Domingo 26, Junio 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Dueño de Hotel La Mansión: “Yo no maté a la Dra. Cedeño”

Harry Bodaan conversó con DIARIO EXTRA desde La Reforma

  • Conversó largo y tendido con un equipo de DIARIO EXTRA y Extra Formato

  • La Dra. María Luisa Cedeño de 42 años, anestesióloga, apareció sin vida en el hotel el 20 de julio de 2020, hace ya casi dos años

  • Pasó internado por operaciones en repetidas ocasiones

  • Existe un informe hecho por el especialista guatemalteco Guillermo Rosales Escribá, quien advierte que Harry Bodaan no habría mordido a la víctima de este caso

San Rafael de Alajuela.- Un equipo de DIARIO EXTRA y “Extra Formato” por Extra TV, logró conversar con Harry Jacobus Bodaan, mejor conocido como Harry Bodaan, dueño del Hotel La Mansión en Manuel Antonio, Quepos, de 72 años y expresidente de la Cámara de Hoteles de dicha localidad, quien está privado de libertad en el Centro de Atención Institucional (CAI) Adulto Mayor en La Reforma, acusado de asesinar a la Dra. María Luisa Cedeño de 42 años, una anestesióloga, quien apareció sin vida precisamente en su hotel el 20 de julio de 2020, hace ya casi 2 dos años. Junto al empresario extranjero, figuran como acusados un nicaragüense de apellidos Herrera Martínez y un costarricense apellidado Miranda Izquierdo de 38 y 36 años respectivamente. Las pesquisas de este caso se ejecutan mediante el expediente 20-000723-072-PE.

La anestesióloga falleció de un fuerte golpe en la nuca, según se desprende de un análisis médico-legal realizado por la Policía Judicial y dado a conocer a los medios. Producto de ese impacto, sus vértebras habrían colapsado. 

Además, la autopsia arroja tres mordidas en diferentes zonas de su cuerpo, múltiples golpes y lesiones en sus partes íntimas, estas últimas aparentemente producto a una violación.

La investigación dada a conocer a la prensa añade que el cuerpo de la galena fue lavado aparentemente en una bañera, quizás para “limpiar” la escena del crimen y así no dejar huellas.

Durante treinta minutos, el empresario turístico dejó ver que está demacrado tras pasar de encontrarse en casa por cárcel a ser privado de libertad, pues cuenta con limitado acceso a atención médica, está en silla de ruedas, bajo mucho estrés luego de casi dos años sin saber en qué concluirá el caso ni qué decir de su mal de párkinson, entre otras enfermedades crónicas.

Fue enfático en asegurar que nunca mordió a Cedeño, tras ser esta la única prueba en su contra que la Fiscalía usa para mantenerlo privado de libertad, incluso cuenta con el estudio de un experto guatemalteco en medicina maxilofacial, quien asegura que su mordida es distinta a las halladas en el cuerpo de la médica. A continuación, la entrevista que brindó a DIARIO EXTRA.

¿Cómo está usted de salud? ¿Cómo le ha impactado estar en la cárcel?

- Ya vamos para dos años con este caso y yo acá, en este lugar, donde mi salud se ha deteriorado fuertemente, acá no tengo terapia, no tengo doctores, no tengo acceso a medicamentos. Yo tomo 16 pastillas por día. Acá me he caído varias veces, como cinco veces, y me he maltratado las rodillas. 

¿Lo han violado para someterlo en prisión?

- No nada de eso, nada de eso.

¿Qué padece?

- Tengo mal de párkinson y tengo operaciones de mis dos rodillas. Yo necesito hacer ejercicio con terapeuta todos los días y acá no puedo. Es imposible. Con todo esto he perdido hasta el hotel.

Tras su estadía en este lugar, ¿cómo lo resume?

- Acá es un calvario. Es muy difícil porque acá no puedo comunicarme con los abogados ni llamar a los amigos. Es verdaderamente difícil, ni hablar con mis asistentes, no se puede uno comunicar aquí.

¿Usted conoció a la anestesióloga María Luisa Cedeño?

- Absolutamente nada, no la conozco ni sabía nada de ella, ni sabía si estaba en el hotel.

¿Usted qué estaba haciendo?

- Yo estaba como cada día viendo televisión, viendo CNN. Yo no puedo caminar, estaba en mi habitación desde hace meses.

¿Descansando?

- Así es, yo estaba descansando.

¿Cómo fue esa semana para usted?

- Normal, como siempre.

¿Usted pasaba en un yate que tiene?

- Tras las operaciones en mis rodillas, que estaban recientemente operadas, me costaba caminar. Mi última operación fue en febrero 9 de 2020 y para recuperación de rodilla es un año. En la tercera operación casi se me para el corazón.

¿Quiénes son sus empleados, el nicaragüense Herrera Martínez y el costarricense Miranda Izquierdo?, ¿eran allegados suyos?

- Luis (Herrera Martínez) me estaba ayudando con el mercadeo del hotel.  Tenía como de seis a siete días, venía de Jacó, teníamos quince años de no vernos. Yo quería saludarlo y preguntó si podía pasar algunos días en el hotel y le dije que sí. Taylor (Miranda Izquierdo) era bartender. Trabajó tres veces en el hotel por cinco años, solo por temporadas. A él ya lo habíamos despedido.

¿Y por qué estaba en el hotel?

- No tenía dónde irse, estaba buscando otro lugar. Le dije que podía estar en el hotel hasta que pudiera ir a otro sitio, yo por 26 años en la zona me he dedicado a ayudar a las personas.

¿Cuál fue el problema con Taylor? ¿Por qué lo echó?

- Yo con Taylor no tenía problemas para nada, buen empleado. Estábamos en pandemia y pasamos de 38 personas a 12 o 13 personas. Taylor estaba despedido, pero repito, era un buen empleado. Por pandemia tuvimos que quitar como a 25 personas. 

Vamos a los hechos, la Dra. María Luisa Cedeño aparece el 20 de julio de 2020 brutalmente asesinada en su hotel, al parecer fue hasta violada, y tras las primeras pesquisas se sabe que su cuerpo fue lavado en bañera para limpiar la escena. ¿Cuál fue su reacción?

- Yo quedé en shock. Recuerdo que yo estaba preparando una reunión con el presidente de Hoteles en Quepos, con el presidente del Consejo Municipal y el Comité de Ciudades Hermanas entre otras autoridades. Yo organizaba esa reunión para promocionar Quepos, pero todo se canceló. Yo recibí una llamada de que apareció el cuerpo en una habitación. 

¿Usted cree que Taylor y Luis, sus colaboradores, la mataron?

- Personalmente no creo que ellos los hicieran. Taylor no es violento, al menos no al frente mío, y a Luis no lo veía hace 15 años. 

¿Son fornidos?, ¿hacen ejercicios?

- No lo sé. Nuestra relación era de patrón a empleado.

Ella aparece mordida en varias partes, mordiscos que a usted se le achacan. ¿Usted hace dos años estaba en capacidad de morder a la doctora?

- Absolutamente no, yo nunca he mordido a nadie en mi vida. Nunca he sido bipolar y por qué yo haría algo así en mi hotel.

Existe un estudio de un experto guatemalteco que afirma que usted jamás pudo haber mordido a la dama, ¿cómo fue eso?

- No es mi mordida, en Costa Rica se toman fotos e investigan, se toman moldes de siete personas y el resultado que tres de mis dientes tienen una apariencia de mordida en el cuerpo, no dice que soy, pero tampoco dice lo contrario, indican que no pueden excluir a Harry Bodaan como sospechoso. Yo acá en mis manos cuento con un reporte que dice absolutamente todo lo contrario. Usted sabe que en Costa Rica solo existe un experto dental, es una persona joven y el señor consultado era su profesor. Es un experto de Guatemala, se le enviaron los moldes. Sus estudios dicen que es imposible que mi mordida sea la misma que hallaron en la doctora. Que es imposible.

¿Usted ayudó a matar a la doctora o es inocente?

- Absolutamente, yo no maté a la doctora, soy inocente. ¿Por qué voy a ayudar a matar a una persona en mi propio hotel? Creo que hubiera sido estúpido hacer eso. Mis planes eran vender el hotel en dos o tres años, ya estábamos en el proceso de hacer más habitaciones, ¿por qué yo hubiera querido matar a alguien en mi propio hotel? No tiene sentido.

¿Cómo explica que a la doctora la bañen en una tina y limpien la escena del crimen?

- Yo no tengo ni la menor idea. Esa noche yo me fui para el cuarto a las 11:30 p.m., y yo tomo pastillas para el dolor y para dormir. Pasó que a las 2 a.m. suena mi teléfono y me llaman, y me dicen que uno de mis empleados está actuando raro en el hotel, robando cervezas. Yo le digo a mi socio que me ayude a vestir para ver qué pasa.

¿Quién era?

- Taylor, que lo pesqué robando cerveza. 

¿Qué vio?

- Tenía una cerveza en la mano y yo se la boté en la calle. Lo hallé por el pasillo y le dije “Jueputa, qué está haciendo. Mañana hablamos, y usted va a buscar otro lugar”. 

 Usted pudo regresar a su hotel en la modalidad casa por cárcel, ¿qué paso ahí? A los otros en prisión preventiva, pero a usted no…

- Yo estaba muy sorprendido por la casa por cárcel, pues nada que ver por la situación. Es muy claro que no estoy involucrado, además que tengo un testigo a mi favor, es Danilo Obando López, mi asistente y mi socio.

¿Es su pareja sentimental o novio?

- Efectivamente, ya tenemos 12 años de estar juntos.

¿Qué le dice a la familia de la doctora, que deben de pegar grito al Cielo tras no ver la justicia pronta y cumplida? Casi dos años y nadie sabe quién es el responsable.

-Yo me siento mal por todo esto. Mis disculpas. Me siento muy mal por todo esto. La doctora fue víctima, pero también yo, con todo este proceso, soy víctima.

¿Había seguro en su hotel?

- Sí había seguro. No recuerdo por cuánto era el seguro.

Es conocido que a usted le gustaban las fiestas y los excesos en su hotel, ¿esos excesos se daban siempre? ¿Hizo alguna fiesta antes?

- Para ese fin de semana, no había razón para fiestas, solo teníamos dos habitaciones ocupadas. Eran la habitación número 10 y la que ocupaba la doctora, la número 3. ¿Qué insinúa con los excesos?

Fiesta, sexo y orgías…

- ¡Jamás hacíamos orgías en el hotel! Jamás. Como presidente de la Cámara invitaba a mucha gente. Yo cada semana, martes y jueves, hacía fiesta, con los invitados del hotel y también para promover Quepos.

¿Qué pasó con todos sus amigos?, al menos algunos que aparecen en fotos a su lado en páginas de chismes, como Ignacio Santos, algún gerente de Canal 7 y en la misma puerta de su hotel hasta una foto con un expresidente de la República… ¿Llamó a alguno?

- No, no llamé a nadie. Yo no tengo culpa. Uno llama a los amigos cuando existe razón o sea necesario.

¿Lo abandonaron?

- Existe mucha gente que me contacta, pero acá no pueden venir, ese es el problema. 

¿Es muy comprometedor?

- Así es. Mis amigos de verdad saben que yo no estoy involucrado. 

La doctora tenía dos copas en la habitación, ¿supo si alguien más la visitó?

- Absolutamente no, yo no sabía nada de ella. Cuando eso pasó me fui por arriba para preguntar por el gerente de operaciones para que abriera la habitación y estaba el cuerpo en la cama. Cerramos la habitación inmediatamente y llamé al 9-1-1.

¿Es verdad que despidió a su abogado José Miguel Villalobos por dejarlo en la cárcel sin mayores respuestas y en su lugar contrató al parecer a Hugo Navas? Se rumora que le pagó 40 mil dólares (¢27 millones).

- De José Miguel no deseo hablar, creo que hizo un buen trabajo, pero dos años es demasiado. De esa plata tampoco deseo hablar. Villalobos siempre ha sido amigo.

¿Tiene otro abogado que le cobra más barato?

- Aun no sé todavía. Cambio a Miguel por un tema de resultados, no es por dinero. Al principio, que era dos o tres meses, luego más y más tiempo. 

¿Cuánto dinero ha perdido por esta situación?

- El valor del hotel era de $6 millones (más de ¢4 mil millones), tras toda esta situación cayó a $2 millones menos. 

¿Deudas?

- $1,9 millones. Yo tuve que hacer un arreglo con un comprador del hotel. Yo ya lo vendí. 

¿Quién lo compró?

- Un grupo de holandeses.

¿Pagó las deudas?

- Sí, ellos pagan hipoteca. 

¿Qué dicen las cámaras de seguridad?

- Las cámaras no estaban funcionando. En 20 años nunca pasa nada en el hotel, pero estaban malas por meses. Eso es la responsabilidad del mantenimiento. Es importante aclarar que ya en mi condición de pensionado yo no manejaba el hotel directamente, yo tenía una mánager que es responsable. Daniela, con más de 3 años de trabajar en el hotel.

Hay muchas cosas raras en este caso…

- Exactamente, muchas cosas, ella ordena comida a las 4:30 p.m., una ensalada César con lomito, dos horas después ella ordena más comida, al día siguiente no había platos en la habitación. Ella entró sola, pero eso claramente no lo sabemos. Otra cosa rara, el perro, ella entró con un perro y no ladró ni pasó nada y en esa habitación no existe tina.

¿Había un perro en la habitación?

- Así es y no ladró. También dos copas. Existen cosas que no encajan. No sabemos si ella invita a alguien. El OIJ me pregunta por qué Taylor se queda en el hotel, de los 38 empleados que tenía muchos los dejé que vivieran en el hotel mientras buscan dónde irse, estábamos en pandemia. Yo a Taylor no lo contraté directamente. Yo tengo gerente de operaciones para contratar empleados y les piden hoja de delincuencia.

¿Usted nunca intimó con Taylor?

- Nunca nada, nada. 

¿Qué le dice a la gente?

- Que soy inocente, yo no puedo ni caminar, me cuesta mucho, menos abrir una lata de cerveza o refresco. Uso silla de ruedas la mayoría del tiempo.  A la gente le digo que ya han pasado dos años y las autoridades no tienen nada firme. No existe ADN ni semen que me inculpe, nada.

PERIODISTA: Ariel Chaves González

CRÉDITOS: Fotos: Johanfred Bonilla y archivo

EMAIL: [email protected]

Martes 17 Mayo, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA