Martes 18, Enero 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Adolescencia normal

 

 

 

Quien haya educado a sus hijos desde pequeños con firmeza, no va a tener demasiadas preocupaciones durante la adolescencia. Firmeza se caracteriza por saber decir un no a tiempo, una comunicación comprensiva-explicativa del para qué sí o no.
Excluye plenamente el punto de premio-castigo. Ya me referiré más adelante a esto.
No obstante, la adolescencia normal se caracteriza por el comportamiento anormal. Parece una paradoja, pero es necesario que un adolescente en esta sociedad sufra una crisis que se considera normal en esta etapa de su vida para encontrarse a sí mismo y poder diferenciarse como persona única del resto.
Los cambios fisiológicos, el crecimiento del cuerpo, que suele ser inarmónico, y la búsqueda de su identidad, son factores que le impiden un comportamiento normal.
En este momento de su desarrollo necesitan parecerse a los demás para posteriormente poder diferenciarse. Por eso hacen todos lo mismo, se visten igual y tienen sus propios códigos para comunicarse.
Aquí en la búsqueda de la Identidad, los adolescentes pueden encontrarse con dedicarse a leer en demasía, ser full deportistas y estos son ejemplos de grupos aceptados con valores sociales donde también se establece un orden de jerarquías quienes más sepan o logren ganar carreras están entre los primeros de la jerarquía.
Hay también una Jerarquía Negativa. ¿Cuál es? Por lo general cuando se ha tenido una comunicación educativa de premio-castigo.
En donde grupos que se identifican por ejemplo con los barras bravas, las picadas o hasta a veces las drogas. Como rebelión a esa forma de educación de premio-castigo.
¿Cómo se soluciona? Aprehendiendo una modalidad de comunicación comprensiva valorativa, esto se brinda a través de una orientación de un profesional de psicología.
La conducta de los padres influye poderosamente en los hijos. No pueden de ninguna manera predicar una cosa y hacer otra. Los hijos aprenden del ejemplo, jamás de los consejos, y si los padres pierden la coherencia y hacen lo opuesto, pierden también la autoridad para exigirles otra cosa.
Un padre o una madre están siempre dando examen frente a los hijos que si tienen un buen desarrollo y una buena continencia no solo se identificarán con sus padres, sino que querrán ser mejores que ellos.
Los hijos bien criados siempre los superan y ese proceso hay que favorecerlo y no proceder a competir con ellos. El paso al costado es algo que nadie quiere hacer porque no se quiere reconocer que cuando termina una etapa en esta vida es para comenzar algo nuevo.
Las madres jóvenes muchas veces compiten con sus hijas adolescentes y no les cuesta nada ganarles esa carrera, porque no es difícil cuando se tiene experiencia.
Siempre la causa de esta competencia es la dificultad para aceptar el paso de los años, para adecuarse a otra realidad y a otra etapa de la existencia.
Ninguna etapa de la vida es mejor que otra, solamente es diferente, y naturalmente tendremos las satisfacciones y obligaciones que cada etapa impone si sabemos vivirlas con dignidad a todas ellas.
El adolescente también tiene que hacer el duelo por el niño que ha dejado de ser y atreverse a ser adulto. Mientras tanto, pasa por un estado de transición que no es ninguno de los dos y hay que ayudarlo. Ni tratarlo como un niño ni como un adulto. Tener la fuerza suficiente como para tratarlo como lo que es, un adolescente en una etapa difícil de crecimiento y cambios.
Las agresiones y los gritos nunca reportan ningún beneficio, al contrario, deterioran la relación e interrumpen la comunicación. El diálogo persuasivo es el mejor camino para llegar hasta él, y aunque parezca inútil, lo esencial queda y se les graba en la memoria porque está relacionado con el afecto. Por así decirlo.
También se debe considerar el duelo de los padres y madres del adolescente que ha dejado de ser un niño y la comunicación se realiza desde esa perspectiva siendo infructuosa.
Si lo consideras y quieres tener una cita orientativa, comunícate con nosotros, somos especialistas en adolescencia.
Teléfono: 8872-06 70 y preguntar por la Dra. Morales. Facebook: Psicología Clínica y Salud.

 

 

 

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dra. Ana Yendry Morales Blanco

EMAIL:

Lunes 03 Enero, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA