Domingo 24, Octubre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

El sexo necesita su tiempo

Dr. Mauro Fernández

 

 

 

Es bien sabido que la sexualidad engloba una serie de sensaciones tan placenteras y gratas que resulta difícil de entender cómo porcentajes importantes de la población pierden el gusto por el sexo y se acostumbran a vivir sin tener relaciones sexuales aun cuando tengan una relación de pareja.
Los estudios indican que la frecuencia de relaciones sexuales tanto en la cultura Occidental como en nuestro país ostenta cifras muy bajas, que oscilan a lo sumo en una o dos relaciones sexuales por semana. Adicionalmente, las estadísticas señalan que probablemente la duración del acto sexual si acaso excede los cinco minutos. Así podríamos decir tristemente que dedicamos diez minutos por semana a la sexualidad.
Antes creíamos que era por culpa del matrimonio. Creíamos que era esperable que el deseo por “la pareja de siempre” se deteriorara con el tiempo, que esa misma figura, que esa misma silueta, que esa misma persona, terminara aburriendo. Eso lo decíamos en aquellos tiempos, en que el matrimonio era la norma y era para siempre. Pero hoy, que tenemos vínculos efímeros que duran uno, dos o tres años, nos hemos dado cuenta que no es la costumbre lo que desvitaliza la sexualidad, que no es que la pareja habitual aburre, sino que el sexo debemos cuidarlo, cultivarlo y propiciarlo.
Se tenga treinta años de casados o solo unos cuantos meses, la sexualidad se debilita si no comprendemos que el sexo es un haragán libidinoso que consume tiempo. A veces las parejas sin darse cuenta, destinan tiempo para todo menos para la sexualidad. Hay tiempo para ver fútbol, noticiarios, series de Netflix, novelas, navegar por Internet, mientras que la iniciativa sexual se relega a altas horas de la noche, compitiendo con el cansancio y el sueño.
Al inicio los amantes trasnochan, hacen de cada encuentro un festín sexual, que, desde luego, pagan con desvelo y bostezos al día siguiente. Con el tiempo no hay cuerpo que aguante, y a veces ambos, bajo un acuerdo entendido optan por dormir, o convierten aquellos largos y deliciosos encuentros sexuales en efímeros “súper rapiditos” para no llegar trasnochados al trabajo al día siguiente.
Es claro que a las parejas les cuesta organizar el tiempo, no logran darle ese respiro al amor, ese chance al cariño. Las rutinas laborales, las cargas académicas, los deberes caseros y el tiempo que se pierde en pequeñeces y distracciones restringen la vida sexual de lunes a viernes. Y es justo ahí donde el asunto se vuelve una auténtica paradoja, porque de alguna manera el escenario se repite los fines de semana. Aun cuando se dispone de más tiempo libre, y no hay que ir a trabajar, son muchas las parejas que no encuentran ni en la noche del viernes, ni a lo largo del sábado y del domingo tiempo para el amor.
Tener pocas relaciones y muchas de ellas a la carrera desvitaliza la esfera sexual, crean dudas y suspicacias, distanciamientos y vacíos que pueden debilitar los lazos emocionales. Cada pareja debe entender la importancia de cuidar el sexo. Al sexo hay que darle su espacio y su tiempo. Sus momentos deben ser sagrados, impostergables y prioritarios porque redundan en beneficio de la relación de pareja.

 

 

 

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dr. Mauro Fernández

EMAIL:

Lunes 27 Septiembre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA