes, ya que estaba escrito en un lenguaje coloquial, sencillo y claro para que lo entendiera cualquier ciudadano.
También se dijo que todo aquel que quisiera externar sus pensamientos en las páginas de opinión pudiera hacerlo, sin ser de clase alta o de la GAM. Eso comenzó a llamar más la atención y a la vez gente de las diferentes localidades empezó a interesarse en enviar lo que sucedía en sus distritos.
De esa manera nacieron los corresponsales, los cuales eran sus propios jefes porque siempre enviaron las noticias que ellos creían que tenían interés nacional y se les compraba esa información.
Con el paso de los años “La Extra”, como nos decían con el cariño de siempre, comenzó a crecer y la competencia quería impedir ese crecimiento, entonces en la GAM empezaron a demandarnos por lo que publicábamos.
Después, como vieron que ganábamos las demandas porque lo que publicábamos era 100% real, se las ingeniaron para que fuera obligatorio que mi padre, William Gómez, gerente general, tuviera que ser periodista y colegiado, de lo contrario no podía dirigir un medio de comunicación.
Entonces corrió a sacar las materias de periodismo por suficiencia, ya que él contaba con la ventaja de que sus primeros pasos como empleado los dio en La Prensa Libre y tenía mucho conocimiento. Logró sacar su título rápido y colegiarse.
Luego un juez de la República embargó la única cuenta que tenía el periódico y lo dejó sin medios para pagar proveedores ni planillas, ni comprar materia prima. Esa época fue terrible. Los lectores venían y nos dejaban alimentos perecederos para que pudiéramos comer.
Posteriormente reversaron el embargo debido a la presión y las publicaciones que hacía William Gómez lanzando un S.O.S, ya que era un abuso judicial.
Poco después a DIARIO EXTRA empezaron a llamarle “La Mentirosa” para bajar la credibilidad de lo que publicábamos. Simplemente se empoderaron porque mi padre era muy ingenioso para titular, sus títulos hacían que los lectores creyeran que era un famoso el que moría o un político el que cometía algún delito. Le ponía sazón y la gente compraba el diario, por eso decían que éramos amarillistas.
¿Saben realmente qué es ser amarillista? Es ser mentiroso. DIARIO EXTRA siempre fue sensacionalista, que es diferente. Eso es titular de manera ingeniosa y llamativa, además publicar fotos reales, como quedan las víctimas de accidentes. Muchas personas nos decían “son fotos crudas”. Sí, son crudas, pero no falsas. Esa es la diferencia, son reales.
Las noticias de DIARIO EXTRA son claras y concisas. No mentimos, no escribimos para un sector económico, no somos clasistas y somos realistas. Eso es diferente.
La ventaja de un medio independiente es no tener como socios a empresas que lo inhiban de escribir sobre un tema, por ejemplo, vehículos, leche, licores, etc. DIARIO EXTRA siempre permanecerá en el corazón del pueblo y de diversos sectores como sindicatos, agricultores, empresarios, empleados, asociaciones y fundaciones, a los que siempre les abrimos las puertas.
Sabemos que reconocerán esto que digo. Incluso, políticos nos buscaron en algún momento porque no estaban de acuerdo con tomas de decisión de su partido político o porque vieron un chorizo y quisieron denunciarlo. Fuimos los que bautizamos el Monstruo al Deportivo Saprissa. No lo digo yo, está en el libro que ese club imprimió sobre su historia.
Hemos defendido la democracia, la libre expresión y la libertad de prensa. Eso nos costó estos 45 años no tener publicidad en las páginas de este medio, por lo menos nunca la misma pauta publicitaria de nuestros competidores, porque así fue la realidad de DIARIO EXTRA y de sus medios hermanos, como Canal Extra TV 42, que este año cumple 30 años.
Aunque el 98% de nuestra programación era nacional, nunca nos apoyaron con publicidad, aunque fuimos el único canal que hizo programas de todas las alcaldías con los más famosos politólogos, a los cuales les agradezco porque ayudaron a la democracia al hacer un voto informado.
Pero todas aquellas empresas que se rasgan las vestiduras, que dicen ser patriotas y quieren ayudar a la ciudadanía, prefieren pagar en televisoras con 90% de programación enlatada anuncios de ¢700.000, en lugar de invertir ¢200.000 en programas educativos o con contenido informativo.
Durante estos 45 años peleamos pauta en las agencias de publicidad, pero como no les dábamos regalos a los ejecutivos, como otros medios, tampoco nos otorgaban publicidad, aunque el anunciante hubiera vendido más en nuestros medios.
En fin, a la familia Gómez Quesada y a la familia Extra nos queda un gran amor por recibirnos siempre durante estos años en sus hogares y también sabemos por cartas recibidas en nuestra empresa que muchas escuelas unidocentes lejos de la GAM usaron nuestros ejemplares.
Un día un profesor unidocente nos dijo: “Allá, donde doy clases, la gente no tiene dinero para comprar libros y con lo que les enseño es con su periódico”. Eso nos llenó el corazón porque no sabíamos que DIARIO EXTRA era usado para dar clases en un centro educativo unidocente.
Quisimos seguir imprimiendo, pero no pudimos. En los dos años del encierro por el Covid-19 tuvimos ventas muy bajas, invertimos los ahorros familiares para soportar esos dos años. Además tras la pandemia hubo que hacer frente a todos los impuestos, materias primas más caras, falta de contenedores para que los insumos llegaran a Costa Rica y como no teníamos materia prima suficiente para soportar tuvimos que comprar en el mercado local, lo que nos incrementó aún más los costos.
Tuvimos que cerrar La Prensa Libre porque no se vendía bien e hicimos el esfuerzo de pasarla a digital, pero su lector no aceptó el cambio. Redujimos personal para apalancarnos, esperando de nuevo que el lector nos comprara, pero nos dimos cuenta que muchas pulperías quebraron por los cierres del Covid-19 y cuando regresamos nos enteramos que solo había negocios chinos, los cuales no quieren vender el periódico con el pretexto de que no les deja ganancia.
DIARIO EXTRA es del pueblo. Nos compraban en las pulperías con el pan y la natilla o la mantequilla, pero al desaparecer resultó difícil colocar los ejemplares.
Otro factor es que a la juventud no le interesa informarse del acontecer nacional y prefiere saber de conciertos y famosos, lo que dificultó aún más la venta del periódico, y sin pauta publicitaria, por los motivos que explicamos anteriormente, fue imposible seguir con ustedes, estimados lectores.
Era el sueño de mi padre que todos en Costa Rica pudieran expresarse a través de los medios del Grupo Extra, es una herencia que me dejó hace 11 años, cuando partió. Los tiempos cambiaron muy rápido en esta década porque entró la tecnología, cambió el interés de estar bien informado del acontecer nacional por juegos de celulares y conciertos. Además la socia deterioró el crédito que DIARIO EXTRA tenía con los proveedores internacionales.
En la actualidad todos se informan por cualquier medio y no saben si lo que leen es verdadero o noticias falsas, lo que llaman “fake news”. Muchas personas ahora leen dos líneas y creen que están informadas de un tema. Se acabaron aquellas tertulias cuando la gente decía “arreglamos el mundo” porque había pasado hablando largo y tendido sobre un tópico.
Señor lector, siga leyendo, siga informándose, siga pensando, aunque piense en contra de todos, pues eso nos enriquece como sociedad. Si no lo hace dejará que este país se pierda más aún, pues un país ignorante les da armas a los que están o estarán en el poder para que hagan de ustedes lo que quieran.
La diferencia de los costarricenses con el resto de centroamericanos es que desde niños leemos porque la educación es obligatoria y gratuita. Úsenla, es un derecho y está constitucionalmente escrito.
¡Gracias, Costa Rica!

 

 

 

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Jueves 01 Junio, 2023

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA