Jueves 29, Julio 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Espectáculos

La sopa negra y la salud

Ligia Chaves*

  • La sopa negra y la salud

  • La sopa negra y la salud

  • La sopa negra y la salud

Los inadecuados hábitos de alimentación han preocupado a las entidades de salud a través de la historia, pero nunca como ahora se han vuelto una advertencia, por los riesgos que la obesidad o la malnutrición tienen frente a la Covid.

Volviendo la mirada hacia nuestras tradiciones alimentarias, la sopa negra ha jugado un rol importante en la salud de los habitantes de este país. Ese caldo maravilloso, que abrigaba el secreto de quien cocinaba, posee un valor alimentario, que, a nuestros días, conserva el sabor, el aroma y las cualidades nutricionales asociadas a la misma receta.

“Sopas negras existen, como familias hay”, esto significa que la forma de prepararla, el orden en la adición de los ingredientes y hasta la forma de picar los vegetales le confieren ese sabor que enamora a sus consumidores. 

Rescatar las recetas de la cocina tradicional costarricense, como la sopa negra, se ha vuelto de gran valor porque integra saberes de variados grupos éticos, borrando las diferencias culturales entre grupos dentro de nuestro país y de la región, pudiendo afirmar que la receta lleva en sí la confluencia de diferentes tradiciones culinarias.

La receta cuenta con ingredientes básicos que son los frijoles, enteros, estripados o molidos, orégano, ajo, cebolla, chile dulce, el culantro castilla, el culantro coyote, huevo duro y otros ingredientes que cada uno elige a su gusto, como son el guineo, el plátano verde, el arroz, la papa, el aguacate y el culantro fresco, que se adiciona al final, ya el plato servido y dispuesto a ser consumido.

Que una sopa negra tenga buen sabor es comúnmente lo más importante, pero si indagamos sobre el efecto de la mezcla de sus ingredientes nos llevamos grandes sorpresas: los frijoles aportan fibra de gran calidad por los efectos sobre la microbiota intestinal. También los frijoles son fuente de hierro, no tienen colesterol y previenen enfermedades digestivas. Por su parte el huevo aporta aminoácidos vitales para el buen funcionamiento del organismo. 

Los antioxidantes, las vitaminas y los minerales son propios de los condimentos como el culantro, el chile dulce, la cebolla y el ajo. Y si pensamos en el aporte de calorías para cumplir a cabalidad con el gasto energético propio de las actividades cotidianas como limpiar la casa, cuidar niños, hacer mandados o practicar deporte, el arroz, la papa, el aguacate y el guineo contribuyen favorablemente. 

Una recomendación para quienes padecen de resfríos o de enfermedades de vías respiratorias consiste en adicionar a la sopa negra zanahoria o ayote sazón, aportando así carotenos para fortalecer el sistema inmunitario. Además, si todos los ingredientes de la sopa negra se licúan, es muy bien tolerado por personas con problemas dentales o trastornos en la masticación o deglución.

Aquellas personas que siguen un plan nutricional sin proteína animal, ya sea por libre elección, por alergia alimentaria o por alguna enfermedad, el balance de aminoácidos se ve compensado al mezclar el frijol, que es proteína vegetal, con algún carbohidrato, que complemente el balance de aminoácidos, para obtener una proteína de gran calidad nutricional y no entrar en deficiencia. La misma sopa negra con todos los ingredientes mencionados, exceptuando el huevo, ofrece un adecuado balance para este propósito, cuando se agrega el arroz u otro carbohidrato. Igualmente, se vuelve indispensable que todas las personas llenen sus necesidades nutricionales de vitaminas y minerales con un aporte de alimentos fuentes de calcio, de frutas, de ensaladas y de vegetales cocinados, comúnmente llamados picadillos.

El hábito en el consumo de frijoles en sopa negra, gallo pinto u otras preparaciones, debe hacerse cuando los niños están pequeños, ya que cuando todavía son bebés, e inician el periodo de ablactación, los frijoles contribuyen estimulando el metabolismo y, además, pasan a formar parte de un esquema de alimentación nutritiva y balanceada.

Una recomendación saludable para todas las personas, sin importar la edad, es mantenerse hidratadas, y la sopa negra, por su alto contenido de agua, ayuda a mantener ese equilibrio electrolítico, indispensable, ante las necesidades aumentadas, ya sea por calor ambiental o ante la fiebre. El agua en general mejora la digestión y ayuda a eliminar con mayor facilidad, las toxinas o residuos corporales.

El valor calórico que aporta la sopa negra, en combinación con otros alimentos, junto con el ejercicio físico saludable, sigue siendo la mejor combinación para lograr un peso adecuado y una buena calidad de vida.

 

*Nutricionista, Frijoles Don Pedro

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

CRÉDITOS: Ligia Chaves*

EMAIL: [email protected]

Jueves 22 Julio, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA