Martes 24, Mayo 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Honrarás a tu padre y a tu madre

Mundo Sexual

Honrarás a tu padre y a tu madre

Hoy la población vive más años, la mayoría de nuestros padres felizmente alcanzan la octava y novena década y es claro que a esas edades algunos van a requerir el auxilio de los hijos para cubrir las necesidades especiales que condiciona la edad.
A veces los cuidados de una persona mayor puede ser una labor titánica, pero la tarea resulta más fácil y gratificante cuando todos colaboran. Las familias sabias reparten las funciones del cuido, se sienten realizadas como personas y se benefician de todos los aportes que brinda el adulto mayor. Unos aportan dinero, otros dan tiempo, otros velan por el cuido, algunos hacen los trámites y se encargan de los medicamentos y algunas familias optan por ir rotando estos deberes, con el fin de aligerar la carga.
Con la pandemia esta situación se acrecentó, muchos adultos prefirieron refugiarse en sus casas o en la de un pariente, para evitar salir y exponerse al coronavirus. Afortunadamente la mayoría de las familias estuvieron a la altura, y protegieron a sus adultos mayores, pero en algunas el panorama fue triste y doloroso.
Desde hace unos años hemos visto cómo muchos hijos relegan a sus padres, no velan por sus necesidades, evaden cualquier aporte económico, discuten y pelean cada cinco posible, y alegan que no disponen de tiempo.
Hace unas cuantas décadas era inimaginable ver padres en abandono, padres descuidados, padres apartados, hoy abundan por doquier y con la pandemia la situación se volvió palpable y dolorosa.
Hoy es común ver hijos que reniegan la responsabilidad de velar por sus padres, dejan que “se las arreglen solos”, o dan una ayuda marginal que no alcanza para lidiar con las necesidades diarias de una persona y menos de una persona mayor. A veces deciden “meterlo” en un hogar de ancianos, lugar al que nunca llegan a visitarlo, nunca le llevan un caprichito y no están al tanto de su salud.
Tal vez sorprenda, pero algunos hasta permiten que queden en la indigencia, y esto sucede en todos los estratos sociales, incluso en las clases altas, lo que revela que el descuido y el desamor no se da por falta de dinero, es por la mezquindad que suele acompañarse de olvido.
Ante este panorama también se ha hecho común que un hijo sensible, con el fin de evitar tanta crueldad, opte por lidiar con toda la responsabilidad. Lleva a sus padres a su casa, paga sus gastos y cubre sus necesidades tanto físicas como afectivas. Claro está, el precio es alto, porque una labor que corresponde a todos los hermanos se centra en uno solo, con todo lo que eso significa.
La situación es más crítica ahora que con la pandemia y la guerra tantas familias andan con los presupuestos ajustados. Mientras el resto de los hermanos “no tienen tiempo” ni para pasar a la farmacia por un medicamento.
Afortunadamente hoy contamos con todo un respaldo jurídico que dicta que los hijos deben velar por sus padres. Desde luego que la ley no puede obligar a esos desalmados a querer, cuidar y proteger a sus progenitores, pero al menos sí los obliga a dar una pensión. De tal forma, que el espíritu de la ley gravita en el sentido, de que los padres cuenten con el aporte económico de sus hijos, para que nos les falte nada cuando llegue la vejez.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Lunes 25 Abril, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA