Viernes 03, Diciembre 2021

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Las dietas de moda nos alejan de la vida saludable

Dejar de comer mal y saber elegir los alimentos van de la mano con el cuido nutricional

 

 

 

Estamos viviendo una pandemia que ha venido incrementándose en los últimos 25 años y a la cual no le hemos prestado la atención necesaria, convirtiéndose en la causa número uno de muerte en muchos países, y si por casualidad ha escuchado su nombre y no lo ha dimensionado, es: obesidad.
La celeridad con la que vivimos nuestras vidas, la globalización en nuestros tiempos, los malos hábitos alimenticios aprendidos, ignorancia, inactividad física o falta de interés por nuestra salud, nos ha atrapado en círculo “vicioso” de engaños, marañas, contradicciones, fraude o como se quiera llamar. Inicio esta divulgación con una metáfora acuñada por un prestigioso colega español Julio Basulto; “El violinista no se hace mejor violinista dejando de tocar el violín”
En el contexto de la nutrición, “dejar de comer, no va a propiciar mejores resultados”. Las “dietas de moda”, para perder de peso aceleradamente, como las ketos, ayunos intermitentes, zona, entre otras, acuñadas por falsos gurús de la nutrición, famosos, empresas orientadas a la venta de productos “milagrosos”, han generado como principal consecuencia alejarnos de lo que son los estilos de vida saludables.
Esto, en vez de permitirnos llegar a obtener una mejor calidad de vida (entiéndase propiciar la salud), genera consecuencias a mediano y largo plazo que impactan directamente en su salud. Creo que toda persona que padece de sobrepeso, obesidad, algún grado de desnutrición, desorden alimentario o alguna patología, y está decidida a iniciar un programa de alimentación y ejercicio que le permita mejorar su calidad de vida, tiene derecho a saber cuál proceso o estrategia está llevando a cabo y que no se le engañe con falsas expectativas.
Entonces. NO es preocuparse por seguir la dieta de “moda” o creer que después de visitar al nutricionista se debe salir a comprar lo más caro, lo más light o cocinar en los mejores artefactos. Eso no hace la diferencia para alcanzar nuestra salud.

El cambio se logra
DEJANDO DE COMER MAL

Por años hemos aprendido malos hábitos de elección de productos “alimenticios”, comportamientos inadecuados relacionados a la alimentación y una apatía hacia la actividad física, que deterioran paso a paso nuestra salud. No hace falta tener un grado académico en nutrición o ser médico para saber que las gaseosas, repostería, los azúcares escondidos en cereales de desayuno que les damos a nuestros hijos, bebidas azucaradas, galletas, solo por mencionar algunos, nos están dañando hoy en día.
Sabemos que al ser humano le cuesta desaprender, pero ahí está el secreto. Hagamos un esfuerzo por dejar de lado todos esos estilos de vida inadecuados en alimentación, iniciemos un programa de actividad física de acuerdo a nuestras posibilidades y van a ver como en forma progresiva y saludable vamos a ir mejorando.

¡Qué vagancia, como
se ha descuidado!

Por otro lado, surge la frase que, para mi criterio, es un término peyorativo; “GORDO”. Por la experiencia que tengo en atención de pacientes clínicos, no se es obeso, se padece de obesidad, y como tal, se debe de tratar de una forma integral, multidisciplinaria y ética. Ya que, en muchas ocasiones, presenta variables clínicas, emocionales, etc.
En mi opinión profesional, este paciente tiene derecho a que se le asesore de una manera objetiva, segura y respetuosa. No con “dietas” milagrosas, batidos, pastillas, tés, productos macrobióticos, homeopatía, etc.
¿Sabía usted, que la Asociación Americana para el tratamiento de la Obesidad (American Obesity Treatement Association- AOTA) confeccionó una carta magna que declara loa derechos del paciente obeso?
(http://americanobesity.org/billofrights.h)
Tal vez de esta manera, usted paciente que padece esta enfermedad, reclame sus derechos y pueda determinar si le están proporcionando un tratamiento ético, seguro, responsable; para que se les dignifique como personas y no se dejen engañar por médicos, homeópatas, gurús, figuras públicas, entrenadores, youtubers, falsos divulgadores, etc., que faltan a la ética y moral y para que no crean en la publicidad tan depredadora en el contexto de alimentación.

Pilares para reducir de peso:

1.    Comportamientos alimenticios
Es importante mejorar nuestros hábitos alimenticios, debemos educarnos nutricionalmente, pensar que lo que consumimos es funcional para nuestro organismo y no creer que si compramos lo     más caro o más light, nos va a ayudar a bajar de peso. Es dejar de comer mal, y con esto involucramos elecciones de alimentos naturales, no procesados, normas de preparación o cocción de alimentos, tiempos de comida (persona promedio no deportistas funcionan bien con 3 o 4 tiempos de alimentación).
2.    Horas sueño
Está demostrado científicamente que respondemos a un ciclo hormonal, el cual está de alguna manera también condicionado por las horas de sueño. Si difícilmente logramos alcanzar un promedio de 6 a 7 horas de sueño y en los cuales nuestros estados de vigilia y sueño se vean alterados, se segregan hormonas catabólicas (destruyen Tejidos, transformando músculo en grasa), como lo es el cortisol y de esta manera nuestro cuerpo puede almacenar grasa como una forma de reserva de energía para tener a disponibilidad.
3. Adherencia a la estrategia nutricional
NO es seguir una DIETA DE MODA, es solicitar al profesional un plan de nutrición acorde con nuestro estilo de vida, ya que si nos introducimos en un mundo o rutina de conteo de calorías, de productos light, cada vez será más difícil conseguir nuestro peso. Esto, porque entramos en oscilaciones de peso (un periodo bajamos y luego subimos de peso). Así las cosas, es mantener una constancia en la alimentación, de manera que sean sostenibles en el tiempo y no se conviertan en un tema de ruina económica (dietas caras).
4. Actividad física:
Realizar algún tipo de actividad física de acuerdo con nuestras posibilidades nos permitirá mantener un componente fundamental de nuestro cuerpo llamado masa muscular (músculo). Esta estructura es metabólicamente activa (no está inerte como la grasa) y nos ayudara a eliminar excesos de calorías que almacenemos.
5. Relaciones interpersonales:
No por ser el último pilar es el menos importante. A mi criterio profesional para combatir la obesidad es fundamental desde el plano social, emocional y psicológico, con quién nos relacionamos y de qué forma lo hacemos, pues repercute directamente en nuestras acciones.
Si tenemos a nuestro alrededor personas nocivas, que no nos apoyan, nos señalan por nuestra condición o nos ejercen algún tipo de presión, difícilmente vamos a poder cumplir con los demás pilares para lograr nuestros objetivos.
De mi parte y de mi equipo de trabajo, de muchos colegas y personas que sirven a la salud pública les digo. No están solos en esta batalla, sabemos que, con su voluntad, disciplina, fortaleza, buenas relaciones interpersonales y con un excelente asesoramiento, van a lograr lo que desean.

Dr. Paulo Rodríguez Chaves
Colegio de Profesionales en Nutrición

 

 

 

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 06 Julio, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA