Domingo 02, Octubre 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Saquemos la nave país del encalladero

Ing. Alberto René Jiménez Fallas

Al inicio de la década de los 40 del siglo anterior se abre una enorme puerta al desarrollo del país con la aprobación de la “Gran Reforma Social”: la creación del Seguro Social, el Código de Trabajo y la Universidad de Costa Rica. Las décadas de los 50 y 60 fueron de un sostenido avance para la nación. La UCR, los Colegios Vocacionales y el INA daban su gran aporte a la educación profesional y técnica. La Caja de Seguro Social llenó el enorme vacío que había de atención de la salud pública, incrementando las expectativas de vida de la población. El ICE avanzaba con rapidez y eficiencia en su labor de telefonía y electrificación. Además, instituciones como el INS, el INVU, el MEP, el MAG, el MOPT y otras, daban también su aporte. En menos de 30 años, este pequeño país ya mostraba un gran potencial para ubicarse con prontitud en el concierto de los países desarrollados. 

Para alcanzar esta meta de desarrollo, era solo cuestión de seguir –otros 30 años, tal vez menos– haciendo los oportunos y adecuados ajustes en lo político y económico, pero con el mismo rumbo de la nave país y con los valores que los anteriores gobernantes habían fijado para la nación: abnegación, rectitud, mucho esfuerzo y austeridad en el gasto público. 

Sin embargo, en la década de los 70 nuestros gobernantes incursionaron en el tipo de economía estatista, acaparadora e ineficiente –el “Estado Grande y Gastón”– acorde con las ideas socialistas de algunos políticos de la época de la guerra fría. No podemos olvidar el Estado empresario y sus desastrosas consecuencias económicas y sociales para el país. Fue un desafortunado giro a babor –hacia la izquierda– en el rumbo de la nave país. 

Durante las últimas 5 décadas los entes estatales se multiplicaron, creando duplicidades de funciones y cuellos de botella, con sus largas filas que consumen semanas y meses de espera a ciudadanos que requieren algún servicio o a empresarios que buscan el desarrollo de negocios que generan empleos. Pero no es cuestión solo de lentitud, falta de diligencia –síntomas de la enfermedad de obesidad mórbida que padece el aparato estatal– sino de las consecuencias para la economía de un país subdesarrollado, cuyos ingresos no alcanzan para cubrir los enormes gastos que genera la obesa planilla estatal. 

Venta de activos. Antes de endeudarnos más e hipotecar el futuro de esta y las próximas generaciones, debemos vender activos del Estado para reducir el monto del préstamo a solicitar, como lo haría cualquier familia al vender un terreno, auto o  electrodoméstico con el fin de endeudarse lo menos posible. Los tiempos han cambiado, ya es hora de dejar atrás la economía estatista con sus monopolios, cooperativas exoneradas de impuestos, bancos y empresas para sostener a otros entes estatales, etc. Hay que abandonar la errónea idea socialista del Estado grande y gastón de la década del 70, que nos ha generado dos severas crisis económicas e impide el progreso de nuestra economía. No debemos seguir atrapados en el subdesarrollo, sigamos el ejemplo de los chinos y soltemos a nuestro gato para que cace ratones.

En estos días de gobierno, el presidente Rodrigo Chaves ha demostrado poseer las cinco virtudes que según el confusionismo debe poseer el genuino líder: inteligencia, honradez, humanidad, coraje y disciplina. Es por eso que la gran mayoría de la ciudadanía –lo dicen las encuestas– confía en que el señor Chaves podrá administrar con rectitud y de manera eficiente los recursos públicos, hará los cambios estructurales necesarios en el Estado y realizará todo lo propuesto en su plan de gobierno. Su mensaje firme, valiente y transparente con la ciudadanía, da señales claras de que resolverá las “broncas” acumuladas durante décadas y tendremos pronto un Estado ágil, eficiente, con una economía libre y fuerte que nos impulse a salir del encalladero y retomemos el rumbo al desarrollo y la prosperidad.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Jueves 22 Septiembre, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA