Lunes 25, Octubre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Deslizamiento deja 9 familias sin casa

En Alajuelita, San José

  • Así terminó el terreno

  • Este hogar quedó en el aire

  • Esto fue lo único que lograron sacar antes de que colapsaran las estructuras

  • Las casas estaban construidas con blocks

Un deslizamiento provocó que 9 familias de Alajuelita, San José, fueran desalojadas de sus viviendas en una emergencia que se agravó por la falta de apoyo.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), el incidente dejó a 41 personas afectadas con daños importantes en sus casas. Según el reporte de las autoridades, el deslizamiento se produjo a causa de las fuertes lluvias que se han presentado en los últimos días. La emergencia se presentó en el asentamiento informal Nuevo Amanecer, ubicado en La Aurora en San Felipe, Alajuelita.

Julio Madrigal, geólogo de la Unidad de Investigación y Análisis del Riesgo de la CNE, informó que las familias afectadas perdieron todo, pues la inestabilidad del terreno les impidió rescatar algunas pertenencias antes de que las estructuras colapsaran. “A raíz de las fuertes lluvias que se han presentado en los últimos días, se hace la visita en conjunto con el Comité Municipal de Emergencias y la CNE para valorar un deslizamiento que afectó nueve casas, de estas nueve casas cinco quedaron totalmente destruidas, cuatro quedaron comprometidas, en las cuales hay un total de 41 personas que están damnificadas”, explicó.

Fue por esto que el Comité Municipal de Emergencias realizó las acciones correspondientes para ayudar a los lugareños, quienes solo lograron sacar lo que tenían puesto.

DIARIO EXTRA conversó con los alajueliteños, quienes entre lágrimas y nostalgia indicaron que tenían 28 años de vivir en ese sitio y sus esfuerzos se perdieron en cuestión de minutos.

 

 

No es emergencia

 

Una de las quejas emitidas por los afectados es que llamaron en varias oportunidades al sistema de emergencias 9-1-1, pero el operador les indicó que no podía enviarles asistencia porque la situación no era una emergencia.

Según explicaron realizaron tres llamadas: a las 2:01 a.m., a las 2:35 a.m. y a las 4:07 a.m.

La subcoordinadora del Comité Municipal de Emergencias de Alajuelita explicó que a ella le manifestaron que no recibieron la ayuda esperada por parte del sistema de emergencias.

“Cuando me dieron esa información me vine a ver la hora a la que nos ingresó al Comité Municipal el incidente e ingresó a las 6:00 a.m. al chat del Comité Municipal de Emergencias”, señaló.

La funcionaria dijo que “se dio un error, no puedo decir exactamente qué fue porque no conozco en realidad el protocolo de ellos (9-1-1)”. La subcoordinadora expresó que normalmente cuando una persona llama al 9-1-1 se activa la CNE, la cual remite la información a los municipales.

Ante esto acotó que desconoce cuál canal de comunicación fue el que tuvo el inconveniente, pero presumen que fue el operador del 9-1-1.

DIARIO EXTRA consultó al sistema de emergencias sobre la denuncia de los afectados.

Tras una revisión de las grabaciones de las llamadas y del accionar del operador se percataron que el funcionario cumplió los protocolos establecidos.

Añadieron que a las 2:01 a.m. con la primera llamada el operador hizo el parte del incidente al despachador de la CNE, que en apariencia retrasó la atención porque no avisó al Comité Municipal hasta las 6:00 a.m.

 

Trasladan afectados a albergue

 

Johana Ávila, subcoordinadora del Comité Municipal de Emergencias de Alajuelita, mencionó a DIARIO EXTRA que los afectados, que son parte de una misma burbuja, fueron trasladados a un albergue ubicado en el salón comunal de Tejarcillos, mientras otros, que no pertenecen a la misma familia, se remitieron al Guapil.

Así lo confirmó luego de que se activaran los protocolos institucionales para coordinar acciones entre la CNE, el Comité Municipal, el Ministerio de Salud, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS). “Son casas que están dentro de un asentamiento informal llamado Nuevo Amanecer. Es un grupo familiar grande, tienen parentesco, entonces los vamos a sacar a ellos, más a una de las casas que tuvo daños parciales, a un albergue en el salón comunal de Tejarcillos”, indicó.

Ávila reconoció que las alertas se encendieron para actuar con prontitud luego de que el geólogo Julio Madrigal les manifestó que se debía sacar a las personas a la mayor brevedad posible. Esto debido a la inestabilidad del terreno y a que seguiría lloviendo, lo cual ponía en un nuevo riesgo a los vecinos.

“Se coordinó con el IMAS para que entren ellos y se haga el análisis socioeconómico para de una vez pensar en el asunto de la solución de viviendas”, añadió.

La funcionaria municipal destacó que realizaron todas las gestiones para brindar la ayuda desde este viernes, pues inicialmente se les dijo a los lugareños que no podrían recibir ayuda hasta el lunes.

“Inicialmente no se había hecho una valoración a fondo de la situación del terreno, cuando don Julio Madrigal, de la Comisión Nacional de Emergencias, hace un sobrevuelo, él inmediatamente indica que hay que hacer un traslado de la gente”, concluyó.

 

Niños duermen a la intemperie

 

Un total de 14 menores de 1 a 16 años tuvieron que dormir afuera de la casa de su abuela, donde se resguardaban mientras escuchaban los estruendos que anunciaban que todo el esfuerzo de sus padres se lo llevaba la tierra.

Sus juguetes, alimentos, ropas, zapatos, cobijas, camas, útiles escolares y hasta los anteojos medicados de algunos de ellos quedaron sepultados por las paredes que hasta la madrugada del viernes los resguardaba del frío.

El estruendo era tal que los adultos decidieron mantenerse con los niños afuera, en un pasillo donde el frío de la madrugada congelaba hasta los huesos, por el temor a que las estructuras colapsaran con ellos dentro.

Rodeados de algunas cobijas y hechos un puño, entre todos se dieron calor mientras pasaban largos minutos sin poder dormir.

“Tenemos representación del PANI para que ellos intervengan en esta situación y nos colaboren con lo que requieren, también tenemos dentro del Comité, que ya está activado, a la Cruz Roja por si se presenta alguna eventualidad, también la Fuerza Pública y la Policía Municipal”, explicó Johana Ávila, del Comité Municipal.

Las acciones son escasas, pues los pequeños no solo no pudieron dormir, sino que tuvieron que conformarse durante todo el viernes con solo unos tragos de café y algunos bocadillos, así como con la única mudada de ropa que tenían, la que llevaban puesta.

 

Duro regresar

 

La familia completa estaba feliz, pues el miércoles le dieron de alta al más pequeño de sus miembros, un bebé de un año que estuvo internado en el Hospital Nacional de Niños (HNN).

El pequeño ingresó al centro médico el 7 de setiembre anterior debido a las consecuencias generadas en su organismo por un virus.

Según el dictamen médico, el menor presentó un cuadro de bronquiolitis que lo mantuvo hospitalizado hasta el 15 de setiembre, cuando decidieron egresarlo tras la mejoría mostrada. Tanto la madre como las tías del chiquito dijeron estar asustadas por el bebé, pues con el frío de la madrugada tuvieron que sacarlo a la intemperie envuelto en cobijas y rogando a Dios que no recayera.

La bronquiolitis es una infección pulmonar relativamente común en niños pequeños, la cual causa inflamación y congestión en las vías respiratorias del pulmón.

Se trata de una enfermedad causada, por lo general, por un virus, que se vuelve frecuente en los meses fríos.

Comienza con síntomas similares a los de un resfriado común, pero luego presenta tos, sibilancia (sonido chillón en la respiración) y a veces dificultad para respirar.

 

 

ATEMORIZADOS

 

José Manuel Vado

 

“Lo perdimos todo, hay 15 niños y 9 adultos, se perdieron todas las cosas materiales, hasta una motocicleta que se fue ahí, ahora solo esperar a ver qué nos dicen de nuestra situación, no tenemos adónde ir, queremos saber en qué nos pueden ayudar para movilizar a los niños, porque la verdad lo perdimos todo”.

 

Rosa Noguera

 

“Gracias a Dios estamos bien. Se deslizó un tuquito y ya después se vino derrumbando y derrumbando despacito, de las 10 de la noche en adelante hasta las 5 de la mañana todo se vino abajo. Gracias a Dios no hubo heridos, solo que perdimos cositas materiales”.

 

Natalia Martínez

 

“El vecino tenía un muro de retención bien grande que estaba afectando mi casa, hablamos con él y nunca lo arregló, cuando él vino el jueves a las 2 de la tarde y habló con nosotros ya no había nada que hacer, fue rapidito, fue una gran abertura, una zanja grandísima, la mía (casa) quedó inhabitable, las de mis hijas se fueron con todo”.

 

Angélica Chavarría

 

“Tenemos un dolor inmenso, crecimos aquí desde niñas y ahora ver que nosotros y los hijos se quedan sin nada, mis hijos, mis sobrinos, mis primitos, todos sin nada. Comenzó poco a poco a bajar, nos daba miedo sacar, lo que se sacó fueron cositas de los que vivían más adelante, pero como nosotros vivíamos más atrás sonaba feo, se fue demasiado rápido”.

 

 

AYUDAS

 

En la familia quedaron sin nada varios menores, se trata de un bebé de 1 año, así como niños de 5 (son 2), 6 (son 2), 8, 9, 10 (son 2), 11, 13, 15 y 16 años.

Si usted quiere colaborar con estas familias puede comunicarse con ellas o hacerles un Sinpe a los números 7223-6496 con Angélica, 7211-4611 con Yomayra, 7207-3792 con Yuri o 7094-9414 con Natalia.

PERIODISTA: Sharon Cascante Lizano

CRÉDITOS: Fotos: Francisco Herrera

EMAIL: [email protected]

Sábado 18 Septiembre, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA