Martes 25, Enero 2022

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Empleo, empleo, empleo

Miguel Ángel Rodriguez

Estos días nos han dado buenas y malas noticias en el frente económico. Primero las buenas.

La Revisión del Programa Macroeconómico del BCCR nos alienta aumentando muy significativamente su estimación del crecimiento del PIB para este año, y con un aumento pequeño respecto a su anterior estimación para 2022. Para este año ya no se espera un crecimiento de 2,6% del PIB en 2021 como se estimó a principio de este año, ni al 2,9% como se revisó al alza esa estimación por el BCCR en su Informe de Política Monetaria de abril, sino que se calcula en 3,9%. 

Con los datos del resultado del PIB del recién pasado II trimestre, considera el BCCR que se recuperará al final de este año el nivel de producción de 2019. Hace tres semanas ya era previsible ese resultado y había publicado lo siguiente: “Los datos del PIB en el primer trimestre de este año y del IMAE de los últimos meses disponibles nos permiten alentar la esperanza de que se logre en 2021 recuperar los niveles de producción de 2019.” (www.rodriguez.cr, Recuperación Sin empleo).

También nos confirma el BCCR en esta revisión que los resultados fiscales del período en curso serán mejores a los estimados en el programa acordado con el FMI. 

La autoridad monetaria nos presenta el cálculo de las cifras fiscales de 2020 y 2021 ajustadas para que sean comparables dada la inclusión que por ley se ha dado este año de los Órganos Desconcentrados en el presupuesto del gobierno central y eliminando el efecto en los ingresos de incorporar un quinto trimestre del impuesto sobre la renta. 

Los resultados son muy satisfactorios. En el primer semestre de este año los ingresos crecen un 12,6% respecto a 2020. Al mismo tiempo los gastos primarios (sea sin incluir intereses) disminuyen en un 7,1% debido a una restricción mayor a la que determina la regla fiscal. La carga por intereses del primer semestre es mayor en 10,9% a la del mismo período del año anterior. Pero a pesar de esto el gasto total disminuye en un 3,5%. Con esos ingresos y gastos el semestre termina con un superávit primario de 0,2% del PIB y un déficit financiero de 2,2%. Estos resultados significan una mejora del resultado primario de 1,6 y del resultado financiero de 1,5 puntos porcentuales (p.p.) del PIB respecto a igual período de 2020. Para el año completo se estima una mejora de 2,8 y de 2,4 p.p. del PIB respectivamente.

Ahora las malas, y son muy malas.

Con los datos de empleo de mayo, hace tres semanas también comenté: “las cifras de personas ocupadas en los trimestres terminados en febrero, marzo, y mayo nos hacen ver la dificultad de recuperar los niveles de empleos anteriores a la pandemia, a pesar de que ya eran bajos”.

Desdichadamente los datos de la Encuesta Continua de Empleo del II trimestre de este año agravan esos ya pobres resultados.

En mayo pasado disminuyó en 14.477 el número de trabajadores ocupados. Ahora al cabo de junio se da una nueva disminución, pero de más del doble: 32.852 plazas. 

Desde enero se han perdido 15.080 puestos de trabajo y la tasa de desempleo ha vuelto a crecer. Ahora la economía apenas genera un empleo similar al que teníamos hace cinco años.

Esas circunstancias de nuestra coyuntura económica aumentan significativamente el nivel de pobreza como ya lo señaló la Encuesta de Hogares del año pasado.

Por consiguiente, es claro que el tema principal de las políticas económicas y sociales es la generación de empleo, y dado el aumento tan grande que ha tenido la informalidad a partir de 2010, buena parte de ese esfuerzo debe ser para generar empleos formales.

Esta es una tarea difícil que requiere acciones en muchos frentes, a las que me referí en mi artículo Pandemia, desempleo y pobreza: la solución es compleja (www.rodriguez.cr).

La tarea es mayúscula. Vencer en las elecciones no llevará a los ganadores a un lecho de rosas. 

Urge que se generen empleos para poder disminuir la pobreza. Y si no queremos que la convulsión social y la justificada ira del pueblo puedan enturbiar nuestra paz social es mejor que los próximos gobernantes lleguen bien preparados y sin engañar al electorado con falsas promesas de soluciones fáciles e instantáneas.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Lunes 09 Agosto, 2021

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Miguel Ángel Rodriguez

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA