Miércoles 01, Diciembre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

La amenaza electoral del populismo

Editorial

Estamos a las puertas de un proceso electoral con un abanico de opciones presidenciales para todos los gustos, pero vivimos bajo la fuerte amenaza del populismo y de la manipulación de masas. 

Bien lo señaló Nikita Khrushchev, expresidente del Consejo de Ministros de la antigua Unión Soviética, “los políticos son siempre iguales. Prometen construir un puente incluso donde no hay río”. 

También lo advirtió Mark Twain (1835-1910), escritor y orador estadounidense, “es más fácil engañar a la gente que convencerlos que han sido engañados”. 

Cualquier anuncio o “acción light” se puede prestar para convertirse en uno de los eventos claves que puedan incidir hasta en los destinos de un país, por lo que la gente debe encender las alarmas de cuidado. 

El anuncio del Ministerio de Salud de exigir la obligatoriedad en certificado de vacunación en casi todos los recintos a partir del 1º de diciembre muestra dos posiciones completamente opuestas que podrían convertirse en una severa amenaza para el proceso electoral que se avecina. 

El gobierno dio a conocer que presentar dicha información será indispensable para ingresar a centros comerciales, tiendas, bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, cabinas, establecimientos de alojamiento, cine y espectáculos públicos con la excusa de que se busque tener una mayor apertura económica y así salir con rapidez de la pandemia. 

La posibilidad de llenar un formulario y descargar un código QR para demostrar que la persona está vacunada contra la Covid-19 está a las puertas de una posible polarización nacional que en nada contribuye al proceso democrático que vivimos hoy día. 

El país presenta un desempleo de 402.000 personas, un déficit fiscal de ¢1,2 billones con corte a agosto de 2021, 446 homicidios registrados con corte al 12 de octubre y 419.783 hogares pobres, como para que el eje central de la campaña sea si se debe o no tener un certificado de vacunación. 

Costa Rica ya tiene un antecedente reciente de una temática “light” que incidió en el rumbo de este país. Fue precisamente el 9 de enero de 2018 con la resolución de la Opinión Consultiva OC-24 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), que dio pie al matrimonio igualitario dos años más tarde.

Eso hizo que las dos posiciones más antagónicas del proceso electoral se pronunciaran al respecto y comenzaran a ver subir la popularidad a tal medida que ambos disputaron la segunda ronda electoral.

Tuvimos a Fabricio Alvarado, entonces candidato por el Partido Restauración Nacional (PRN) y de ideología conservadora, contra Carlos Alvarado, aspirante por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y abiertamente a favor de la resolución. 

Aunque en ese momento se hablaba ya de las cuestiones estructurales a nivel económico, del alto costo de vida, de la inseguridad y de los problemas a nivel ambiental en Crucitas y otros, desgraciadamente lo que definió la elección fue un tema “light”.

Sabemos que el tema de la certificación de la vacunación está actual, que existen diferentes posturas y tamaños, cada uno con sus posiciones, las cuales son respetables porque estamos en un país donde la libertad de expresión se ve muy fortalecida en toda la región de América Latina y cuando se da un debate de ideas la discusión se torna más rica. 

El problema actual es que ya las diferencias caen en faltas de respeto, enojos, pérdidas de amistades y hasta de familiares, algo que en Costa Rica no era común ver hasta hace 3 o 4 años cuando se dio el asunto de la Opinión Consultiva. La amenaza sigue más latente cuando los candidatos presidenciales se aprovechan del momento y tratan de convencer al electorado con su opinión respecto al tema, en lugar de posicionarse ante ellos con base en su plan de gobierno. 

Lo anterior es preocupante en estos momentos porque permite incidir en el votante por un aspecto secundario, dejando intactos los dilemas que tiene el país, es decir los temas estrictamente coyunturales de hoy en día. 

La ciudadanía está cansada del populismo que predican las agrupaciones políticas que no proponen soluciones para solventar la crítica situación que enfrenta Costa Rica y en la que prácticamente solo hace falta que se deba pagar impuestos por el simple hecho de respirar.

La cuestión más grave que tenemos es que el desencanto político es el que alimenta ese populismo, puesto que la gran mayoría de la población está tan disconforme con el gobierno actual, que siente una gran apatía hacia el voto porque ya se cansaron de tanto discurso adornado y carente de acciones concretas. 

Un llamado de atención al gobierno para que sus acciones tengan sentido y no sean meramente populistas, a los candidatos presidenciales que no se aprovechen para manipular al electorado a su antojo y a la ciudadanía para que se informe primero antes de emitir criterios solo por la simpatía de un político.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Lunes 18 Octubre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA