Viernes 28, Enero 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

Perezoso: símbolo nacional sufre por urbanización y su popularidad

  • Si los perezosos llegan a sufrir un percance, podrían quedar en cautiverio por el resto de su vida

  • Este animalito perdió su pata delantera tras subirse al tendido eléctrico

 

 

 

 

 

 

 

Si existe un animal en la naturaleza que lo entendió todo es el perezoso. Sumamente discreto, este miembro de la familia de los Xenartros, que además engloba a sus primos los armadillos y los hormigueros, puede dar lecciones de paciencia y eficiencia en el uso de los recursos.
Para conocer acerca de esta popular criatura, DIARIO EXTRA contactó a la bióloga de vida silvestre Shirley Ramírez Carvajal, de la Comisión Nacional de Gestión de la Biodiversidad del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).
Ramírez externó que en Costa Rica tenemos dos especies de las seis que habitan en el territorio americano, de donde es exclusivo. Se trata de los perezosos de dos dedos y tres dedos, respectivamente. Su hábitat comprende las selvas tropicales y las plantaciones de cacao, los perezosos de dos dedos pueden medir hasta los 70 cm de altura y pueden morder si se sienten amenazados, mientras que sus parientes de dos dedos alcanzan los 50 cm y no tienden a atacar. Ambos cuentan con un pelaje grueso, que oscila entre tonos marrones, pero tiene por lo general una coloración verdosa.
Lo anterior se debe a que un alga crece encima suyo brindándoles protección contra los depredadores (les permite camuflarse con los árboles), así como una fuente secundaria de alimento. Se trata de una relación de mutualismo, pues tanto el alga como el perezoso, y unas polillas que viven entre el pelaje del animal, se benefician entre sí.
Por lo general, estas criaturas no son muy sociables y solo se mantienen acompañadas durante la infancia, cuando requieren los cuidados de sus madres, o mientras están en temporada de apareamiento.

¿QUÉ HACEN?
Los flamantes símbolos nacionales se encuentran entre los seres más fascinantes de la naturaleza. Comen hojas de los árboles y su sistema digestivo es sumamente lento. Muchos se sorprenden de que, en un mundo donde se nos dice que siempre gana el más rápido o el más fuerte, esta criatura que inspira tranquilidad y paciencia con solo observar sus pausados movimientos demuestra cómo en este mundo hay espacio para todos.
De hecho, esta forma de actuar constituye su mecanismo de defensa natural, pues sabe no llamar la atención en un ambiente lleno de peligros, ya que depredadores como los grandes felinos, entre los que se encuentran el jaguar y el ocelote o incluso las serpientes o grandes búhos, podrían acabar con su vida.
Sin embargo, este animal toma muchas precauciones. En la naturaleza, el movimiento es presencia, pues aquellos que ocupan lo más alto de la cadena alimenticia buscan siempre entre el paisaje aquello que destaca, lo cual nunca tiene que ver con el perezoso, animal tan cuidadoso que solo se acerca al suelo cuando necesita cambiar de árbol o porque debe realizar sus necesidades fisiológicas, lo cual hace una sola vez por semana.
Quizá usted se pregunte por qué un animalito prácticamente indefenso una vez en el piso se arriesga a esta complicada operación. La respuesta es simple: sigilo. Los depredadores también podrían observar u oler las excretas si las lanzara desde los árboles, con lo cual delataría su posición y eso lo obligaría a entrar en un combate muy desigual. En cambio, al realizar su expedición puede dejar un rastro poco comprometedor y a la vez las algas que recubren su pelaje se verán favorecidas por nutrientes brindados por las polillas que salen de las larvas previamente dejadas en el estiércol del perezoso.

AMENAZA HUMANA
Pese a las hazañas de sobrevivencia descritas, el perezoso está amenazado por su gran popularidad, que lo vuelve presa fácil de un enemigo incontestable, por lo que se le debe llamar a la conciencia: se trata, por supuesto, del ser humano. Primero porque este animalito se ubica en el tercer lugar del ranking de criaturas más fotografiadas de manera inapropiada a nivel mundial.
Por ese motivo, el Ministerio de Ambiente y Energía mantiene la campaña “Stop Animal Selfies” y el animal emblema de dicha campaña precisamente es el perezoso. Pero ¿cuáles son esas fotografías inadecuadas?
“Son las que le causan estrés al animal, lo ponen en riesgo y que básicamente se está en contacto con el animal. Ya sea tocándolos, abrazándolos, alzándolos, y qué es lo que provoca, que la gente quiera estar cerca de los animales. ¿Por qué les provoca estrés? Pues porque, como hablamos, su mecanismo de defensa es quedarse quietitos, sin moverse. ¿Qué pasa si una persona lo agarra? ¿Qué piensa el perezoso?, que es un depredador”, explica Shirley Ramírez.
Y recalca: “en algunos momentos hay fotografías y videos adonde los perezosos tienden a levantar la mano y la gente cree que los está saludando, pero lo que está haciendo ahí el perezoso es tratando de huir, levantando la mano para buscar una rama para poder salir de esa situación que le está causando mucho estrés. Los perezosos, igual que cualquier animal silvestre, igual que una persona, sufren de estrés y pueden morir de estrés. La recomendación que nosotros, como Ministerio de Ambiente, siempre damos es: no los toque, no los persiga, no los busque en los árboles”.

CONCIENCIA Y ACCIÓN
Si usted quiere participar en la campaña “Stop Animal Selfies, debe tomarse una fotografía con un peluche de algún animal silvestre y colgarla en su perfil personal de la red social de su preferencia con el hashtag #stopanimalselfies. Asimismo, recuerde respetar a las especies en su hábitat natural y, si las visita, fotografíelas a distancia, sin perturbarlas de ninguna manera.
“Los perezosos están muriendo por atropellos, ataques de perros domésticos, electrocución. Cuando hacemos construcciones, urbanizamos, etc., fragmentamos el bosque, por eso es que ahora estamos encontrando muchos perezosos que andan caminando por el suelo, porque ya no tienen bosque y en el suelo son sumamente vulnerables a cualquier otro depredador”, asevera la bióloga del Minae.
Ramírez recalca que, aun cuando muchos empresarios turísticos son muy responsables y velan por la vida silvestre, ha habido incidentes lamentables que involucran a miembros de este sector y los perezosos. “Como los perezosos son la especie número 3 en el mundo en fotografías inadecuadas, hay mucha presión sobre ellos del sector turismo. Una gente que hemos podido detectar, como te decía, se suben a un árbol, agarran al perezoso y lo bajan para que los turistas lo toquen o se tomen las fotografías. O inclusive supimos de un guía, que se encontraron un perezoso cruzando la calle, se bajó de la buseta, agarró al perezoso, lo montó a la buseta, todos los turistas ahí tocándolo, siguió la buseta y lo dejaron en otro lado”, por lo que se toman medidas para evitar que este tipo de acciones sigan sucediendo.
Recuerde mantener a sus perros bajo control, alejados de la fauna silvestre para que no la lastimen, pues debido a ataques de estos animales se reportan perezosos que debieron ser rehabilitados por albergues que ahora deben cuidarlos por el resto de su vida. De igual modo, avise a las autoridades en caso de que observe uno de estos animalitos cerca del tendido eléctrico. Preferiblemente indique el número de poste.
Si usted se entera de un caso similar en que se afecte un animal silvestre, comuníquese con el Sistema Integrado de Trámites de Denuncias Ambientales (Sitada) al teléfono 1192 o denuncie en la página web http://www.sitada.go.cr/denunciaspublico/cons_delitos.aspx, de la misma dependencia del Minae.


¿Y SI ME ENCUENTRO UNO
CRUZANDO LA CALLE?

“Cuando un perezoso está cruzando una calle, es mejor, en lugar de agarrarlo y trasladarlo, lo ideal es dejarlo que vaya cruzando, detener el tráfico y que pase a su ritmo, porque así el estrés no va a ser tan fuerte, porque si yo lo agarro y lo pongo en otro lado lo estreso. Pero si ya digamos es una carretera, una autopista, donde nadie quiere parar, entonces ahí es la última opción, agarrarlo y ponerlo del otro lado. Hay enfermedades que nosotros podríamos transmitirle a un animal silvestre y viceversa. Por eso no es conveniente tocarlos. Además, podría defenderse y morder. Por eso es mejor resguardarlo, esperar a que cruce y dejarlo que escoja el árbol al que quiere ir”.

Fuente: Shirley Ramírez, bióloga de vida silvestre del Minae.

 

 

 

 

 

 

 

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Daniel García

EMAIL: [email protected]

Lunes 29 Noviembre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA