Lunes 27, Mayo 2024

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR

Opinión

Becas por la libre

Editorial

En Costa Rica, pareciera que vivimos en el país del revés: aquí la gente que no tiene dinero no recibe beca, pero los que tienen más dinero se dejan los cupos en las universidades públicas, de modo que acceden a beneficios que, si somos realistas, no les hacen falta.

Y muchas veces, cuando la gente recibe a manos llenas no mide la magnitud de lo que se le está brindando. Casos hay muchísimos, pero uno que está más a mano, porque lo conocimos en los últimos días, es el de las becas que se dan con el impuesto al tabaco.

En días pasados, en DIARIO EXTRA se dio a conocer una auditoría interna del Ministerio de Salud en que se evidencia cómo se está realizando un festín con el impuesto que se les cobra a quienes consumen cigarrillos. 

Independientemente del cuánto dinero se obtenga, lo cierto es que se está usando para dar becas a funcionarios para que estudien una maestría en epidemiología que imparte la Universidad Nacional. 

El problema no es que se les dé este privilegio, sino que en la auditoría se halló varias anomalías, entre ellas el que no se lleva un control certero de quiénes están siendo beneficiados, pero a eso se le debe sumar que la gente no está retribuyendo en beneficio obtenido.

Con esto nos referimos a que la institución de buena gana escoge a un empleado para darle una beca con la única petición de que todo lo aprendido sea aprovechado en la institución. Eso no lo vemos mal, puesto que se invierte dinero y tiempo en que esta persona pueda capacitarse. 

Pero entonces no entendemos cómo, si pudieron estirar la mano para pedir el beneficio, pasa que muchos se rehúsan a aplicar todo lo aprendido. Si nos ponemos a ver en frío, con una maestría en su currículum y con la actualización de los títulos, la gente tiene el chance hasta de ganar más. 

Lo peor de todo es que esta beca no se les ha dado a una o dos personas, sino que 56 empleados públicos obtuvieron la beca. Según la auditoría, no se han dado en todos los casos que no quieran retribuir con su conocimiento lo aprendido gracias al dinero de los ciudadanos, pero sí en la mayoría. 

El saber que no hay registros de quiénes terminaron el plan de estudios, qué notas obtuvieron, cómo les fue, si aprendieron algo o no, lo único que provoca es un muy mal sabor de boca. Esto nos lleva a cuestionarnos mucho los procesos de selección, porque según el estudio muchos ni siquiera eran del departamento que se había escogido, el tema es que, si no había nadie, lo ideal era que se guardara el dinero y no se desperdiciara porque al fin y al cabo es plata de los costarricenses. 

El saber que no se escogió a las personas por merecimiento, sino por imposición entre una comisión y los directores regionales del Ministerio, nos hace pensar en aquello que decían los abuelos, “lo feo de las argollas es estar fuera de ellas”.

Y lastimosamente este escenario descrito no es propio de esta institución, en muchos otros sitios estos beneficios se los dan a los amigos, a los conocidos y muchas veces solo a los que me caen bien, a pesar de que no sean las personas ideales.

Entonces por qué no aplicar aquel refrán que reza que “es de bien servidos ser agradecidos”, por qué no devolverle un poco de todo lo que la institución les ha dado y es que tenemos que comprender que esto no es para beneficiar a una o dos personas sino a todos los aportes que se hagan en el servicio de Vigilancia.

Los ciudadanos exigimos que cuando se hagan labores que impliquen dinero público este sea bien invertido, porque al fin y al cabo no son bienes de difunto sobre los que cualquiera tiene la potestad de decidir. En caso de persistir estos desórdenes, lo único que se provoca es que haya crisis económicas como por la que atravesamos en este momento en el país, porque como la plata no es de nadie y no les duele en el bolsillo, la gastan como mejor les parezca y luego andan como los pésimos administradores, pateando la bola para adelante, endeudando al país para pagar gasto corriente.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Martes 22 Febrero, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA