Jueves 23, Septiembre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Río no devuelve a adulto mayor

Familia continúa la búsqueda, Tucurrique

Don Delio Araya de 78 años desapareció luego de visitar su finca en Tucurrique

 

 

 

El temporal que afectó al país desde la semana anterior mantiene en vilo a dos familias, la de don Delio Araya Araya, de 78 años y la de una mujer de 31 años en Siquirres.
Ambos permanecen desaparecidos tras ser arrastrados por corrientes de ríos y su paradero es un misterio.
El caso del adulto mayor ocurrió en Tucurrique de Cartago y las autoridades desistieron de seguir buscándolo a inicios de esta semana, por lo que de momento familiares y vecino son quienes mantienen rastreos en el río que se lo llevó.
DIARIO EXTRA conversó con Carlos Luna, nieto de Araya, quien contó que hace una semana, el señor salió rumbo propiedad donde tenía sembradíos, sin embargo, se presume que no pudo retornar a su vivienda debido al mal tiempo que imperaba en la zona
“Él, a las 8 a.m. pasaditas, se fue para la finca que tiene ubicada en el Bajo La Joya, iba todos los días y realizaba actividades, no por necesidad, sino más bien que lo hacía por gusto.
Él tenía bananos, pejibayes, cositas así en su finca y también tenía una yegua que cuida. En la mañana había amanecido lloviendo, hubo un lapso como de las 8 a.m. a las 11 a.m. que incluso estuvo haciendo sol por lo menos aquí en Tucurrique. Ya como a las 11 a.m. fue cuando empezó a ponerse oscuro y ya tipo 12 pm. empezó a llover duro y no paraba”, comentó.
Según detalló el nieto del desaparecido, en otras ocasiones, cuando llovía en la zona, don Delio acostumbraba esperar que mejorara las condiciones del clima, sin embargo, ante el paso de las horas empezó la preocupación.
“Él le había dicho a mi abuela que llega aquí tipo 2 p.m., pero a esa hora no sabíamos nada. En otras ocasiones había pasado que había llegado tarde de la noche, y eran días en los que estaban lloviendo, por eso la preocupación”, narró.

INTENTÓ CRUZAR

Según lo mencionado por Luna, uno de los lugareños que solía pasar por la finca donde se encontraba don Delio, le comentó que lo vio y le pidió que salieran por que el tiempo estaba muy feo, pero el abuelo insistió en esperar y después de eso nadie más lo vio.
“Él (vecino) se vino y a esa hora el río Dicarí, que es el primer río que tienen que cruzar de vuelta, dice que estaba bastante alto. Ese río usted normalmente lo puede cruzar de lo más bien y el agua le tapa los pies, sin embargo, ya a esa hora el agua le llegaba a ese muchacho al pecho”, detalló.
Ante la gran cantidad de lluvia que caía en la zona y en la mayoría del territorio nacional, los caudales empezaban arrastrar todo a su paso.
“Ya como a las 3 p.m. se vino una cabeza de agua en ese río y se cree que fue a esa hora o pasaditas cuando mi abuelo intentó cruzar el río. Ellos encontraron el cable de ese río, porque normalmente lo pasa agarrando el cable con las dos manos y va caminando sobre las piedras, pero estaba muy crecido, por lo que se cree que mi abuelo puso dos carruchas, que son como unos roles, para cruzar”, explicó.
Por esta razón, se presume que Araya no resistió la fuerza del agua y habría sido arrastrado en su intento por cruzar y llegar a su casa.

BÚSQUEDA

Para realizar las labores de rastreo, los allegados utilizan un bote con el fin de hacer una revisión minuciosa de los varios puntos en los que presumen podrían dar con Araya.
“Todos estos días han bajado, incluso un grupo de personas por el embalse de la represa de la angostura consiguieron un bote prestado. También se ha estado comunicando con grupos de aquí de rescatistas de la zona de Tucurrique”, enfatizó.
El nieto de Araya recuerda que el adulto mayor siempre los acompañó en todo momento, y lo describe como una persona con un buen sentido del humor y llevadero con quienes que le rodean.
“Siempre le decíamos que era charlatán, le gustaba vacilar con los nietos, con los hijos y con la gente que pasaba por aquí en la calle, con cualquiera que pasaba por aquí él se ponía hablar”, contó.
Entre lo que Luna destaca de su abuelo está el deseo de colaborar con las personas, por lo que las cosechas de su finca las repartía entre sus familiares y lugareños.
“Siempre le gustaba traer cositas como ayotes, bananos, cocos, plátanos, de lo que tuviera en el bajo para traer aquí. A él lo que lo hacía feliz era repartir, dar a la otra gente lo que tenía”, expresó.
Por ahora, don Carlos agradece a todas las personas que se mantienen pendiente de la situación de Araya y que les colaboran diariamente.
“Se ha notado la unión de la gente porque ellos lo están haciendo de gratis, aquí se led puede dar comida, fresco, café, pan cuando llegan de buscarlo, pero lastimosamente no se les puede dar un pago económico, pero estamos infinitamente agradecidos”, concluyó.

 

 

 

PERIODISTA: Erick Melendez Delgado

EMAIL: [email protected]

Jueves 29 Julio, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA