Domingo 25, Septiembre 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

“No me hallo sin ti”

El amor y la distancia

“No me hallo sin ti”

Los ticos hemos perdido parte de la riqueza de la palabra, sobre todo aquel léxico que tenían nuestros antepasados y particularmente nuestros campesinos. Una de las frases de amor más ricas de aquel lenguaje es precisamente “no me hallo sin ti”, expresión utilizada para decir cuánto extraño a un ser querido.
Esta expresión, cuando de amor hablamos, tiene una connotación especial de tipo filosófico. Decir “no me hallo sin ti” es apelar a la pérdida del ser, al no encontrarme a mí mismo cuando estás lejos, una ambigüedad del ente ante la ausencia de la esencia. Esa frase tan simple y reflexiva tiene un trasfondo ontológico profundo, he perdido mi identidad ante tu ausencia.
Lo menciono porque sinceramente nunca encontré, entre letrados, gente más culta que la que conocí en el campo. Y cuando tuve la dicha de conocer gente brillante en la universidad con frecuencia tenía una formación campesina, cómo olvidar a Gil Chaverri.
El campesino, hombre sabio porque su maestra es la naturaleza, ya se había dado cuenta de que la distancia devela el amor, lo pone de manifiesto, lo hace evidente, lo vuelve un Coloso de Rodas. El amor genuino, el amor sincero, amor mayor, se agiganta con la distancia, y el vacío que provoca no se llena con nada.
La frase desde luego que tiene también un trasfondo psicológico, porque sugiere algo así como si tuviéramos un ego compartido, y la parte que yo aporto se la lleva el ser amado.
“No me hallo sin ti” nos dice que me siento incómodo, que me siento ajeno, que no estoy completo, como que algo me falta, como que las cosas no son las mismas cuando no está el ser querido.
Quizás una de las preguntas que más nos formulan en la consulta gira en torno a este tema. Pacientes que nos dicen “no sé si lo quiero”, “no sé si lo amo”, y se preguntan “¿cómo podré averiguarlo?”. Pues al volver la vista al terruño encontramos la respuesta. Si la vida sigue igual cuando no está el ser amado, probablemente se debe cuestionar el vínculo. Pero si “no deseo ni pensar que me haces falta”, no cabe duda de que el sentimiento habita en el corazón.
Otros nos cuestionan si un distanciamiento forzado acaba con el amor, situación que se presenta, por ejemplo, cuando se tienen que pasar largos periodos en el extranjero, sea por estudio, trabajo, o demás. Pues, si ante la ausencia no me hallo, más bien día a día cuento las horas para el regreso, y no me aguanto las ansias de que vuelva, es claro que hay amor. Si el desasosiego, la zozobra, el desatino reinan a cada instante, y no hay forma de que yo sea realmente yo cuando tú no estás, es decir, “no me hallo sin ti”, es claro que hay amor.
Los poetas muchas veces lo expresan mejor que los hombres de ciencia, “no hago otra cosa que pensar en ti” canta Serrat, o como bien resume Modugno cuando coreaba “la distancia sabes, es como el viento apaga el fuego pequeño, pero enciende aquellos grandes”.
Se tiende a creer que la lejanía acaba con los vínculos amorosos, que “el amor de lejos es de pendejos” tal como reza el refrán, más por el contrario los amores intensos se acrecientan con la adversidad, se incrementan con la distancia, y muchos advierten el verdadero significado que tiene la relación justo cuando la distancia los separa.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández / Sexólogo

EMAIL: [email protected]

Lunes 28 Febrero, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA