Jueves 25, Julio 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

Debate fiscal

Fernando Berrocal

El presupuesto de cada Ministerio, aprobado por la Asamblea Legislativa, es un complejo instrumento fiscal de partidas y subpartidas. 

Ello significa que, en cada una de esas partidas y subpartidas, la ejecución debe ser transparente y eficiente y, además, superar el control interno de la Auditoría y el externo de la Contraloría. Lo más difícil del proceso es, cuando una subpartida se está agotando, traspasar recursos de otra subpartida distinta y lograr equilibrarla. Ello obliga a un trámite formal y legal justificado. No todos los ministros lo logran y eso significa que, en un alto porcentaje, los presupuestos aprobados no se ejecutan en su totalidad.

No es como en la empresa privada en que, frente a cualquier situación, el gerente de una compañía simplemente asigna los recursos como mejor le convenga y sea su criterio. En el sector público no es así. 

Es más, si no se cumple con el debido trámite y las cosas no se hacen bien y dentro de la ley, se corre el riesgo de caer en la figura penal del PECULADO y otros delitos de igual o mayor cuantía y ser objeto de un escándalo político y del escarnio ante la opinión pública. Incluso hasta si el ministro ha actuado digamos de buena fe.

Por eso es que aceptar un cargo ministerial obliga a unas responsabilidades complejas y difíciles que van mucho más allá del entusiasmo o de las ganas de figurar en los medios. Ejecutar bien el presupuesto es uno de los grandes retos y una obligación ineludible de dicho cargo político. 

Muchos ministros no lo logran y se quedan ejecutando si acaso el 80% o menos del presupuesto aprobado por la Asamblea Legislativa, dejando sin ejecutar una cantidad enorme de recursos presupuestados. 

La ejecución del último presupuesto del Ministerio de Cultura fue un desastre (y seguramente también en otros ministerios) y así ha sido, igualmente, en anteriores gobiernos. 

La obligación de ejecutar al máximo el presupuesto es de cada ministro, por más que nos duela lo que ha pasado en el sector cultura.

En este sentido, la regla establecida por el presidente Chaves y el ministro Acosta de poner orden y zocarle la faja a todos los ministros, obligándolos a ejecutar al máximo la autorización presupuestaria, estableciendo como base de referencia el monto de su última ejecución y dejando una reserva de fondos, en el Ministerio de Hacienda, para eventuales presupuestos extraordinarios, es una buena y correcta política pública. ¡O bien cambiar por mejores ministros!

Lo que sí tiene cuesta arriba el Gobierno es que le aprueben más impuestos en la Asamblea Legislativa. Ningún partido político de oposición cometerá ese suicidio, cuando el país ha dicho: ¡NO MÁS IMPUESTOS! Dicha reforma tributaria hay que estudiarla objetivamente y decidir quién tiene la razón, si el Gobierno o quienes se oponen a esa iniciativa de ley. ¡Bienvenido ese debate!

 

...Y USTED QUÉ OPINA???

PERIODISTA:

EMAIL:

Jueves 25 Mayo, 2023

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Fernando Berrocal

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA