Domingo 16, Junio 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Sucesos

Empleado denuncia exjefes por privación de libertad

En Ciudad Quesada, San Carlos

  • A Vargas lo golpearon después de despedirlo

  • El Ministerio Público investiga el caso

Andrey Javier Vargas Esquivel, quien laboraba como dependiente en una tienda de venta de artículos en Ciudad Quesada, San Carlos, denunció a sus exjefes por el delito de privación de libertad en la empresa.

Según el denunciante, en la tienda Outlet Black Friday él se encargaba de darle rotación al producto.

Su trabajo consistía en estar cambiando los productos cada 15 días, si no se vendían él debía ponerles un código para enviarlos a las bodegas o a los cajones para que los compradores los adquirieran.

“Hay un artículo que es un detector de metales que ya tenía tiempo de estar ahí, según ellos ese artículo tenía poco de estar ahí, pero es mentira porque había dos y de los dos, en el que yo puse C7K (código) era el viejo (…).

Lo dejé ahí quedito porque no lo puedo poner en cajones sin permiso, al rato me llama el jefe, me pregunta si yo lo hice y le dije que sí, pero que me diera permiso, entonces me dice que no, que yo tenía otra cosa planeada y me despide”, narró Vargas.

 

SALIDA

 

En el momento que lo echan de la empresa, el denunciante se va y queda de verse con la mamá en la parada de autobús, sin embargo, horas más tarde le dicen que regrese a la empresa para que devuelva la camisa, pero Vargas indicó que no podía porque no tenía otra camisa para ponerse.

“Entonces me dice que no me preocupe, que él me daba otra camisa, entonces me bajo del bus, me voy para el trabajo y en eso que entro pregunto dónde está y me dicen que está abajo, entonces me dice que bajemos un toque, que entremos a la oficina y en lo que entro tranca la puerta”, agregó.

En ese momento ingresaron dos jefes a la oficina y comenzaron a encararlo para que explicara por qué había dejado el código en el producto.

“Me empiezan a encarar y me piden que les diga qué fue lo que hice y les dije que si querían que les dijera una mentira (…) yo no estaba poniéndole eso al artículo para robármelo, pero ellos insistían y me dijeron que yo tenía algo arreglado con alguien y les dije que no y más malos (enojados) se ponían”, añadió el denunciante.

 

AGRESIÓN

 

Cuando lo tenían encerrado, Vargas les dijo que necesitaba ir al baño, sin embargo, en lo que se levantó a abrir la puerta, un jefe cuidaba que no saliera, en lo que él intenta salir, otro jefe lo tomó por el cuello y le dijo que le hablara con la verdad.

“Me tiró al suelo, golpeó todas las cosas, salió y al rato volvió a entrar y me decía que le hablara con la verdad (…) Me agarraba del cuello y me pegó contra la ventana. En unos videos se ve que se quebró la ventana de la cocina (…) Él lo hacía para que yo me desmayara, entonces en dos veces me desmayé”, recordó.

Aunado a los golpes, los jefes le pidieron el teléfono y él no quiso dárselo, por lo que se lo quitaron por la fuerza.

Finalmente revisaron el celular y le borraron los mensajes que su jefatura le envió.

“Me dieron una camisa y me sacaron por la puerta de atrás. De hecho, el guarda me vio y él incluso fue a declarar”, manifestó.

Después de salir por detrás de la empresa, Vargas salió renqueando e incluso testigos lo vieron en el suelo llorando.

 

DAÑO PSICOLÓGICO

 

Sus jefes son extranjeros y Vargas dice que eso no puede suceder en Costa Rica.

“Yo no quiero que algo así pase en Costa Rica. Yo tengo un daño psicológico, uno anda con mucho miedo. Hay gente que me ha dicho que a ellos también les ha pasado lo mismo”, señaló.

Los denunciados por Vargas son un árabe y dos panameños.

El Periódico del Pueblo también conversó con Juan Acuña, abogado del joven, quien informó que los sospechosos se exponen a una condena de 4 a 10 años de cárcel por el delito de privación de libertad.

“Es un delito bastante serio que no permite el beneficio de la ejecución condicional de la pena. Esto quiere decir que si los responsables son condenados, indefectiblemente tendrían que ir a la cárcel y no hay beneficio que se les pueda conceder”, explicó. 

Los acusados son tres hombres de apellidos Córdoba Soto, Grima Barrie y Bonilla Guerra. DIARIO EXTRA intentó conversar con ellos, pero no logramos establecer comunicación.

El Ministerio Público tramita la denuncia bajo el expediente 23-000513-0306-PE.

PERIODISTA: Yiren Altamirano Bolaños

CRÉDITOS: Fotos: Cortesía

EMAIL: [email protected]

Jueves 30 Marzo, 2023

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA