Domingo 29, Enero 2023

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Padecimiento de la persistente emoción de la vergüenza y la autocrítica destructiva…

Dra. Ana Yendry Morales B.

 

 

 

Vergüenza y Autocrítica: La autocrítica y la vergüenza son respuestas al rechazo de los demás. Pueden dar lugar a confirmaciones para evitar el rechazo. La cura para la autocrítica y la vergüenza es la autocompasión.

DEFINICIÓN DE VERGÜENZA Y AUTOCRÍTICA

La vergüenza es una emoción que trata de ocultar algunos de nuestros defectos o comportamientos que creemos que, de ser vistos, podrían generar rechazo. Es una emoción que hace que ocultemos nuestros errores o nos entreguemos a una autocrítica excesiva para evitar o reducir las críticas destructivas o el rechazo de los demás. Las críticas que recibimos o tememos recibir y la vergüenza que sentimos activan el sistema de amenaza/protección.
La autocrítica es un acto verbal diseñado para cambiar nuestro comportamiento para alcanzar nuestras metas y evitar nuestros fracasos. La autocrítica implica una autopetición de cambio, que es parte esencial de la autocrítica. Las necesidades propias incluyen la urgencia de cambiar, a veces acompañada de recomendaciones específicas para cambiar el comportamiento.


LA VERGÜENZA Y LA
AUTOCRÍTICA EN LA PATOLOGÍA

Son conductas que tienen un papel importante en multitud de trastornos psicológicos, por ejemplo, la depresión, la fobia social, etc. Ambas son difíciles de tratar.
La vergüenza, como emoción, es positiva porque va dirigidas a evitar el rechazo social aunque, cuando es extrema o demasiado frecuente puede llegar a ser patológica, y generar sentimientos de depresión y ansiedad. La autocrítica igualmente es positiva y tiene como misión proponernos nuestra superación y la corrección de nuestros defectos y fallos. También puede ser patológica cuando se convierte en autocrítica destructiva y plantea autoexigencias imposibles o que no estamos emocionalmente preparados para llevarlas a cabo.

RAÍCES DE LA VERGÜENZA Y LA AUTOCRÍTICA PATOLÓGICAS

El exceso de vergüenza y de autocrítica tiene sus raíces, como muchos otros problemas psicológicos, en abusos en la infancia, acoso en el colegio (bullying), por las relaciones familiares en las que se han expresado muy fuertemente el rechazo y la crítica o en los que se ha ignorado o negado la importancia de las emociones. (Gilbert, 2009). Cuando hemos pasado por esas experiencias; podemos haber generado una alta sensibilidad a las amenazas de rechazo o críticas y ser muy proclives a sentir vergüenza. Pero no hace falta pasar por experiencias tan traumáticas, basta con que los padres sean un poco exigentes con su hijo.
Caso clínico: el niño presenta un problema achacable a su conducta, por ejemplo, tartamudea. Los padres no aceptan esa situación de su hijo, que quizás solo sea pequeña dificultad a la hora de aprender una conducta tan difícil como pronunciar. Hay que tener en cuenta que para cualquier padre es muy difícil aceptar que tienen un hijo que no es el mejor del mundo. En consecuencia, le exigen, implícita o explícitamente que se comporte “bien”, en este caso que pronuncie bien. El niño lo vive como un rechazo de sus padres. Para evitarlo se esfuerza; pero fracasa porque es posible que no tenga facilidad para conseguir hacer lo que sus padres le exigen, en el ejemplo una pronunciación fluida. La exigencia de los padres continúa. El niño necesita que sus padres no le rechacen. Necesita que le quieran y se esfuerza más y más en cumplir lo que le exigen sus padres, hablar fluidamente. Si no lo consigue; el sentimiento de que tiene algo malo dentro que tiene que cambiar para que le quieran está servido. Es una exigencia que está destinada al fracaso. Entonces, en lugar de la tartamudez el problema puede ser que su hijo no sea el más listo o el más simpático o el más deportista.
Para solicitar una cita puede comunicarse con nosotros y agendar una sesión para que podamos evaluarle en este tema. Teléfono: 8872-0670. Con la Dra. Morales. Facebook: Psicología Clínica y Salud.

 

 

 

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dra. Ana Yendry Morales B.

EMAIL:

Sábado 03 Diciembre, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA