Miércoles 28, Septiembre 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

El momento del adiós

Epidemia de divorcios

El momento del adiós

Las separaciones y divorcios se han vuelto muy frecuentes en nuestra cultura. En la actualidad la vida emocional de las grandes mayorías transcurre entre ilusiones y rupturas, esperanzas y tropiezos, sueños y desengaños.

Se ha vuelto tan común que los proyectos emocionales queden troncados, que se tiende a creer que es normal separarse, que es parte de la vida, que no amerita un manejo especial, que es cuestión de “pasar la página y asunto terminado”.

Diríamos que en general la sociedad de Occidente no ha sabido sopesar el impacto de un divorcio y sus repercusiones, que son mayores y devastadoras cuando hay hijos.

Claro, antes una separación era rigurosamente juzgada por la sociedad, se tildaba de fracasado e irresponsable al varón, y se le marginaba directa o indirectamente. La mujer divorciada era aún más castigada, al punto que era señalada familiar, social, laboral y qué decir sexualmente.

Afortunadamente esos estigmas sociales han quedado al margen, se han ido desvaneciendo, no solamente porque la sociedad ha evolucionado, sino que, ante la avalancha de parejas separadas, todas las familias probablemente han lidiado con una ruptura emocional de esta índole y es mejor no hablar cuando “se tiene el techo de vidrio”.

Algunas personas logran asimilar rápida y positivamente una separación, y con los días, la ven como una oportunidad para rehacer la vida. Sin embargo, la creencia de que la separación es simplemente “borrón y cuenta nueva” suele desvanecerse si todavía hay amor. Una separación puede ser profundamente dolorosa, cuando uno o ambos todavía se quieren.

Podríamos decir que las separaciones, sobre todo cuando hay un nexo emocional, representan en muchos casos un verdadero tsunami existencial, que nos expone a tres de los traumas más difíciles de superar para el ser humano.

Por un lado, está el “trauma de separación”, el cual se hace presente en el cada día y se experimenta como un estado de soledad y de vacío aun cuando se tenga compañía. Como dirían nuestros sabios antepasados, “no me hallo sin ti”. Adicionalmente surgen esos buenos recuerdos que afloran a toda hora y que minimizan los problemas vividos y hacen más difícil superar la ruptura.

Además, nos enfrenta al “trauma del rechazo”, en el cual mentalmente se barajan ideas como “me dejan porque no me quieren” o “porque no di la talla”, pensamientos que minan la autoestiman.

En algunos casos, además, se aviva el “trauma del fracaso”, sobre todo en aquellos que no ven el divorcio como un fracaso puntual, sino que lo toman a nivel personal, diciéndose “soy un fracasado”, “he fracasado en la vida”, pensamientos que son devastadores y nocivos.

Esto explica por qué algunas personas al separarse experimentan un franco deterioro social, laboral, académico, sexual y vivencial, el cual suele acrecentarse conforme pasa el tiempo. Incluso puede complicarse con cuadros depresivos, insomnio, crisis de ansiedad, mal manejo de la ira, pérdidas en el control de impulsos, autorreproches y hasta con adicciones.

Por todo lo anterior, siempre se le debe dar la importancia debida a las rupturas emocionales y no tener reparos en buscar ayuda profesional, si resulta difícil enfrentarla o si hay un deterioro en la calidad de vida.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández / Sexólogo

EMAIL: [email protected]

Lunes 30 Mayo, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA