Jueves 29, Julio 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Deportes

El último grande para Formiga

Brasileña participa en sus séptimos Juegos Olímpicos

Tokio, Japón, AFP. -A sus 43 años, Mirialdes Maciel Mota empezó el miércoles sus séptimos Juegos Olímpicos. Si bien no es un récord absoluto, sí lo es para el fútbol en general y en especial para Formiga, como es conocida la volante brasileña, que vivió una jornada muy emotiva en Miyagi, en el debut de Brasil con triunfo 5-0 sobre China en el grupo F de Tokio-2020.  

Es el último grande de Formiga, quien disputó siete Juegos y también siete Copas del Mundo, incluyendo la última de Francia-2019. Y también su oportunidad final por levantar un título de fuste con su amada Canarinha, con la que ha sido subcampeona mundial y plata olímpica, pero nunca pudo subirse al primer escalón del podio.  

"No voy a colgar los botines en Tokio. Será sólo mi despedida de la selección brasileña", dijo hace unos meses la mediocampista que integra una dupla de ensueño con su ya amiga Marta Vieira, autora de un doblete ante las chinas. 

Ningún futbolista, hombre o mujer, ha participado en tantos torneos de fútbol olímpico y Formiga estuvo desde la génesis del balompié y los anillos: desde Atlanta-1996 hasta esta edición de Tokio-2020. 

"Formiga no va a existir para siempre", comentó Marta, entendiendo que Brasil luego deberá encarar luego una renovación de líderes de plantilla. 

"Al fútbol pretendo jugar mínimo hasta los 45 años, si Dios quiere, porque tengo salud y ánimo. Va a ser difícil pararme", comentó la volante todoterreno del Sao Paulo, equipo al que llegó a su elenco de origen desde el París SG.  

- Como un tal Pelé -  

Pero Tokio sí será su despedida internacional, desde aquella primera convocatoria en 1995 de cara al Mundial sueco que disputó con apenas 17 años, igual que un tal Pelé. 

Las vueltas de la vida marcan que su actual entrenadora en Brasil, la sueca Pia Sundhage, sufrió en persona su debut, cuando la Auriverde derrotó a Suecia 1-0. Veintiséis años después de haberla amargado, la llamó para soñar por una medalla de oro.  

Subcampeona mundial en 2007 y plata en Atenas-2004 y Pekín-2008, lleva 200 partidos internacionales con la Canarinha (29 tantos) y siente que todavía le falta la frutilla de la torta: el oro. "Sé que puedo ayudar al equipo", dijo a la prensa brasileña la bahiense. 

Precisamente en Bahía fue que recibió su apodo de Formiga (hormiga), por su forma trabajadora de jugar, apoyándose en sus compañeras y apostando al equipo, desde que empezó a patear una pelota a los siete años, en el marco de una situación familiar de muchas carencias cotidianas.  

"En aquel entonces, había muchos problemas en casa. Mis hermanos no querían que yo jugara. Pero ahí me di cuenta de que yo realmente quería jugar al fútbol y mi madre fue la única que me apoyó", explicó en una nota en la prensa estadounidense. 

El miércoles se le vio otra vez con la casaca número 8 que lleva desde siempre. Aunque esta vez espera que el siete sea el número de la fortuna, que la séptima cita olímpica sea la vencida para su consagración final. 

(Foto: AFP) 

PERIODISTA:

EMAIL:

Jueves 22 Julio, 2021

HORA: 11:45 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA